Archivo de la categoría: compañias de seguros de motos baratas

La prima del seguro

agentes aseguradoresMargen de beneficio: se trata de hacer bien las cosas para obtener un beneficio empresarial. Los gastos de administración o gastos internos. Sentencia de Instancia Entendió que pese a que efectivamente no se había cobrado la primera priva del seguro por falta de fondos en la cuenta indicada por el tomador, para que la aseguradora quede liberada era necesario la comunicación de forma fehaciente al asegurado, su voluntad de resolver el contrato, con anterioridad a la producción del siniestro. En el supuesto en que no se respetase este plazo, la subida de primas no podrá aplicarse, por no haberla consentido el asegurado y la entidad deberá respetar la prima del periodo anterior. Como vemos, las entidades aseguradoras tienen potestad para aumentar anualmente la prima a sus asegurados, pero eso sí, este aumento debe ser equitativo y debe estar basado en criterios actuariales y el mismo se debe notificar con un preaviso de dos meses. Pero este precio a pagar, viene del estudio que realiza la aseguradora, que debe conocer y determinar estadísticamente la posibilidad de que suceda el siniestro así como su magnitud, y que en función de ello fijará el pago a realizar.

Las leyes que actualmente regulan el seguro establecen que las tarifas deber responder al régimen de libertad de competencia y están fundadas en la equidad y las reglas de la técnica aseguradora. Las compañías deben tener presente con qué frecuencia pagan y lo que pagan por cada siniestro que tienen, gráficamente: Prima del Seguro Algunos de los factores que intervienen para el cálculo de la prima son: Número de siniestros Número de asegurados Coste total de los siniestros Frecuencia siniestral Experiencia como empresa aseguradora La prima del seguro está compuesta por: La prima pura o de riesgo: cantidad de dinero que el asegurador tiene percibir para atender el importe de la siniestralidad que, teórica y estadísticamente, se presume habrá durante un periodo de tiempo en los riesgos asegurados. Recargo de seguridad: cantidad para compensar posibles desviaciones negativas de la siniestralidad esperada. Margen de beneficio: se trata de hacer bien las cosas para obtener un beneficio empresarial.

Los gastos de administración o gastos internos. Formulación del recurso Seguros  formuló recurso de casación admitiéndose únicamente el basado en infracción del artículo 15 LCS concurriendo interés casacional por cuanto la interpretación mantenida se opone a la doctrina jurisprudencial sentada por el Tribunal Supremo. Citaba como doctrina infringida por la sentencia recurrida la establecida en las Sentencias de 17 de octubre, 4 septiembre de 2008 y, 25 de mayo de 2003 que interpretan el artículo 15 LCS en el sentido de que si la primera prima o la prima única no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador queda liberado de su obligación principal, de indemnizar el siniestro producido. Ni tan siquiera se requiere que el asegurado reciba un aviso previo por parte de su compañía de seguros. Si no te puedes permitir la subida del precio del seguro, otra opción es reducir coberturas Así que no te queda más remedio que asumir el mayor gasto en seguros.

Si se detecta un aumento de multas por infracciones de velocidad, reclamaciones por accidentes (que no sean provocados por eventos fortuitos tales como una tormenta), conducción bajo la influencia del alcohol o la inclusión en el seguro un conductor novel, pueden aumentar la prima del seguro de coche. Para los seguros de salud, la prima del seguro podría aumentar cuando el tomador se acerca a una edad en la que puede haber más posibilidad de sufrir enfermedades graves. Ahora bien, si se trata del ejercicio de la acción directa por el perjudicado, dicha circunstancia, es decir la suspensión del contrato, no le será oponible al perjudicado, dado que el contrato no se ha extinguido, queda únicamente en suspenso, tratándose de una excepción de carácter personal que no es oponible frente al perjudicado por disposición del artículo 76 LCS -Sentencias de AP Madrid, Sección 14ª, de 30 de junio de 2011 (EDJ 2011/185666) y de AP Barcelona, Sección 13ª, de 16 de junio de 2011 (EDJ 2011/183207), entre otras-.

El tercero perjudicado es inmune a las relaciones existentes entre asegurador y asegurado pero siempre que el siniestro se produzca como mucho dentro de los seis meses siguientes el vencimiento de la póliza Debe recordarse que siempre y cuando los hechos del siniestro hayan ocurrido dentro de los plazos que marca el artículo 15 LCS el perjudicado no dejará de percibir su importe de la aseguradora aunque esta, a su vez, repita más tarde contra el asegurado si considera que ante el impago de la prima y transcurso de los plazos marcados resultó que la aseguradora se vio obligada a pagar a los perjudicados. Normalmente, se establece un límite para fraccionar el seguro y si el tuyo estuviera por debajo, la compañía no te permitiría acogerte a esta modalidad de pago. Pros y contras del pago fraccionado La opción más económica para pagar la prima del seguro es realizar un único pago. De exponer sus quejas. La primera recomendación es hablar con la propia compañía, con el departamento de atención al cliente y exponerle el caso.

Hay que tener en cuenta que lo que menos le interesa a ninguna empresa es tener un cliente incómodo o una mala publicidad por parte de dicho cliente. En ellos se atienden y resuelven todas las demandas susceptibles de quejas y reclamaciones por parte de los clientes, siempre que estén relacionadas con sus intereses y derechos legalmente reconocidos. En algunos casos, cuando un asegurado informa de que quiere darse de baja, aunque no respete el plazo de los dos meses, la acción puede servir para que la aseguradora le contraoferte y le baje el precio de su seguro, para evitar que se vaya. En el caso de primas elevadas (2000 euros o más), sí que las aseguradoras pueden plantearse alguna acción legal para intentar que el asegurado se quede. El accidente se produjo antes de que se hubiera satisfecho la primera prima. Si el asegurado no acepta, la Entidad puede resolver el contrato.

El incumplimiento del pago de la prima determina: Si es la primera prima o prima única, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago en vía ejecutiva. A veces se asemeja al IPC y su evolución va estrechamente relacionada con éste aunque no coincida con él y generalmente sea incluso porcentualmente superior. A partir de ahí, es cierto que se puede dar la circunstancia que este ajuste o invarización continuada sobre una póliza a lo largo de los años infrinja sobre el seguro un aumento en los capitales asegurados, y consiguientemente la prima pagada sea superior al aumento real de mercado de los bienes asegurados. Pero asumir el coste del seguro en varias mensualidades no significa fraccionar el contrato. En este caso, se puede repartir el pago entre las mensualidades que haya elegido el tomador del seguro, pero tendrá determinados intereses a favor del Consorcio. Las primas sucesivas deben pagarse a su vencimiento.

La cantidad a pagar puede ser diferente a lo largo de la vigencia del contrato de seguro, según determinadas circunstancias previstas en la póliza. dejó de pagar el fraccionamiento de pago correspondiente al tercer trimestre de las tres pólizas. Sin embargo, una vez que la prima siga sin pagarse añade el legislador que: “Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido.” Con ello, se introduce una exigencia de actuación de la aseguradora ante esta pasividad del asegurado en el pago, aunque la doctrina jurisprudencial hace muchas matizaciones a esta fórmula como a continuación exponemos. Como dice el TS (Sentencias de 9 de marzo de 1996, y de 8 de junio de 2006, EDJ 2006/80768), el artículo 15.2 menciona la facultad del asegurador de reclamar el pago de la prima dentro de los seis meses siguientes a su vencimiento y si no lo hace, se entiende que el contrato queda extinguido, lo cual supone que, cuando están suspendidos los efectos de la cobertura según dicho precepto, el asegurador tiene la opción de pedir el pago de la prima o bien de resolver el contrato.

Y, en concreto, el tan manido artículo 15 de la Ley del contrato de seguro -LCS- que ha sido objeto de análisis en este caso para llegar a conocer la trascendencia en la práctica de las consecuencias de ese impago de la prima, tanto en los supuestos de que se trate de una prima única, como si se trata de una prima sucesiva y el impago se refiera a la falta de pago de una de estas primas. La cantidad a pagar permanece constante durante la vigencia de la póliza de seguro, es el tipo de prima más habitual, debiéndose satisfacer al principio del período de cobertura del riesgo.

Prima variable. Las entidades aseguradoras no gozan de una libertad absoluta a la hora de fijar las primas que los asegurados deben abonar por sus seguros. Periódica En función del precio: Teniendo en cuenta que la prima es el valor del siniestro para un período determinado (normalmente un año) deducido de la probabilidad y del coste, obtendríamos que: PRIMA PURA O DE RIESGO = PROBABILIDAD X COSTE MEDIO Así, la prima pura o de riesgo es la cantidad necesaria para cubrir los sinestros en el período considerado. calculo prima La prima de inventario es la que obtenemos añadiendo a la prima pura los gastos de administración (salarios de los empleados, oficinas, etc.) formula prima total La prima total o final es la resultante de sumar a la prima neta los impuestos y recargos, que son: Impuestos repercutibles Recargos para el Consorcio de Compensación de Seguros Recargo adicional Recargo por fallecimiento Así, la prima total será la cantidad a pagar por el tomador del seguro. En función de cómo se pague la prima podrá ser: Única: el tomador paga de una sola vez la prima correspondiente al período contratado y es una clase de prima típica de algunos seguros. Periódica: si el tomador paga la prima por períodos, normalmente anuales.

Como ya hemos visto éstas se pueden fraccionar en períodos inferiores al utilizado para su cálculo, en ese caso se denominara prima fraccionada y llevará un recargo por aplazamiento de pago. Fraccionaria: si la prima está calculada para un período de tiempo inferior a un año. [Tweet “cálculo para la #primadelseguro #seguro “] tipos-de-prima Factores para el cálculo de la prima. Por ejemplo, en los seguros de vida para el caso de fallecimiento este factor carece de relevancia ya que el siniestro se da o no se da; pero en el caso de seguros de daños, como se cubren los perjuicios que pueda sufrir el asegurado como consecuencia del hecho fijado en el contrato, estipulándose unos límites máximos de indemnización, cabe la posibilidad de que el daño no sea total y no se alcancen los topes máximos. Capital asegurado: Como la suma asegurada marca el límite cuantitativo de la indemnización, es un factor que influye directamente sobre la prima. Así, a mayores capitales asegurados corresponderán primas mayores como veremos en el estudio de los seguros de vida.

Duración del contrato: evidentemente no podrá tener el mismo precio asegurar un riesgo durante un período corto de tiempo (dos meses), que para un período de un año o incluso de varias anualidades. En principio, a mayor duración sería mayor la prima, pero como ya sabemos, al recibir el asegurador las primas por anticipado le permite invertirlas y obtener unos rendimientos que ayudan a la disminución del precio del seguro. Gastos: son los gastos comerciales y los de administración, que incrementan el precio del seguro. En el momento de la ocurrencia del siniestro, para reclamar la indemnización correspondiente, lo primero que la compañía de seguros verifica es que se ha realizado el abono de la prima del seguro, es decir, se ha pagado el importe del mismo. Prima del seguroLa prima, fijada por cada compañía de acuerdo con sus criterios actuariales y estadísticos, es uno de los elementos indispensables del contrato de seguro, pudiéndose liberar a la compañía de seguros del abono de la indemnización en caso de impago de la misma.

Aunque son varias las incidencias que se pueden plantear respecto al pago de la prima, queremos resaltar, por generar mayor número de consultas, 2 cuestiones: El carácter anual de la prima, es decir, la prima es indivisible, ya que el asegurador soporta el riesgo total en cada instante de duración del contrato y no por fracciones de tiempo. Respetándose los límites anteriores, existe libertad de competencia, por lo que la Administración no interfiere en los precios. La modificación del precio del seguro tendrá lugar a partir del momento en el que las partes lo acuerden por escrito. La jurisprudencia admite que hay un mes de vigencia prorrogada y seis meses para instar el pago de la prima o resolver el contrato y que en el interino, la aseguradora responde frente a los terceros. Por tanto, abierto el plazo de seis meses, la aseguradora puede optar por resolver el contrato o por reclamar la prima. Tenlo claro: la subida de la prima es perfectamente legal siempre y cuando la variación del precio esté contemplada en el contrato.

Si la subida de precio está contemplada en el contrato, poco se puede hacer… Seguro de Vida, en un determinado año está “pactada” una subida por que el riesgo es mayor. Para estos últimos casos, debe recordarse la doctrina pacífica que establece que los actos de comunicación, entre los que se encuentras las notificaciones, son recepticios por lo que para que desplieguen sus efectos, deben llegar a conocimiento del destinatario. El coste de la misma depende de varios factores que es preciso analizar. La siniestralidad Las estadísticas son muy importantes a la hora de calcular el seguro de coche. establece las consecuencias que derivan del retraso culpable en el cumplimiento de la obligación: hasta que no se produce el pago de la prima no comienza, por regla general, los efectos materiales del contrato para el asegurador, en el sentido de que no se inicia su cobertura y, por consiguiente, si se produce el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación”.

Lo que obligará a algunas compañías a cambiar su “modus operandi” y dejar de forzar la renovación de los seguros de coches con reclamaciones judiciales. ¿Cómo deben actuar compañía y asegurado si sube el precio del seguro del coche? Hay que hacer una salvedad previa: si la subida de la prima está contemplada en la póliza de autos, no es necesario que la aseguradora la comunique. Es natural que no pocos asegurados se planteen si estas subidas de las primas de sus pólizas son justas, y si tienen las compañías de seguros derecho a realizarlas. El asegurado se pregunta entonces ¿qué hago si me suben la prima del seguro? Una respuesta es evidente: el no aseguramiento nunca puede ser una opción. La suspensión de la cobertura significa que, si ocurre el siniestro, el asegurador no está obligado a indemnizar. dejó de pagar el primer recibo que le había cargado en la cuenta bancaria en que se había domiciliado su pago. Ocho meses después, en diciembre de 2005, empleados estaban realizando trabajos de excavación en la localidad de Los Realejos, y causaron daños a las instalaciones de Telefónica de España,U. Telefónica dirigió una demanda para reclamarles el importe de los daños ocasionados.

La compañía Seguros demandó a un asegurado que había devuelto el recibo del seguro del coche. Lo que ocurre normalmente es que el asegurado se entera del aumento en el precio del seguro del coche cuando recibe el aviso de vencimiento, algo que rara vez sucede dos meses antes de la fecha de pago. Así, en el primer caso la compañía de seguros queda liberada de la obligación cuando acaece el siniestro sin haber pagado la primera de las primas el asegurado o tomador del seguro, mientras que en el segundo se establece un período de gracia de un mes a partir del cual quedara suspendida la cobertura. Así, la doctrina jurisprudencial entiende que cuando el contrato se halla en suspenso ello impide al asegurado exigir al asegurador la cobertura pactada por la póliza -Sentencias del TS de 19 de mayo de 1990 (EDJ 1990/5282) y de 17 de octubre de 2008 (EDJ 2008/190067), entre otras-.

Esta comunicación debe hacerse por escrito indicando los datos del asegurado, el número de póliza y la fecha. Y así, la AP Barcelona, Sección 14ª, Sentencia de 24 de mayo de 2013 (EDJ 2013/116422) apunta que la doctrina tradicional rechaza que la falta de pago de sucesivas primas pueda ser oponible a los terceros perjudicados, (pero referido a ese periodo de suspensión, claro está). Sancho Gargallo, quien aplica dicho régimen para el supuesto de un impago de segundo fraccionamiento (o siguientes) de una prima sucesiva. Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. Esto es, aquél efecto suspensivo del contrato que se produce con el impago de la prima, no es oponible frente a tercero perjudicado que hace uso de la acción directa. Se trata de una de las consecuencias de la interdependencia o reciprocidad de las obligaciones sinalagmáticas que presupone una situación de incumplimiento por una de las partes. ¿Pueden hacerlo? ¿Es legal? Suele pasar por desgracia de forma justificada o no este tipo de subidas.

Según la jurisprudencia el impago debe ser imputable al tomador del seguro para que se produzca la suspensión del contrato, y en caso de prima domiciliada es necesario que el asegurado haya pasado el recibo al cobro y que este haya resultado impagado, por ejemplo por falta de fondos. Y aunque la suspensión de la cobertura se produce transcurrido el mes, esa excepción opera únicamente en la relación asegurador-asegurado, no con respecto al tercero perjudicado.

Aunque en el FIVA conste la cobertura lo importante es que pueda acreditarse que el contrato está extinguido por transcurso de los seis meses desde el vencimiento para suprimir la cobertura si se produce el siniestro una vez transcurrido este plazo Lo importante para determinar si la póliza estaba en vigor, no solo para privar del derecho al asegurado para que la compañía le cubra su siniestro, sino que incluso para que los terceros perjudicados por el siniestro también puedan hacerlo, es que hayan transcurrido esos seis meses desde el vencimiento, ya frente a la presunción del FIVA de que existe cobertura está la probanza de que la prima sucesiva no se ha pagado. Cinco meses después, es decir, transcurridos seis meses desde el vencimiento, si el asegurador no reclama el pago en ese período, el contrato queda extinguido.

En contrapartida tampoco recoge el invar los incrementos puntas que ciertos productos pueden sufrir por su propio encarecimiento a raíz de su demanda. Este es el motivo por el que año tras año las pólizas de hogar han ido y van incrementando su prima. A continuación, te explicamos los diferentes tipos de prima y los detalles más importantes para su cálculo. ¿Cómo se calcula la prima de un seguro? La prima de un seguro se calcula partiendo de​ la estimación del riesgo asegurado de lo que se llama la “prima pura”. Para ello, la aseguradora podrá acreditar documentalmente que el recibo fue presentado al cobro , su devolución por orden del cliente, requerimientos de pago recibidos por el tomador destinatario Así lo tiene manifestado el propio Tribunal Supremo que en Sentencia de 25 de mayo de 2005 en relación con el artículo 15.1 LCS señala que esta norma “… A continuación, te explicamos los diferentes tipos de prima y los detalles más importantes para su cálculo.

¿Cómo se calcula la prima de un seguro? La prima de un seguro se calcula partiendo de​ la estimación del riesgo asegurado de lo que se llama la “prima pura”. Prima periódica es la que satisface periódicamente dentro de los plazos previstos para la duración del seguro. Normalmente es por anualidades. Prima fraccionada y prima fraccionaria: Ambos conceptos responden a un fraccionamiento de la prima, que se realiza para mayor comodidad en el pago. Este tipo de prima la aplican las mutualidades de seguro, en las que las devoluciones de excedentes a los socios mutualistas provocan cambios de un año a otro. De inventario No obstante las aseguradoras, siguiendo un criterio comercial, suelen ofrecer lo que se denomina suspensión de garantías durante un periodo determinado de tiempo por el tiempo abonado y no disfrutado del seguro.

Otra cuestión debatida es sobre el denominado “mes de gracia”, pues hay una idea generalizada de que el seguro tiene 13 meses, con una interpretación de la ley claramente equivocada. Además, también es importante que te fijes en los recargos que van a imponerte las compañías por pagar a plazos la anualidad ya que no todas tienen los mismos intereses. Otro de los puntos que hay que tener en cuenta a la hora de fraccionar el pago del seguro es el importe mínimo que va a imponer la aseguradora. Ni tan siquiera se requiere que el asegurado reciba un aviso previo por parte de su compañía de seguros.

Si no te puedes permitir la subida del precio del seguro, otra opción es reducir coberturas Así que no te queda más remedio que asumir el mayor gasto en seguros. Sentencia de Instancia Entendió que pese a que efectivamente no se había cobrado la primera priva del seguro por falta de fondos en la cuenta indicada por el tomador, para que la aseguradora quede liberada era necesario la comunicación de forma fehaciente al asegurado, su voluntad de resolver el contrato, con anterioridad a la producción del siniestro. De exponer sus quejas. La primera recomendación es hablar con la propia compañía, con el departamento de atención al cliente y exponerle el caso. Hay que tener en cuenta que lo que menos le interesa a ninguna empresa es tener un cliente incómodo o una mala publicidad por parte de dicho cliente. Pero mientras tanto y respecto de terceros, el contrato está en vigor.

Si en la póliza no se determina ningún lugar para el pago de la prima (lo habitual es la domiciliación bancaria de los recibos), se entenderá que éste ha de hacerse en el domicilio del tomador del seguro. Para la fijación de su cuantía, señala la ley que: “Las tarifas de primas deberán ser suficientes, según hipótesis actuariales razonables, para permitir a la entidad aseguradora satisfacer el conjunto de las obligaciones derivadas de los contratos de seguro y, en particular, constituir las provisiones técnicas adecuadas. No queda más remedio que asumir el gasto y, de no poder afrontarlo, hay que esperar dos meses antes de su vencimiento para notificar a la aseguradora el deseo de anular la póliza. Cabe otra posibilidad, con mayor defensa para los usuarios: la modificación del precio no estaba prevista en el contrato.

Tu compañía te tiene que informar cuando se produzcan modificaciones en el precio o las coberturas del contrato, y podrás decidir si estás conforme con ellas o no, aunque queden menos de 2 meses para la renovación. Automovilistas Europeos Asociados (AEA) reclamó el aumento en la prima del seguro de autos de uno de sus socios y la DGS les dio la razón. La revisión anual de la prima al alza sin comunicación previa incumple un principio general en materia de contratos al dejar al arbitrio de la entidad aseguradora el aumento de la prima Fue textualmente lo que dijo la DGS, que basó su argumento en el artículo 1.256 del Código Civil: “La validez y el cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes”.

Condenada una compañía por subir la prima del seguro del coche El último ejemplo fue visto para sentencia en diciembre de 2014 y también tuvo como protagonistas a AEA. Se pacto cuando se firmó el seguro. Incluso no tiene porque recibir un aviso de esa subida. Sin embargo, ésto, en muchas ocasiones, no ocurre así, y las compañías (debido a un vacío legal) no suelen devolver la prima. Por ello, siempre es bueno pagar al principio del año la prima mínima y regularizar la situación al final de la anualidad. El artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguro ordena que la subida del coste de la póliza debe ser aceptada y formalizada por escrito por el cliente. ¿Me pueden subir el seguro sin informarme antes? Desgraciadamente, la respuesta es sí, siempre y cuando el encarecimiento de la póliza esté contemplado en el contrato del seguro. Una vez aceptada la proposición por el tomador, se entenderá perfeccionado el contrato.

“En caso de impago de la primera prima por culpa del tomador, el asegurador podrá resolver el contrato, mediante escrito dirigido al tomador por correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio admitido en derecho que permita tener constancia de la recepción, o podrá exigir el pago de la prima en los términos del artículo 15 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro”. Finalmente el artículo 15.1 de la Ley de Contrato de Seguro (Ley 80/1980, de 8 de octubre) establece, con carácter general para todas las ramas del seguro, las consecuencias del incumplimiento por parte del tomador del seguro de su obligación principal de pago de la primera o única prima al señalar que, “si por culpa del tomador la primera prima no ha sido pagada, o la prima única no lo ha sido a su vencimiento, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza. Si el asegurado no acepta, la Entidad puede resolver el contrato.

El incumplimiento del pago de la prima determina: Si es la primera prima o prima única, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago en vía ejecutiva. Transcurrido el plazo de los seis meses desde que se haya producido el impago sin que la aseguradora haya reclamado el abono de la prima se produce de forma automática la extinción del contrato, por lo que los efectos de la póliza no serán aplicables frente al asegurado ni frente al tercero perjudicado. Pero es que además de concretar el régimen aplicable a este supuesto de impago de primas sucesivas, establece que los efectos de la suspensión en los casos de que la prima estuviera fraccionada y se produjera el impago del primer fraccionamiento, se producen desde el primer impago sin que haya que esperar a que se produzca el de la última fracción. Si ello no ocurre así, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento.

Forma de pago La prima debe satisfacerse en dinero o en documento bancario equivalente: cheque, etc. En este caso, la póliza de un coche nuevo será más costosa que la de un coche más antiguo y, mientras más caro y potente sea el vehículo, más elevado será el precio del seguro. Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de, al menos, un mes de anticipación a la conclusión del período del seguro en curso cuando quien se oponga a la prórroga sea el tomador, y de dos meses cuando sea el asegurador. La compañía deberá preavisar con 2 meses para no renovar o cancelar la póliza de un cliente. Aunque el plazo de preaviso para el tomador se ha reducido a 1 mes, no ha sido así para las compañías aseguradoras, quienes deberán seguir preavisando a sus clientes con al menos 2 meses de antelación en caso de que decidan cancelar su póliza y no renovarles. Además, cuando dicha subida no está justificada ni se detalla en el contrato, el cliente podrá cancelar el contrato una vez pasados los dos meses que dicta la Ley”.

Sin embargo, en la práctica, fuentes del sector, comentan que por lo general, las aseguradoras sólo informan telefónicamente o por escrito de la situación irregular en la que incurre el asegurado pero no suelen tomar más represalias, si se trata de primas normales (en torno a 600 euros aprox.). Para resolver la póliza del seguro obligatorio, frente a terceros, es necesario además, conforme al artículo 20.2 RD 7/2001, acreditar, la comunicación recepticia dirigida al tomador del seguro declarando resuelto y sin efecto alguno el contrato y verificadas ambas circunstancias, la aseguradora quedará liberada de su obligación de indemnizar. La compañía Seguros demandó a un asegurado que había devuelto el recibo del seguro del coche. El plazo de seis meses previsto en el artículo 15.2 LCS para la reclamación de las primas adeudadas, lo es para evitar el efecto legal de la extinción del contrato de seguro.

Este plazo no puede interpretarse, como hace un sector muy relevante de la doctrina, como un plazo de caducidad, cuyo transcurso impida la posterior reclamación de aquellas primas. Es el artículo 23 LCS el que regula los plazos de prescripción de las acciones que se derivan del contrato de seguro, entre ellas la reclamación de las primas adeudadas: dos años si se trata de un seguro de daños y cinco si el seguro es de personas. De tal forma que en nuestro caso, que se trata de un seguro de daños, el plazo para el ejercicio de las acciones de reclamación de las primas debe considerarse que era de dos años, y que nacía al tiempo del vencimiento del último fraccionamiento de cada uno de las tres primas, el 1 de octubre de 2009. A partir de entonces debía computarse el plazo de dos años. La notificación de la resolución del contrato por la aseguradora al tomador liberará a aquélla siempre y cuando se acredite haberle dirigido un correo certificado con acuse de recibo o cualquier otro medio admitido en derecho que permita tener constancia de su recepción y ello aún en el supuesto de que el tomador rehúse la recepción de dicha notificación.

Por eso, te recomendamos que te pongas en contacto con tu aseguradora para explicarles tu caso concreto y que consultes las Condiciones Particulares y Generales de tu póliza. Recurso de Casación Si la edad del tomador es mayor, la cuantía a pagar también crecerá. Por ello, por ejemplo, la AP Baleares, Sección 3ª, en Sentencia de 24 de julio de 2012 (EDJ 2012/204113) apunta a este respecto que en relación a una situación de impago recuerda que la Sentencia del TS de 17 de octubre de 2008 (EDJ 2008/190067) que “cuando se pactó la domiciliación bancaria, la entidad aseguradora debe probar que presentó el recibo y que le fue devuelto por falta de fondos en el tiempo en que había de ser abonado, pero en modo alguno precisa acreditar, para que se produzca el incumplimiento del tomador, con el efecto suspensivo de la cobertura, que el Banco se lo comunicó al cliente, ni tiene que efectuar ningún tipo de requerimiento o comunicación al tomador.

Argumentaba su pretensión refiriendo que aunque el accidente hubiera ocurrido con anterioridad al pago de la primera prima, Seguros  debía soportar el pago de la cantidad reclamada porque no acreditó comunicación alguna remitida al tomador, antes del accidente, resolviendo el contrato. La demandada contestó oponiéndose, alegando que nunca llegó a cobrar la primera prima por falta de fondos en la cuenta indicada, lo que comunicó al Fichero informativo de vehículos asegurados (FIVA) dando de baja la póliza, el 4 de junio de 2007, y por tanto con anterioridad a la fecha del siniestro, con efectos retroactivos a la comunicación de inicio de vigencia. Neta o de tarifa Solo en tales supuestos, la aseguradora quedará liberada de la obligación de indemnizar a los terceros perjudicados en caso de siniestro acaecido con anterioridad al pago de la prima. No lo exige la Ley ni ninguna disposición reglamentaria , y no lo exige la jurisprudencia…”.

Este cómputo, por ser un plazo de prescripción, podía interrumpirse mediante una reclamación judicial o extrajudicial, como ocurrió en este caso con la reclamación formulada por la aseguradora demandante mediante burofax de 24 de diciembre de 2010. De acuerdo con el criterio adoptado por el Tribunal Supremo, las compañías aseguradoras dispondrán de un plazo más largo para reclamar las primas sucesivas impagadas, el cual se podrá interrumpir mediante una reclamación extrajudicial, al tratarse de un plazo de prescripción. Cómo se calcula la prima del seguro? Según el Código Civil, en su artículo 1791, define el contrato de seguros como “aquel por el cual el asegurador responde del daño fortuito que sobrevenga en los bienes mueble o inmuebles asegurados sobre cierto precio, el cual puede ser fijado libremente por las partes”. En ese caso, la modificación en el importe de la prima por parte de la compañía de seguros no necesita la aceptación previa por parte del cliente.

Haciendo de esa forma la finalización de la relación entre asegurado y aseguradora. Un dato importante. Carecer de seguro es ilegal y puede acarrear fuertes multas y además en caso de accidente grave, si tienes que asumir una alta indemnización a pagar, puede llevarte a perder todos tus bienes y terminar en la bancarrota. Si te suben el seguro, quizás haya llegado el momento de cambiar a aseguradora. Periódica En función del precio: Teniendo en cuenta que la prima es el valor del siniestro para un período determinado (normalmente un año) deducido de la probabilidad y del coste, obtendríamos que: PRIMA PURA O DE RIESGO = PROBABILIDAD X COSTE MEDIO Así, la prima pura o de riesgo es la cantidad necesaria para cubrir los sinestros en el período considerado. calculo prima La prima de inventario es la que obtenemos añadiendo a la prima pura los gastos de administración (salarios de los empleados, oficinas, etc.) formula prima total La prima total o final es la resultante de sumar a la prima neta los impuestos y recargos, que son: Impuestos repercutibles Recargos para el Consorcio de Compensación de Seguros Recargo adicional Recargo por fallecimiento Así, la prima total será la cantidad a pagar por el tomador del seguro.

En función de cómo se pague la prima podrá ser: Única: el tomador paga de una sola vez la prima correspondiente al período contratado y es una clase de prima típica de algunos seguros. Periódica: si el tomador paga la prima por períodos, normalmente anuales. Como ya hemos visto éstas se pueden fraccionar en períodos inferiores al utilizado para su cálculo, en ese caso se denominara prima fraccionada y llevará un recargo por aplazamiento de pago. Fraccionaria: si la prima está calculada para un período de tiempo inferior a un año. [Tweet “cálculo para la #primadelseguro #seguro “] tipos-de-prima Factores para el cálculo de la prima. Por ejemplo, en los seguros de vida para el caso de fallecimiento este factor carece de relevancia ya que el siniestro se da o no se da; pero en el caso de seguros de daños, como se cubren los perjuicios que pueda sufrir el asegurado como consecuencia del hecho fijado en el contrato, estipulándose unos límites máximos de indemnización, cabe la posibilidad de que el daño no sea total y no se alcancen los topes máximos. Capital asegurado: Como la suma asegurada marca el límite cuantitativo de la indemnización, es un factor que influye directamente sobre la prima.

Así, a mayores capitales asegurados corresponderán primas mayores como veremos en el estudio de los seguros de vida. Duración del contrato: evidentemente no podrá tener el mismo precio asegurar un riesgo durante un período corto de tiempo (dos meses), que para un período de un año o incluso de varias anualidades. En principio, a mayor duración sería mayor la prima, pero como ya sabemos, al recibir el asegurador las primas por anticipado le permite invertirlas y obtener unos rendimientos que ayudan a la disminución del precio del seguro. Gastos: son los gastos comerciales y los de administración, que incrementan el precio del seguro. En el momento de la ocurrencia del siniestro, para reclamar la indemnización correspondiente, lo primero que la compañía de seguros verifica es que se ha realizado el abono de la prima del seguro, es decir, se ha pagado el importe del mismo.

Prima del seguro La prima, fijada por cada compañía de acuerdo con sus criterios actuariales y estadísticos, es uno de los elementos indispensables del contrato de seguro, pudiéndose liberar a la compañía de seguros del abono de la indemnización en caso de impago de la misma. Aunque son varias las incidencias que se pueden plantear respecto al pago de la prima, queremos resaltar, por generar mayor número de consultas, 2 cuestiones: El carácter anual de la prima, es decir, la prima es indivisible, ya que el asegurador soporta el riesgo total en cada instante de duración del contrato y no por fracciones de tiempo. Sometemos a examen en las presentes líneas la temática relativa a las consecuencias que en la siniestralidad vial se derivan del impago de las primas de seguro por los asegurados en los seguros concertados para cubrir las eventualidades por siniestros de la circulación. dejó de pagar el fraccionamiento de pago correspondiente al tercer trimestre de las tres pólizas. Si se compara y se cambia de aseguradora, el precio de la nueva póliza se situaría en 227,04 euros, lo que arroja un ahorro de 120 euros.

Hasta ahora si deseabas cambiar de compañía de seguros debías preavisar con un tiempo mínimo de 2 meses a la aseguradora para la cancelación o no renovación de tu póliza. Desde este año 2016 por modificación de la ley, se reduce el plazo de preaviso a la mitad para el beneficio de los clientes. Recordamos cómo debes hacer para cancelar tu seguro para evitar tener problemas y los nuevos plazos a aplicar. Reducido el plazo de preaviso para cambiar de seguro a partir de 2016 A partir de este año 2016, con previsar a tu compañía con 1 mes de antelación es suficiente, gracias a la modificación del artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro: Ni tan siquiera es preciso que este reciba un aviso previo por parte de su compañía de seguros. Si es asumible para tu bolsillo o no ese incremento del coste del aseguramiento.

Es decir, que la aseguradora está asumiendo más riesgo del previsto al principio del año (momento en el que se hizo el cálculo), al haber facturado más y se debe pagar una prima adicional, proporcional al exceso de facturación que se ha tenido. Si al principio de la anualidad se hubiera sabido que la facturación iba a ser de 300.000 €, el cálculo de la prima sería: 300.000 € x 1 % = 3.000 € Sin embargo, sólo se pagó 1.000 €, porque la facturación aportada entonces fue de 100.000 €. Como nadie puede prever con exactitud lo que se va a facturar en el futuro, se toma como base la última facturación conocida, y al final de la anualidad del seguro se “regulariza” la prima con la facturación real que se ha tenido. ¿Y qué ocurre si se factura menos de lo previsto o que la anualidad anterior? ¿se devuelve prima? Un factor a tener en cuenta, y del que debemos hablar, es lo que una aseguradora llama “prima mínima”. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación. En caso de falta de pago de unas de las primas siguientes, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. En ese caso, no hay nada que hacer.

Y también es doctrina pacífica que el notificado debe prestar leal colaboración en la recepción, puesto que lo contrario implicaría dejar a su arbitrariedad el cumplimiento de las obligaciones. Los entes públicos aún no han contestado a dicha comunicación. Uno de los aspectos que más favorece a las compañías de seguros es el hecho de que cuando se contrata una póliza de un año y se decide vender el vehículo a mitad de ejercicio o darlo de baja al tenedor del seguro no se le devuelve el importe resultante del prorrateo de los meses que faltan para que expire su póliza. Casimiro no estaba ya asegurado por la Mutua, por extinción del contrato.” Distinción en las situaciones de impago de la primera prima y las sucesivas Es evidente que en el primer caso la Ley no admite periodos de suspensión de la vigencia, ya que no se ha producido nunca el pago de la prima, ni tan siquiera en la primera ocasión.

A partir de esta circunstancia siempre es posible ajustarla por parte de las aseguradoras, bien por ajuste de los capitales asegurados si hay margen de maniobra o bien ajustando garantías y coberturas si se considera oportuno. Si se incurre en un infraseguro, en caso de siniestro es el asegurado el que deberá asumir el coste de los daños sufridos en la misma proporción por la cual ha incurrido en infraseguro. Este ajuste o invar aplicado por la revalorización de los capitales asegurados no corresponde al IPC, sino que es un índice que aplican las compañías aseguradoras teniendo en cuenta distintos parámetros para adecuar los seguros a la revalorización de dichos capitales. Según un estudio la mayoría de los problemas surgen en el momento de la renovación del seguro de coche, ya que solo el 4% de los asegurados recibe la carta de renovación dentro del plazo legal y solo el 8% recibe en estas cartas información sobre el precio actual de su seguro, el precio del año anterior y el por qué de las variaciones. Así, para cancelar cualquier seguro nunca hay que esperar a que llegue la fecha del fin de contrato, sino que es necesario notificarlo antes y que la aseguradora dé su consentimiento.

En el caso de renovación se deberá notificarlo con 2 meses de antelación a la fecha de fin de la cobertura, que viene indicada en el contrato. Además, también es importante que te fijes en los recargos que van a imponerte las compañías por pagar a plazos la anualidad ya que no todas tienen los mismos intereses. Otro de los puntos que hay que tener en cuenta a la hora de fraccionar el pago del seguro es el importe mínimo que va a imponer la aseguradora. Si optas por este último camino, debes tener en cuenta que para no renovar un seguro debes comunicarlo a la compañía aseguradora dos meses antes del vencimiento de la póliza. Hay que leer con detenimiento el contrato del seguro para comprobar si la modificación del precio no estaba prevista en la póliza.

Si el es un agente no exclusivo, hasta que el tomador no tenga constancia del pago del agente a la compañía aseguradora, mediante recibo o justificante emitido por la ésta, la prima del seguro no se considera pagada y, por tanto, el seguro puede no tener efecto. Lo más normal es que la prima se pague a través de una domiciliación bancaria, al ser el método de pago más práctico, aunque si no se indica nada en la póliza, el pago se entiende que se realizará en el domicilio del tomador. Por ejemplo, es el caso del seguro de accidentes que mucha gente contrata cuando va a esquiar. Esto se debe a que las aseguradoras consideran que los conductores están expuestos a un riesgo menor y, por tanto, ellas mismas pagarán menos dinero por el número de siniestros. El conductor Otro factor importante que las aseguradoras tienen en cuenta son las personas que van a conducir el vehículo. En caso de no cumplir con este procedimiento la compañía podría reclamar el pago de la prima e incluso hacerlo por vía judicial”. Sin embargo, también cree que “la Ley debería exigir que las cartas se enviaran siempre, aunque el precio del seguro descienda o se mantenga igual, ya que es una manera de recordar a los asegurados que su póliza está a punto de vencer y deben analizar qué desean hacer con su seguro”.

En la actualidad existen cuatro razones por las que puedes dar de baja tu seguro sin esperar a que venza: Que la aseguradora modifique el precio o las coberturas de la póliza que tienes contratada Que reduzcas el riesgo Que te arrepientas de su contratación si ha sido online Que no hayan pasado más de 30 días desde su contratación si es un seguro de Vida Seguro cancelado por modificación del precio o las coberturas: Si la aseguradora modifica las condiciones de tu contrato y éstas no te convencen no es necesario avisar con 2 meses de antelación. Si es asumible para tu bolsillo o no ese incremento del coste del aseguramiento. Por el contrario, si se produce el pago durante ese período la cobertura volvería a tener efecto a las veinticuatro horas desde el pago de la prima. El asegurador está obligado a entregar al tomador del seguro la póliza o, al menos, el documento de cobertura provisional.

En ese caso se hace la póliza del nuevo vehículo y, si la prima es inferior a la del anterior, la aseguradora puede devolver la parte correspondiente. Cabe destacar que a los cinco meses de no haber pagado la prima de seguro, la cobertura quedará en suspensión y la compañía de seguros en caso de siniestro no indemnizará. Previamente, y como fondo de maniobra, se exige a los asegurados la aportación de una cuota de entrada para hacer frente al pago de siniestros y gastos. El pago de la prima Existen unas exigencias respecto a tiempo, forma y lugar del pago de prima, que comentamos seguidamente: Tiempo de pago La prima debe pagarse por anticipado. En el otro lado de la balanza, también es cierto que los clientes no suelen avisar con el tiempo estipulado legalmente, y las compañías, salvo excepciones (que las hay), tampoco denuncian la infracción. Ya en 2012 la Dirección General de Seguros (DGS) se ocupó de este asunto. Si el tomador no la hace efectiva, el asegurador tiene dos opciones: Resolver el contrato, es decir, actuar como si el contrato no hubiese existido. Exigir el pago de la prima en vía ejecutiva.

Si ocurre el siniestro y la prima no ha sido pagada, el asegurador se libera de la obligación de indemnizar. Prima periódica posterior a la primera En caso de impago, la cobertura del seguro queda suspendida un mes después del vencimiento (fecha en que debería pagarse); este período es conocido como “plazo de gracia”. La cantidad a pagar puede ser diferente a lo largo de la vigencia del contrato de seguro, según determinadas circunstancias previstas en la póliza. Si el conductor ya lleva años con el carné de conducir y no ha tenido accidentes, las primas de su seguro de coche serán más económicas.

El pago de la prima anual estaba fraccionado en dos recibos. Tramitación de siniestros, personal de la aseguradora,… Los gastos comerciales o gastos externos. Y así, la AP Madrid, Sección 12ª, en Sentencia de 9 de mayo de 2013 (EDJ 2013/106028) señala que: “…no habiendo la Mutua reclamado el pago de la anualidad vencida correspondiente al periodo de 7 de febrero de 2.008 a 7 de febrero de 2.009, dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima, que el contrato quedaba extinguido, como así ha sido el caso. Este recibo no se intentó cargar de nuevo en la cuenta, con posterioridad dirigió una carta, el 5 de septiembre de 2009, Sin embargo, ésto, en muchas ocasiones, no ocurre así, y las compañías (debido a un vacío legal) no suelen devolver la prima. Por ello, siempre es bueno pagar al principio del año la prima mínima y regularizar la situación al final de la anualidad. Precisamente por la trascendencia de los mismos se impuso con carácter obligatorio su aseguramiento previéndose expresamente la sanción del incumplimiento de dicha obligación.

Y si bien respecto del contrato de seguro con carácter general se recogen en el artículo 15 de la Ley de Contrato de Seguros las consecuencias del impago por culpa del tomador, de la primera prima o prima única facultando en tales casos a la aseguradora a resolver el contrato o a exigir la prima, aquéllas consecuencias encuentran también regulación en el concreto seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, provocando dicha dicotomía resoluciones contradictorias en las distintas Audiencias Provinciales en torno a los requisitos precisos para que la aseguradora quede liberada de su obligación principal. Ante tal situación el Pleno del Tribunal Supremo en la Sentencia de 10 de septiembre de 2015, fija doctrina zanjando la controversia. Trataremos por tanto de analizar la referida sentencia tras revisar la legislación aplicable, la interpretación que de la misma se ha efectuado y las consecuencias de ella derivadas.

En calidad de tomador de la póliza, podemos anular la póliza en cualquier momento, otra cosa bien distinta, es que la aseguradora nos devuelva la parte proporcional de la prima no consumida hasta el día del vencimiento. ¿Qué sucede cuando el asegurado deja de pagar las primas del seguro? El artículo 15 de la Ley del Contrato de Seguro (en adelante, LCS) regula las consecuencias que pueden derivarse del impago de la prima del seguro. El apartado primer trata del impago de la primera prima del seguro, el cual dispone que: “Si por culpa del tomador la primera prima no ha sido pagada, o la prima única no lo ha sido a su vencimiento, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza. Según la periodicidad de pago Prima única. A pesar de que la prima puede fraccionarse, jurídicamente la misma es indivisible, lo que significa que el tomador del seguro está obligado al pago de la prima correspondiente a todo el período adoptado como unidad de tiempo. Lugar de pago La regla es que el pago debe hacerse en el domicilio del tomador, salvo pacto en contrario, que en todo caso habrá de hacerse constar en las condiciones particulares de la póliza. Es importante destacar las consecuencias que el impago de la prima por el tomador representa para los efectos del seguro.

En las modalidades de seguro en que por disposiciones especiales no se exija la emisión de la póliza el asegurador estará obligado a entregar el documento que en ellas se establezca”. En ocasiones puede suceder que el asegurado comunique a su compañía la baja el seguro del coche, y que esta le deniegue la petición esgrimiendo que debería haber avisado con dos meses de antelación. Se suma la “prima de inventario”, que comprende los gastos de gestión y administración interna, orientados a cubrir el coste de toda la operativa interna que supone el seguro para la compañía (incluyendo comisiones, gastos en publicidad, etc.). También se añade la parte correspondiente al margen de seguridad, para cubrirse en caso de que las premisas realizadas en las estimaciones sufran una variación importante; el margen comercial, que le permitirá obtener un beneficio económico, como hace cualquier compañía de otro sector; y los gastos de redistribución del riesgo asegurado, coaseguro y reaseguro, en los que incurre la compañía como consecuencia de su actividad.

¿Cómo debo pagar la prima de un seguro? El montante total de la prima del seguro la debe pagar el tomador a la compañía aseguradora, bien directamente o a través de un agente, en el momento de la firma de la póliza. Y también las primas correspondientes al año siguiente. Después de sucesivas comunicaciones por correo electrónico, la aseguradora remitió un burofax en el que le reclamaba las primas del año 2009 y del 2010, que sumaban un total de 772.782,63 euros. El 29 de mayo de 2012, interpuso una demanda para la reclamación judicial de las primas pendientes de cobro del año 2009 y del 2010, que sumaban un total de 772.782,63 euros. Fundamentos de Derecho El Tribunal Supremo dice que el artículo 15.2 LCS regula los efectos del impago de la prima del seguro sucesiva, no el plazo para su reclamación. 1, 19 y 73 LCS), ya que la obligación indemnizatoria de éste estaba en suspenso cuando se produjo el siniestro a causa del impago de la prima por el tomador del seguro.

El caso es que suelen venir en el peor mes y cuando peor te viene! Todos nos hemos llevado la desagradable sorpresa de ver disponemos de menos dinero del previsto en el banco y cuando “investigamos” el porqué descubrimos que el seguro de auto, hogar, vida… es el causante de esa minoría no esperada de tu economía personal. Veamos este anuncio de Liberty Seguros en el que basan su comunicación en las personas. A la fecha del vencimiento de la prima correspondiente al segundo semestre de la segunda anualidad (19 de agosto de 2009), el recibo de la prima fue devuelto. Y corresponde al tomador acreditar el pago, o bien el hecho o circunstancias que constituyen causa o motivo idóneo para justificar su falta de culpa”. Por ello, este concepto de culpa es relativo, bien entendido quien es el que tiene la facilidad de probar cada uno sus respectivos extremos objeto de prueba.

En este artículo se explicará como calculan las compañías aseguradoras, o al menos como deberían calcular de acuerdo a su modelo de negocio, el coste de una prima de seguro para un periodo determinado, distinguiendo entre los seguros de vehículos y los patrimoniales (hogar, edificios, etc). En este caso (que se puede producir durante el periodo de validez de la póliza), si el cliente no aceptael incremento, la aseguradora no podrá proceder a la subida y, por tanto, tendrá que respetar la prima del periodo anterior hasta el vencimiento del siguiente periodo (un año). Quejas y reclamaciones Si el asegurado está disconforme con la subida de su cuota, ¿cómo se puede canalizar o formalizar cualquier queja o reclamación? En primer lugar, a través de los departamentos de atención al cliente de que disponen la gran mayoría de estas empresas.

De esta forma, el último día del plazo, computado de fecha a fecha, debe incluirse en el mismo (Sentencia del TS 31-3-2003) Las principales discrepancias entre Usuario y Compañías surgen entorno a la cancelación y renovación del contrato. Por ejemplo, en un seguro de protección de pagos de un préstamo, muchas veces se paga la cuota completa al formalizar la financiación. Además, la prima puede ser fija o variable, en función de la evolución del riesgo asegurado. No obstante, algunas personas no pueden afrontar el pago de una sola vez, por lo que optan por hacerlo a plazos. En el otro lado de la balanza, también es cierto que los clientes no suelen avisar con el tiempo estipulado legalmente, y las compañías, salvo excepciones (que las hay), tampoco denuncian la infracción. Ya en 2012 la Dirección General de Seguros (DGS) se ocupó de este asunto.