Archivo de la categoría: compañias de seguros de salud

Justificante de pago del seguro

seguros del bancoRecapitulando, en la aplicación del artículo 15.1 LCS se distingue entre los efectos que el impago de la primera prima o prima única tiene en el ámbito interno de la relación contractual, entre el asegurador y el tomador, y los efectos respecto de terceros. En el ámbito interno, el impago por culpa del tomador, provoca la suspensión de la vigencia del contrato, mientras que el asegurador no ejercite la facultad resolutoria pero si el siniestro se produce antes del pago, el asegurador salvo pacto en contrario queda liberado de su obligación de indemnizar al asegurado. En el ámbito externo, también se produce aquél efecto suspensivo de la vigencia del contrato mientras el asegurador no ejercite la facultad resolutoria si bien, al no hallarse extinguido, si el siniestro se produce antes del pago y del ejercicio por la aseguradora de la facultad resolutoria, el asegurador viene obligado a indemnizar al tercero perjudicado. Por otro lado, el citado artículo 15.1 LCS, nada exige en cuanto a la forma en que la aseguradora debe ejercitar la facultad resolutoria para conseguir los efectos liberatorios de su obligación principal.

Es decir, a cambio del compromiso de que la compañía aseguradora le pague una contraprestación a los beneficiarios, el tomador queda obligado por contrato al pago de la prima bajo los términos pactados entre ambas partes. La prima puede variar sensiblemente de un contrato de seguro a otro, dado que es su cuantía directamente proporcional al riesgo que asume la compañía y éste, a su vez, depende del valor asegurado, del tiempo, de la probabilidad que suceda un siniestro, entre otros factores. Si no lo hace, el encarecimiento del contrato será ilegal y, por tanto, la entidad tendrá que mantener la prima de la anualidad anterior. El asegurado podrá, entonces, aceptar, o no, el nuevo precio del seguro del coche. No en las máquinas. ¿Porque me han subido la prima del seguro y no me han avisado? Todos los seguros son iguales! Cuando sucede esta subida, mejor dicho cuando te enteras de esta subida suele ser por diferentes motivos.

Por ello mismo, la STS de 25 de mayo de 2005 en este supuesto habla de “contrato en suspenso”, lo que lleva a concluir que existe. En la interpretación de aquél precepto debe concluirse que si el impago de la primera prima o de la única es por culpa del tomador, salvo pacto en contrario, la aseguradora queda liberada de su obligación de indemnizar a su asegurado y por consiguiente, no hay cobertura en caso de que el siniestro se produzca. Ahora bien, si ese impago no obedece a culpa del tomador, dada la facultad que se concede al asegurador, se genera un efecto suspensivo pero no extintivo, efecto suspensivo que perdura en tanto en cuanto la aseguradora no ejercita la facultad de resolución por lo que hasta dicho momento el contrato subsiste. Esta disposición indica que “el contrato de seguro y sus modificaciones o adiciones deberán ser formalizadas por escrito. Con ello, la rescisión del producto será una realidad para ambas partes, y su vencimiento se hará efectivo. Puede darse el caso de que en el contrato del seguro no esté contemplada la subida o que ésta se comunique al cliente con menos de dos meses de antelación.

La cantidad resultante se haya a través del denominado cálculo actuarial que tiene en consideración las variables antes citadas, dando mayor o menor importancia a unas u otras según el tipo de seguro analizado. Una vez calculada la prima pura, para determinar la prima comercial debemos conocer otros elementos que deberemos ir agregando a la prima pura: Recargo de seguridad. Recargo de gestión o gastos de administración. Recargo por beneficio o recargo comercial. Gastos de adquisición, comisiones de primas, gastos en marketing, etc. Gastos de redistribución de riesgos, coaseguro y reaseguro. Por último para conocer la prima final, que es la que realmente paga el tomador del seguro, hay que añadir los impuestos, gravámenes y accesorios. En los contratos de seguro en caso de impago de la prima, cabe destacar dos situaciones: Si es la primera prima, el impago de ésta libera de forma automática al asegurador del cumplimiento del contrato si se produjese un siniestro. Si es la segunda prima o sucesivas, la cobertura del riesgo queda suspendida una vez transcurrido un mes desde la fecha de vencimiento.

A mayor riesgo, más caro nos saldrá el seguro. El incumplimiento de dicha obligación acarrea una serie de consecuencias, distintas según se deba o no a culpa del asegurado, y en el caso de incumplimiento culpable, según nos hallemos ante el impago de la primera (o única) prima, o primas siguientes (para el supuesto de fraccionar su pago), efectos que serán diferentes según resulten afectadas las partes contratantes o también terceros. Importantes consecuencias provoca con carácter general el impago de la prima por el tomador, consecuencias que resultan de suma trascendencia cuando el riesgo asegurado son los daños ocasionados con motivo de la circulación de vehículos a motor dadas las trágicas estadísticas en torno a la alta siniestralidad viaria. Así, en función de la frecuencia del pago, la prima puede ser periódica o variable. En julio de 2009, En efecto, la propuesta y su aceptación pueden existir independientemente del pago de la prima, aunque éste sea un elemento demostrativo de su existencia. Hay que leer con detenimiento el mismo para encontrar ausencias sobre este motivo.

Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de, al menos, un mes de anticipación a la conclusión del período del seguro en curso cuando quien se oponga a la prórroga sea el tomador, y de dos meses cuando sea el asegurador. La compañía deberá preavisar con 2 meses para no renovar o cancelar la póliza de un cliente. Aunque el plazo de preaviso para el tomador se ha reducido a 1 mes, no ha sido así para las compañías aseguradoras, quienes deberán seguir preavisando a sus clientes con al menos 2 meses de antelación en caso de que decidan cancelar su póliza y no renovarles.

Este recibo no se intentó cargar de nuevo en la cuenta, con posterioridad dirigió una carta, el 5 de septiembre de 2009, Hay alguna Audiencia, como la de AP Cáceres, Sección 1ª, de 18 de abril de 2013 (EDJ 2013/77750), que apunta que: “Esta Sala tiene declarado  que, tratándose del pago de primas sucesivas, como ocurre en este caso, la jurisprudencia sostiene que, no obstante la redacción del artículo 15.2 de LCS, la actuación de las referidas consecuencias legales exige esencialmente y en todo caso que se acredite, no solo la concurrencia de una objetiva falta de cumplimiento de la obligación del asegurado, sino, además, que ese impago sea culposo, estos es, que jurídica y subjetivamente haya sido imputable y reprochable a aquél, de tal modo que en ningún caso el solo incumplimiento del pago de la prima puede producir el efecto automático de darse por resuelta, o no vigente la póliza.” Sin embargo, entendemos que ello debe ser en el objetivo entendible de que no se puede obligar a la aseguradora a probar más de lo que puede probar. Si el contrato no hubiera llegado a nacer no cabría resolverlo ni compeler a la contraparte al cumplimiento de su obligación de pago. La operación de una hernia y, tiempo después, la intervención para corregir una desviación en el tabique nasal, pueden dar razones suficientes a la compañía para considerar al paciente como “de riesgo”.

En los seguros de vida, el aumento de probabilidad de fallecimiento también aumenta el incremento de la prima del seguro. Así, ser fiel a la compañía de seguros nos hace perder dinero. Así cuanto menor es el peso y mayor la potencia del coche más cara será la cobertura de responsabilidad civil, mientras que el valor del vehículo determina el precio de la cobertura de daños propios. Como hemos visto, el precio de la prima depende de varias variables muy diferentes, no obstante, cada aseguradora decide por su cuenta qué importancia darle a cada uno de estos factores por lo que el precio final variará según la compañía. Además, a este primer “cálculo” hay que sumarle los gastos de gestión y el beneficio, unos costes que cada aseguradora aplica según su propia política.

Ahora esta en trámite un Anteproyecto de Ley, que reduce dicho período a 1 mes de anticipación (artículo 23, párrafo 2). ¿Qué hacer si no he avisado con 2 meses de antelación? Nos ponemos en contacto con la compañía de seguros con la mayor antelación posible a la renovación del seguro, solicitando la no renovación del seguro. Desgraciadamente en esta época, como cada vez hay más gente que se queda sin trabajo y las compañías están sufriendo una fuerte caída de sus clientes, cada día son más las compañías que exigen el cumplimiento de los 2 meses de preaviso que exige la Ley, para retener a los clientes un año más. ¿Qué hacer si no quiero pagar “la renovación” con mi compañía? Lo más probable es que la compañía reclame a través de distintas cartas el pago de dicha prima, subiendo en cada una de ellas el tono de las amenazas para ir a juicio.

Si pasados varios meses sigues sin pagar a la compañía, esta se planteará ir a juicio en el caso de que la prima sea tan elevada como para compensar las costas del juicio. ¿Cómo deberíamos actuar siempre? Todas las empresas españolas envían una Carta Preventiva de Anulación con más de 2 meses de antelación a la conclusión, con la finalidad de mejorar “la prima” o “las condiciones contractuales”, al poder cambiarse de compañía y recibir mejores precios de las distintas compañías. Es una práctica normal que las cuotas de los seguros contratados suban un poco en el momento de su renovación. Y así además revisas las coberturas… Pero si el pago se retrasa hasta el transcurso de seis meses desde el vencimiento de la prima sin que la aseguradora reclame el pago el contrato se extingue. Es lo que se denomina extorno. Sin perjuicio de lo que indica la ley, la realidad diaria es que las compañías no suelen avisar con dos meses de antelación de la subida en el precio de los seguros de coche y también es cierto que los asegurados tampoco anulan habitualmente la póliza con ese plazo obligatorio de un par de mensualidades.

Esta última sentencia judicial debe suponer un acicate para que los clientes no consientan las subidas injustificadas, y para que las compañías dejen de aplicarlas de manera unilateral. Una vez aceptada la proposición por el tomador, se entenderá perfeccionado el contrato. “En caso de impago de la primera prima por culpa del tomador, el asegurador podrá resolver el contrato, mediante escrito dirigido al tomador por correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio admitido en derecho que permita tener constancia de la recepción, o podrá exigir el pago de la prima en los términos del artículo 15 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro”. Finalmente el artículo 15.1 de la Ley de Contrato de Seguro (Ley 80/1980, de 8 de octubre) establece, con carácter general para todas las ramas del seguro, las consecuencias del incumplimiento por parte del tomador del seguro de su obligación principal de pago de la primera o única prima al señalar que, “si por culpa del tomador la primera prima no ha sido pagada, o la prima única no lo ha sido a su vencimiento, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza.

¿Prosperarían este tipo de reclamaciones? Se tiene que considerar que las exigencias legales respecto a la cuantía de la prima, inciden, ante todo, en el principio de la suficiencia de la prima; es decir, las primas deben ser suficientes para que la entidad aseguradora pueda cumplir con las obligaciones derivadas del contrato de seguro. En este caso, no obstante, sube el riesgo del seguro puesto que cabe pensar que el asegurado insatisfecho y obligado a quedarse hará todo lo posible para dar partes y sacar el máximo partido del seguro, señalan. Asimismo, responderán al régimen de libertad de competencia en el mercado de seguros sin que, a estos efectos, tenga el carácter de práctica restrictiva de la competencia la utilización de tarifas de primas de riesgo basadas en estadísticas comunes” Las tarifas de primas no están sujetas a autorización administrativa, ni deben remitirse a la Dirección General de Seguros, sin perjuicio de que pueda reclamarlas a la Entidad Aseguradora.

Tramitación de siniestros, personal de la aseguradora,… Los gastos comerciales o gastos externos. ¿Pueden subir la prima del seguro cada año sin mi consentimiento? Puede darse el supuesto de que la modificación de la prima esté prevista en el contrato del seguro que se suscribió inicialmente, por lo que no se requiera una nueva aceptación del tomador. Pero, en términos generales, el contrato que firmamos con la compañía de seguros se renueva de manera anual, de tal forma que, con cada renovación se pueden llegar a establecer nuevas condiciones, entre ellas las del costo de la prima. Conforme al primer apartado, cuando es el tomador quien solicita la contratación del seguro obligatorio, a partir del momento en que la solicitud esté diligenciada por la entidad aseguradora o su agente, mediante la entrega al solicitante de copia sellada, producirá los efectos de la cobertura del riesgo durante un plazo de quince días. De esta manera no tendremos que reclamar a la compañía que nos devuelva prima en caso de facturar menos de lo previsto.

Si yo fuera un cliente, siempre que fuera a contratar un seguro de responsabilidad civil, preguntaría: ¿cuál es la tasa que me aplicáis y cuál es la prima mínima? Comenzaremos con el apartado segundo del artículo 15 -impago de primas sucesivas- que ha sido analizado por la Sentencia de 30 de junio de 2015 del Tribunal Supremo, en la que se establece que producido el impago de una prima sucesiva comienza el plazo de un mes de gracia, y transcurrido dicho mes, los efectos de la póliza quedarán en suspenso entre las partes hasta que transcurran seis meses desde el vencimiento, por lo que cualquier siniestro ocurrido en ese periodo no estará cubierto por la aseguradora. Y a la vista del mismo, en el caso estudiado, la respuesta tanto reglamentaria como jurídicamente ha de ser negativa. Para resolver la póliza del seguro obligatorio no basta con acreditar la culpa del tomador en caso de impago de la prima, para lo cual será suficiente acreditar el impago del recibo presentado al cobro por la aseguradora con cargo a la cuenta designada por el tomador, devuelto por falta de fondos –SSTS Este es el criterio que sigue la jurisprudencia , en el sentido de que si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido.

De modo que, aunque la información contenida en el certificado del FIVA goce de presunción de veracidad, esto no impide la prueba en contrario, y ha quedado evidenciado, de las pruebas aportadas, que a la fecha del siniestro 16 de abril de 2.010, habiendo transcurrido en exceso el plazo de los seis meses de suspensión, el vehículo del El tomador está obligado a pagar la prima de forma periódica. En el caso de que el incremento de la prima estuviera previsto y por lo tanto lo hubieras aceptado a la hora de firmar el contrato (por ejemplo subidas debido al IPC, a siniestros…) deberás avisarles de tu intención de no renovar la póliza 2 meses antes de que finalice el periodo asegurado. Si el incremento de la prima se debe a otros factores, la aseguradora está obligada a comunicarte el cambio y a concederte un plazo de 15 días desde que recibes las condiciones de renovación para que decidas si la quieres aprobar o no.

Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación”. Comparando estos dos últimos preceptos se comprueba que en su redacción son prácticamente idénticos, diferenciándose única y exclusivamente por la exigencia contenida en el Reglamento del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil de que la resolución del contrato, en su caso, por la aseguradora, sea notificada fehacientemente al tomador del seguro. En cualquier caso ambos coinciden en determinar que en el supuesto de impago de la primera y única prima, por culpa del tomador, se otorga al asegurador el derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva, en base a la póliza, ello de no existir pacto en contrario siendo preciso, para la resolución del contrato acreditar la culpa del tomador. Esta facultad resolutoria, no debe olvidarse, conforme al artículo 1124 del Código Civil se entiende implícita en las obligaciones recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe.

Así, considerando que la mayor parte de las pólizas de seguros tienen una duración anual, en principio se podría entender que al finalizar el contrato de seguro, transcurrido el año pactado, las entidades aseguradoras, dada la libertad de mercado, pueden fijar el precio que estimen pertinente para ofrecer sus servicios aseguradores en el nuevo año. Sin embargo considerando el carácter reglado del sector de seguros en nuestro país, cuando las sociedades aseguradoras aumentan el precio del seguro en la renovación anual de las pólizas deben tener mucho cuidado en respetar las exigencias legales existentes en este respecto. Cada día son más frecuentes las reclamaciones de los asegurados por el aumento de su prima anual, en especial cuando este aumento no se debe a que haya existido una mayor siniestralidad del asegurado en cuestión. De esta manera no tendremos que reclamar a la compañía que nos devuelva prima en caso de facturar menos de lo previsto.

Si yo fuera un cliente, siempre que fuera a contratar un seguro de responsabilidad civil, preguntaría: ¿cuál es la tasa que me aplicáis y cuál es la prima mínima? Comenzaremos con el apartado segundo del artículo 15 -impago de primas sucesivas- que ha sido analizado por la Sentencia de 30 de junio de 2015 del Tribunal Supremo, en la que se establece que producido el impago de una prima sucesiva comienza el plazo de un mes de gracia, y transcurrido dicho mes, los efectos de la póliza quedarán en suspenso entre las partes hasta que transcurran seis meses desde el vencimiento, por lo que cualquier siniestro ocurrido en ese periodo no estará cubierto por la aseguradora. Neta o de tarifa Tampoco puede aplicarse sin el consentimiento y la firma del asegurado. Si se diera el caso de que, comunicados los nuevos precios, determinamos que no podemos hacernos cargo de la nueva prima, podremos rescindir el contrato dentro de los dos meses anteriores al vencimiento, sin ningún tipo de penalización por ello. Pero mientras tanto y respecto de terceros, el contrato está en vigor.

En cualquier caso, el asegurador, cuando el contrato esté en suspenso, sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso. Si el contrato no hubiere sido resuelto o extinguido conforme a los párrafos anteriores, la cobertura vuelve a tener efecto a las veinticuatro horas del día en que el tomador pagó su prima.” Veamos, pues, la casuística que nos ofrece este precepto. 783/2008, de 4 de septiembre y, 17 octubre de 2008–. En el caso de la prima fraccionaria, si el siniestro se produce, el asegurador deberá satisfacer la indemnización pactada sin poder reclamar el abono de las restantes fracciones de la prima que faltaran por vencer hasta el final de la anualidad en curso. Prima fija y Prima variable: Prima fija es la que corresponde a la cobertura de riesgos asegurados en entidades que adopten la forma jurídica de sociedad anónima, mutua o cooperativa a prima fija. Simplemente tiene que retirar el recibo del banco. Resolución del recurso: desestimación del motivo Comienza señalando la especialidad del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor frente a otro tipo de seguros por sus connotaciones propias de carácter socio económicas que lo convierten en un seguro muy sensible socialmente dada la importancia de la circulación de vehículos a motor, así como las responsabilidades derivadas de los accidentes ocasionados con su utilización.

Singularidad y especialidad que el propio Texto Refundido aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, destaca en su artículo 2.6 cuando señala que “en todo lo no previsto expresamente en esta ley y en sus normas reglamentarias de desarrollo, el contrato de seguro de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor se regirá por la Ley 5/1980, de 8 de octubre, de contrato de seguro” En el presente supuesto concreta que, por la fecha del siniestro, resulta de aplicación el Reglamento aprobado por Real Decreto 7/2001, de 12 de enero del que destaca el artículo 20.2, conforme al cual “la proposición del seguro de suscripción obligatoria hecha por la entidad aseguradora o su agente vinculará a la aseguradora por el plazo de quince días. En este caso (que se puede producir durante el periodo de validez de la póliza), si el cliente no aceptael incremento, la aseguradora no podrá proceder a la subida y, por tanto, tendrá que respetar la prima del periodo anterior hasta el vencimiento del siguiente periodo (un año).

Quejas y reclamaciones Si el asegurado está disconforme con la subida de su cuota, ¿cómo se puede canalizar o formalizar cualquier queja o reclamación? En primer lugar, a través de los departamentos de atención al cliente de que disponen la gran mayoría de estas empresas. Sancho Gargallo, quien aplica dicho régimen para el supuesto de un impago de segundo fraccionamiento (o siguientes) de una prima sucesiva. Con ello, la rescisión del producto será una realidad para ambas partes, y su vencimiento se hará efectivo. Hay veces en que la aseguradora comunica al cliente el aumento de la prima, pero faltan menos de dos meses para la finalización del contrato. Si buscas fraccionar el pago de tu seguro es esencial que te cerciores de que la compañía acepta dividir la prima en varias cuotas, ya que no todas lo permiten y otras sólo lo posibilitan en ciertos productos, como los seguros de Coche y Hogar o bajo el cumplimiento de determinados requisitos. En estos casos se presume, salvo prueba en contrario cuya carga corresponde al notificado, que hay una falta de diligencia a él imputable. Ya hemos visto lo que es la definición de prima, también sus características… ahora es el turno de las clases de prima de seguro y su cálculo.

Clases de Prima y su cálculo Atendiendo a los componentes de precio y forma de pago las primas las podemos clasificar en: Según el precio: En caso contrario, deberá notificárselo al tomador dos meses antes del vencimiento. Según la cuantía de la prima Prima fija. Si transcurrido dicho plazo no hubiera rechazado la contratación, se entenderá que ha sido admitida. El segundo párrafo, prevé el supuesto de que la iniciativa en la contratación para de la propia aseguradora, y contiene una referencia al impago de la primera priva. Si se han pactado primas periódicas, la primera de ellas será exigible una vez firmado el contrato. Es decir, por ejemplo, en una póliza con pago trimestral, si se ha producido una perdida total en el primer trimestre, la aseguradora esta facultada legalmente para requerir el abono de las cuotas restantes hasta la finalización del año contratado.

Otra cuestión es si la subida de la prima del seguro no es el mejor momento, o al menos un buen argumento, para plantearse si no hay que cambiar de aseguradora. En concreto, les reclamaba la suma de 188.453,08 euros. Fundamentos de Derecho En este supuesto, el Tribunal Supremo en aplicación de la doctrina expuesta, el Tribunal Supremo confirma la sentencia de la Audiencia Provincial que estimo la demanda presentada por Telefonica contra. Los problemas suelen subsanarse hablando con la propia compañía. ¿Quién no se ha quedado atrapado alguna vez en una aseguradora en contra de su voluntad? Bien porque le hayan cambiado las condiciones o bien porque le hayan subido el precio de la prima y, además, no ha recibido la notificación por parte de la aseguradora a tiempo. En cualquier caso, el asegurador, cuando el contrato esté en suspenso, sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso. Si el contrato no hubiere sido resuelto o extinguido conforme a los párrafos anteriores, la cobertura vuelve a tener efecto a las veinticuatro horas del día en que el tomador pagó su prima.”

Veamos, pues, la casuística que nos ofrece este precepto. Es así, por lo que ante el impago de la prima se distribuye la carga de la prueba en la lógica exigencia de que el recibo estaba domiciliado, que se remitió al cobro y que este se devolvió por el banco por falta de fondos, o por decisión del propio asegurado en el plazo de quince días tras el cargo. El artículo 22 de la ley indica textualmente que “las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de 2 meses de anticipación a la conclusión del periodo del seguro en curso”. recuerda que “La Ley establece que para darse de baja de un seguro, el cliente debe avisar a la compañía al menos dos meses antes del vencimiento de la póliza.

Y refiere que, en el caso objeto de recurso, el contrato estaba en vigor, por cuanto la aseguradora optó por exigir el pago de la prima y no acreditó comunicación alguna al tomador del seguro notificando la resolución del mismo conforme el Reglamento del Seguro obligatorio. Automovilistas Europeos Asociados (AEA) reclamó el aumento en la prima del seguro de autos de uno de sus socios y la DGS les dio la razón. La revisión anual de la prima al alza sin comunicación previa incumple un principio general en materia de contratos al dejar al arbitrio de la entidad aseguradora el aumento de la prima Fue textualmente lo que dijo la DGS, que basó su argumento en el artículo 1.256 del Código Civil: “La validez y el cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes”. Condenada una compañía por subir la prima del seguro del coche El último ejemplo fue visto para sentencia en diciembre de 2014 y también tuvo como protagonistas a AEA. Este concepto, es la cantidad de dinero que el tomador del seguro paga, mensualmente o por año, para disfrutar de la cobertura de una póliza.

El asegurador deberá comunicar al tomador, al menos con dos meses de antelación a la conclusión del período en curso, cualquier modificación del contrato de seguro. ¿Cómo cancelar un seguro sin tener problemas con la aseguradora? En caso de no querer renovar el seguro de su vehículo con la misma aseguradora, antes de la crisis bastaba con devolver el recibo del seguro una vez cargado en el banco y contratar con una nueva compañía. Pero ahora las compañías aseguradoras no están dispuestas a perder clientes sin más, así que en caso de que el cliente no avise con la antelación necesaria o incumpla las cláusulas de se verá obligado a seguir con la misma compañía o podrá ser penalizado. A la hora de cancelar la prórroga o renovación del seguro de coche habría que avisarlo enviando una notificación a la compañía aseguradora con una antelación mínima de 1 mes y conviene revisar las cláusulas de cancelación indicadas en las condiciones generales de la póliza.

Lo perfecto sería enviar el escrito por Burofax con acuse de texto y certificado de recibo, pero sale algo caro… unos 25€ aproximadamente. Si no quisiera gastar tanto, convendría enviar la notificación al menos por carta certificada con acuse de recibo y guardar bien el justificante para presentarlo en el caso de que la compañía reclamara no haber recibido el aviso dentro del plazo. Las aseguradoras tienen en cuenta muchos factores a la hora de calcular el seguro de Coche. El problema es que en tiempos de estrecheces como los actuales, cualquier encarecimiento es mal recibido… Las subidas de las pólizas, aunque sean muy pequeñas, pueden generar problemas en los cada vez más ajustados presupuestos de las personas y de las familias. Según la jurisprudencia el impago debe ser imputable al tomador del seguro para que se produzca la suspensión del contrato, y en caso de prima domiciliada es necesario que el asegurado haya pasado el recibo al cobro y que este haya resultado impagado, por ejemplo por falta de fondos. La modificación de la prima en las renovaciones puede deberse a diversos factores como pueden ser el Índice de Precios al Consumo (IPC), el fin de un descuento que se estaba aplicando hasta el momento o que se haya tenido algún siniestro durante la anualidad, entre otras cosas.

El artículo 1 de la Ley de Contrato de Seguro indica que la prima es un elemento esencial de la póliza, y cualquier cambio que se produzca en ella es una modificación contractual según el artículo 1.203 1 del Código Civil, por lo que según el artículo 1.262 de la misma normativa es necesario que ambas partes acepten el nuevo contrato. En cuanto a las modificaciones que pueden tener lugar en un seguro de Coche podríamos decir que pueden ser de 2 tipos: las previstas en el contrato y las no previstas. Fotolia Según la forma de pago: Esta comunicación debe hacerse por escrito indicando los datos del asegurado, el número de póliza y la fecha. Precisamente por la trascendencia de los mismos se impuso con carácter obligatorio su aseguramiento previéndose expresamente la sanción del incumplimiento de dicha obligación. Y si bien respecto del contrato de seguro con carácter general se recogen en el artículo 15 de la Ley de Contrato de Seguros las consecuencias del impago por culpa del tomador, de la primera prima o prima única facultando en tales casos a la aseguradora a resolver el contrato o a exigir la prima, aquéllas consecuencias encuentran también regulación en el concreto seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, provocando dicha dicotomía resoluciones contradictorias en las distintas Audiencias Provinciales en torno a los requisitos precisos para que la aseguradora quede liberada de su obligación principal.

Ante tal situación el Pleno del Tribunal Supremo en la Sentencia de 10 de septiembre de 2015, fija doctrina zanjando la controversia. Trataremos por tanto de analizar la referida sentencia tras revisar la legislación aplicable, la interpretación que de la misma se ha efectuado y las consecuencias de ella derivadas. Con ello, la rescisión del producto será una realidad para ambas partes, y su vencimiento se hará efectivo. Puede darse el caso de que en el contrato del seguro no esté contemplada la subida o que ésta se comunique al cliente con menos de dos meses de antelación. Pues bien, en mi opinión, esta sentencia viene a contradecir lo anterior al estimar que no es preciso esperar a que se produzca el impago de todos los fraccionamientos (aunque se hubiera abonado el primero), para que comience el plazo de gracia de 1 mes y la consiguiente suspensión. Por último, y respecto al primer supuesto, fija la Sentencia de la Sala 1ª del Tribunal Supremo, de 10 septiembre 2015, ponente Excmo.

En caso de siniestro, la compañía de seguros puede reclamar al asegurado el resto de las fracciones de la prima no pagadas. Prima fraccionaria: se calcula para un período inferior al año. Según la duración Anuales, vigencia de un año desde la firma del contrato. Plurianuales, la duración del contrato de seguro se extiende a varios años desde la firma de la póliza. Fraccionaria, la vigencia del contrato es inferior al año, puede ser mensual, trimestral o semestral. Subida de la prima de póliza sin comunicación alguna SUBIDA DE LA PRIMA DE LA POLIZA SIN COMUNICACIÓN ALGUNA Suele suceder que las compañías de seguros no comunican al tomador de la póliza el importe de la prima de renovación con antelación suficiente para que el tomador se pueda informar de otras ofertas de seguro para que pueda decidir con libertad su mejor opción. En este sentido pueden plantearse dos posibilidades: Que el contrato prevea un mecanismo cierto y fiable de variación de la prima. En este caso se entiende que el asegurador no tiene la obligación de preavisar ya que el tomador puede conocer con facilidad el precio de la renovación.

Que el contrato de seguro no prevea la subida de la prima o que no permita al tomador conocerla por sí mismo. En este caso el cálculo de la renovación no se realiza mediante un cálculo simple y no resulta predecible para el tomador y, por lo tanto, se exige un preaviso para que el tomador pueda ejercer su derecho de no renovación de la póliza. El plazo necesario con el que las compañías de seguros deberían avisar de la subida de la prima sería el mismo plazo con el que los tomadores deberían avisar de la no renovación de la póliza, es decir, una antelación de dos meses de la finalización de la póliza. Así lo establecen numerosas sentencias y la Dirección General se Seguros y Fondos de Pensiones al establecer que si no se respeta el plazo de dos meses de la Ley 50/1980 de la Ley del Contrato del Seguro la subida de primas no podrá aplicarse sin el consentimiento del tomador y, por tanto, deberá respetar la prima del período anterior. “Cuando las partes (cliente o aseguradora) quieren oponerse a la renovación del contrato, deberá notificarlo por escrito a la contraparte con una anticipación de 2 meses a la conclusión del contrato”, según la Ley Contrato de Seguro (artículo 22).

Modelo de Carta para Oponerse a la Renovación de la Póliza. Este artículo redactado en 1980, lleva muchos años desfasado al exigir un periodo de preaviso muy amplio. A la fecha del vencimiento de la prima correspondiente al segundo semestre de la segunda anualidad (19 de agosto de 2009), el recibo de la prima fue devuelto. Así, en función de la frecuencia del pago, la prima puede ser periódica o variable. Ver, leer y releer siempre muy bien el contrato del seguro. La subida es legal cuando la variación del importe esté debidamente contemplada, en la póliza firmada por ambas partes al inicio de su relación. Ejemplo. Este concepto, es la cantidad de dinero que el tomador del seguro paga, mensualmente o por año, para disfrutar de la cobertura de una póliza. Si no aceptamos los nuevos precios o se ha superado el tiempo para decidir si queremos prorrogar el contrato del seguro o no, la subida de primas no se podría aplicar, por lo que la compañía debería respetar la prima del periodo anterior.

Sin embargo, si se detecta a posteriori que se han aplicado nuevos precios o condiciones sin que las dos partes lo hayan aceptado, se puede llegar a rescindir el contrato o cambiarse de compañía de seguros. De producirse el siniestro en este mes el asegurador está obligado a indemnizar al asegurado el daño que se le ha producido (es la llamada eficacia “inter partes”) y ha de responder, en el seguro de responsabilidad civil, frente al perjudicado que ejercite contra él la acción indemnizatoria directa prevista en el artículo 76 de la citada Ley de Contrato de Seguro, y sin que en esta última hipótesis (la denominada eficacia frente a tercero) tenga acción de repetición contra su asegurado. Transcurrido el mes siguiente al día del vencimiento de la prima impagada, durante los cinco meses, si el tomador continúa sin pagar la prima y la relación contractual no ha sido resuelta por el asegurador valiéndose el artículo 1124 CC, queda suspendida la cobertura del asegurador. Sin embargo, una vez que la prima siga sin pagarse añade el legislador que: “Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido.” Con ello, se introduce una exigencia de actuación de la aseguradora ante esta pasividad del asegurado en el pago, aunque la doctrina jurisprudencial hace muchas matizaciones a esta fórmula como a continuación exponemos.

Como dice el TS (Sentencias de 9 de marzo de 1996, y de 8 de junio de 2006, EDJ 2006/80768), el artículo 15.2 menciona la facultad del asegurador de reclamar el pago de la prima dentro de los seis meses siguientes a su vencimiento y si no lo hace, se entiende que el contrato queda extinguido, lo cual supone que, cuando están suspendidos los efectos de la cobertura según dicho precepto, el asegurador tiene la opción de pedir el pago de la prima o bien de resolver el contrato. Y de paso podemos revisar las coberturas de la póliza… Siempre es recomendable comparar lo que estoy pagando por mi seguro con lo que pagan otros con las mismas o idénticas coberturas. La propia jurisprudencia precisa que el pago de la prima no es sino uno de los actos concluyentes –el más común, pero no el único– mediante los que puede tener lugar la aceptación tácita de la proposición por parte del tomador del seguro (STS 23 diciembre 2005).” Ahora bien, dicha interpretación del artículo 15.1 LEC tiene su campo propio en los contratos de seguro cuyos efectos se agotan en la esfera interna de los contratantes, asegurador / tomador- pero precisa matizaciones en relación con los contratos de seguro que, como los de responsabilidad civil, extienden sus efectos a terceros completamente ajenos al contrato.

En los llamados seguros de responsabilidad civil, como indica el artículo 73 LCS el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la ley y en el contrato, a cubrir el riesgo del nacimiento a cargo del asegurado de la obligación de indemnizar a un tercero los daños y perjuicios causados por un hecho previsto en el contrato de cuyas consecuencias sea civilmente responsable el asegurado, conforme a derecho. Para esta clase de seguros, el artículo 76 LCS otorga al perjudicado –ajeno a la relación contractual–, o a los herederos del mismo, acción directa contra el asegurador para exigirle el cumplimiento de la obligación de indemnizar, sin perjuicio del derecho del asegurador a repetir contra el asegurado siendo aquélla acción inmune a las excepciones que pueda corresponder al asegurador contra el asegurado. Y precisamente por ese efecto extensivo, en este supuesto la jurisprudencia matiza la interpretación que se efectúa del artículo 15.1 LCS señalando que debe ponerse en relación, necesariamente con el artículo 76 LCS concluyendo, que en estos casos, el tercero perjudicado debe de ser indemnizado por los perjuicios ocasionados pues no le afecta las excepciones que pueda corresponder al asegurador contra el tomador asegurado al no estar vinculado por el contrato existente entre aquéllos.

Pura o de riesgo Este es el criterio que sigue la jurisprudencia , en el sentido de que si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. De modo que, aunque la información contenida en el certificado del FIVA goce de presunción de veracidad, esto no impide la prueba en contrario, y ha quedado evidenciado, de las pruebas aportadas, que a la fecha del siniestro 16 de abril de 2.010, habiendo transcurrido en exceso el plazo de los seis meses de suspensión, el vehículo del De producirse el siniestro durante estos cinco meses y tratándose de un seguro de responsabilidad civil, la eficacia jurídica del impago de la prima es distinta “inter partes” (asegurador-asegurado) y frente al tercer perjudicado. Regulación sobre el impago de la primera prima La obligación de suscribir y mantener en vigor, el seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor viene impuesta en el artículo 2 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Además en las cartas de aviso de renovación de los seguros, que suelen llegar “al borde de que caduque el seguro en vigor”, no se especifica qué cantidad se pagó por la prima el ejercicio anterior. 5 y 6 LCS) y conforme al artículo 1258 Código Civil, desde entonces obliga al cumplimiento de lo expresamente pactado y a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley. Por ello, al realizar el contrato, tienes la obligación de realizar todos los pagos pactados con la compañía. En caso de impago de la prima, al quinto mes el seguro quedará suspendido y al cumplirse el sexto, el contrato quedará rescindido, pudiendo la compañía iniciar acciones legales contra el tomador.

¿Qué tipos de prima de seguros existen? Existen diferentes tipos de primas de seguros, en función de lo pactado en la póliza entre el tomador y la compañía aseguradora. En todos, o casi todos los hogares españoles, se cuenta con algún seguro. Así, si en una determinada región hay 1000 viviendas y cada año se registran 100 siniestros por un importe de 1000 euros cada uno, la prima que se debería cobrar a cada asegurado sería de 100 euros, resultado de dividir el producto 100 siniestros x 1000 euros entre 1000 viviendas. Si bien en épocas de bonanza apenas se presta atención a este mínimo incremento, en plena crisis no pocos asegurados se plantean si esta acción es legal y si tienen las compañías de seguros derecho a realizarla. Según un estudio la mayoría de los problemas surgen en el momento de la renovación del seguro de coche, ya que solo el 4% de los asegurados recibe la carta de renovación dentro del plazo legal y solo el 8% recibe en estas cartas información sobre el precio actual de su seguro, el precio del año anterior y el por qué de las variaciones. Así, para cancelar cualquier seguro nunca hay que esperar a que llegue la fecha del fin de contrato, sino que es necesario notificarlo antes y que la aseguradora dé su consentimiento.

En el caso de renovación se deberá notificarlo con 2 meses de antelación a la fecha de fin de la cobertura, que viene indicada en el contrato. Además, las coberturas pueden variar de unas compañías a compañías y los precios pueden oscilar bastante según la opción que elijas. Y así, la AP Barcelona, Sección 14ª, Sentencia de 24 de mayo de 2013 (EDJ 2013/116422) apunta que la doctrina tradicional rechaza que la falta de pago de sucesivas primas pueda ser oponible a los terceros perjudicados, (pero referido a ese periodo de suspensión, claro está). Si el tomador abona la prima debida dentro del plazo de los seis meses posteriores a su vencimiento, la cobertura del seguro entrará de nuevo a tomar efecto a las 24 horas del día en que se hizo efectivo el pago de la prima. Excepción Como excepción a esta regla general, y en determinadas modalidades de seguro de vida, transcurrido un cierto plazo desde la fecha de efecto del seguro, el impago de la prima produce la reducción del seguro contratado (el capital asegurado queda reducido a un determinado importe, quedando el tomador liberado del pago de sucesivas primas). Lo habitual es que en la renovación de un seguro se produzca una subida de la prima, aunque sea siquiera por la inflación, el Índice de Precios al Consumo (IPC).

Asimismo se darán también unos consejillos para intentar rebajar el coste de la misma, o al menos para conseguir que ésta no se incremente más allá de lo razonable. Prima de Seguro PRIMA DE SEGURO DE UN VEHÍCULO En el caso de los vehículos, si la prima se ha incrementado con respecto al año pasado, ello en este caso obedece a que la siniestralidad en el mercado también ha aumentado y las compañías aseguradoras reparten a la tarifa base estos repuntes independientemente del historial de siniestros de un cliente en concreto. Y es que la Ley establece que para darse de baja de una compañía de seguros hay que avisar con antelación dos meses antes, sin embargo, éstas no siempre son tan transparentes. Respetándose los límites anteriores, existe libertad de competencia, por lo que la Administración no interfiere en los precios. La modificación del precio del seguro tendrá lugar a partir del momento en el que las partes lo acuerden por escrito. El contrato se fue prorrogando anualmente. Si no puedes afrontarlo, trata de negociar con la compañía de seguros un aplazamiento de ese incremento de la prima, o incluso que no se te aplique ese encarecimiento, o busca una reducción de coberturas para abaratar la poliza. Sólo aparece el precio de la prima del ejercicio por el que se pasará el recibo; y en caso de subida, no aparecen desglosados los motivos por los que se ha elevado el precio de la prima del seguro.

Estos datos se desprenden de una encuesta realizada el comparador de seguros que se ha puesto en contacto con Unespa, la patronal de las aseguradoras, la Dirección General de Seguros y el Ministerio de Economía con motivo de una recogida de 5.000 firmas “que esperamos tener en menos de tres meses” para que promover un “cambio en la Ley”. La entidad cobra una parte del producto para generar un fondo con el que se pagan las indemnizaciones en casos especiales en los que las compañías no garantizan una compensación frente a determinados siniestros. Cuando se opta por el fraccionamiento del precio del seguro, las entidades pueden dividir también el porcentaje de la prima que va destinado al Consorcio. En ese caso, no hay nada que hacer. Por último y para terminar, en el caso de que el seguro que desees cancelar sea uno vinculado a la hipoteca, ya sea de Vida o de Hogar, no sólo tendrás que enviar la notificación de rescisión con 60 días de antelación a la fecha de fin del contrato, también necesitarás obtener el consentimiento del banco. Interpretación del artículo 15.1 LCS El artículo 15.1 LCS plantea diversos problemas de interpretación entre ellos, el de si la aseguradora viene obligada o no a satisfacer la cantidad comprometida en aquellos supuestos en los que a la fecha del siniestro no se había abonado la primera y única priva del seguro por culpa del tomador, esto es, si las coberturas contractuales en tales supuestos quedan sin efecto, liberando a la aseguradora de su obligación de indemnizar el riesgo contratado.

Se afirma que si el precepto contempla que el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a reclamar el pago de la prima es porque la relación contractual quedó perfeccionada con la aceptación de la proposición del seguro o, con la emisión y firma de la póliza (arts., la siguiente doctrina: “Para que la compañía aseguradora quede liberada de la obligación de indemnizar al perjudicado en el contrato de seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor por impago de la primera prima o prima única por culpa del tomador, es necesario que acredite haber dirigido al tomador del seguro un correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio admitido en derecho que permita tener constancia de su recepción, por el que se notifique la resolución del contrato”. Si no hay pacto, la entidad aseguradora debe acreditar que ha presentado el recibo al cobro, sin que se le haya efectuado su abono, si bien esta última consecuencia resulta que, habiéndose cumplido la presentación, se siga en la posesión o tenencia del recibo. En el supuesto en que no se respetase este plazo, la subida de primas no podrá aplicarse, por no haberla consentido el asegurado y la entidad deberá respetar la prima del periodo anterior.

Como vemos, las entidades aseguradoras tienen potestad para aumentar anualmente la prima a sus asegurados, pero eso sí, este aumento debe ser equitativo y debe estar basado en criterios actuariales y el mismo se debe notificar con un preaviso de dos meses. Por ello, cualquier modificación de la prima supone una modificación contractual conforme al artículo 1.203.1 del Código Civil, en consecuencia, no cabe dejar al arbitrio de uno de los contratantes la variación de esta obligación pactada, prescindiendo del consentimiento de la otra parte. ¿Qué ocurre si la compañía aseguradora me comunica la subida faltando menos de dos meses para que finalice el contrato? Pues usted decide. Pero asumir el coste del seguro en varias mensualidades no significa fraccionar el contrato. Un ejemplo básico sería el IPC anual. Se “hace necesario distinguir los efectos que el impago de la primera prima alcanzan a acarrear en el ámbito interno de la relación contractual y respecto de terceros”. Especialmente si se trata de un asegurado que se ha quedado en el paro, o que ha sufrido un fuerte reducción de su capacidad de poder adquisitivo.

Ello, como hemos dicho, salvo que el siniestro se produzca más allá del periodo de suspensión. Por su naturaleza y finalidad es primordial que esté presente en el contrato. Por ello, por ejemplo, la AP Baleares, Sección 3ª, en Sentencia de 24 de julio de 2012 (EDJ 2012/204113) apunta a este respecto que en relación a una situación de impago recuerda que la Sentencia del TS de 17 de octubre de 2008 (EDJ 2008/190067) que “cuando se pactó la domiciliación bancaria, la entidad aseguradora debe probar que presentó el recibo y que le fue devuelto por falta de fondos en el tiempo en que había de ser abonado, pero en modo alguno precisa acreditar, para que se produzca el incumplimiento del tomador, con el efecto suspensivo de la cobertura, que el Banco se lo comunicó al cliente, ni tiene que efectuar ningún tipo de requerimiento o comunicación al tomador. Por otro lado, el precio de la prima también dependerá de la duración del contrato y del límite que se haya puesto a la indemnización por el riesgo asegurado.

¿Cómo se calcula la prima de seguros? clases prima seguros Prima pura: se trata del valor actual del riesgo asegurado en función de las estadísticas realizadas y el tipo de interés técnico atribuido prima seguros calculo Prima de inventario: prima pura + gastos de administración Prima de tarifa: prima de inventario + gastos gestión externa Prima total: prima de tarifa + impuestos, Consorcio de Compensación de Seguros, Comisión Liquidadora de Entidades Aseguradoras… Clases de primas de seguros Prima única: prima a la que se hace frente mediante un único pago durante la duraciín del seguro. y desestima la demanda contra, al considerar que habiéndose dejado de pagar el primer fraccionamiento de la prima resulta de aplicación el apartado 2 del artículo 15 de la LCS, y es en ese momento que empieza el plazo de gracia de un mes, y a partir de entonces se suspende la cobertura del seguro, hasta la extinción del contrato a los seis meses del impago.

En este caso, el Tribunal Supremo entiende que el contrato de seguro quedó extinguido a los seis meses del impago del primer recibido girado por a la cuenta en que tenía domiciliado su pago y dado que el siniestro ocurrió con posterioridad a la extinción del contrato de seguro, Telefónica carecía de la acción directa frente a Sentencia 472/2015, de 10 de septiembre de 2015 Supuesto de hecho concertó una póliza de seguro de vida con Aseguradora Se pactó el fraccionamiento del pago de la prima por semestres. Por ello, el 19 de febrero de 2010 el contrato de seguro quedó extinguido, y cuando más tarde falleció el Fausto para advertirle de la falta de pago de la prima. El 20 de enero de 2011, falleció ese opuso al pago del capital asegurado 115.000 euros, por entender que la póliza de seguro de vida había quedado resuelta previamente por falta de pago. La esposa del fallecido interpuso una demanda en la que ejercitaba una pretensión principal contra, para que se declarara la vigencia del reseñado contrato de seguro de vida de 19 de febrero de 2009, y se condenara a al pago de la suma asegurada, 115.000 euros, más los intereses del artículo 20 LCS. Fundamentos de Derecho El Tribunal Supremo, desestima el recurso de casación interpuesto por la esposa del fallecido, dado que considera que se dejó de pagar el segundo fraccionamiento de la segunda anualidad, que vencía el 19 de agosto de 2009, y transcurridos los seis meses desde este impago de la segunda prima, sin que el asegurador hubiera reclamado su pago, el contrato de seguro quedó extinguido de forma automática y por efecto de la propia disposición legal, sin que fuera preciso instar la resolución por alguna de las partes.

Las consecuencias del régimen establecido son, sin embargo, distintas en los dos supuestos contemplados. La prima fraccionada es aquélla que, aunque calculada en períodos anuales, es liquidada mediante pagos periódicos más reducidos; por tanto, si la prima señalada lo ha sido en concepto de prima fraccionada, y el siniestro se produce, la entidad aseguradora puede exigir al tomador el abono de las restantes fracciones de prima no abonadas, o lo que es igual, descontárselas de la cantidad que en virtud del siniestro deba pagar. La prima fraccionaria está calculada estrictamente para un período de tiempo inferior al año, durante el cual tiene vigencia el seguro. Si la edad del tomador es mayor, la cuantía a pagar también crecerá. No me han avisado y el recibo del seguro es más caro. Y a la vista del mismo, en el caso estudiado, la respuesta tanto reglamentaria como jurídicamente ha de ser negativa.

Para resolver la póliza del seguro obligatorio no basta con acreditar la culpa del tomador en caso de impago de la prima, para lo cual será suficiente acreditar el impago del recibo presentado al cobro por la aseguradora con cargo a la cuenta designada por el tomador, devuelto por falta de fondos –SSTS En las modalidades de seguro en que por disposiciones especiales no se exija la emisión de la póliza el asegurador estará obligado a entregar el documento que en ellas se establezca”. En ocasiones puede suceder que el asegurado comunique a su compañía la baja el seguro del coche, y que esta le deniegue la petición esgrimiendo que debería haber avisado con dos meses de antelación. El plazo del período de pago puede ser mensual, trimestral, anual, etc. El pago de la prima anual estaba fraccionado en dos recibos.

De esta manera, la compañía de seguros al cobrar la prima se ve obligado a cumplir con las coberturas estipuladas en la póliza del seguro. clases prima seguro cálculo Cabe destacar que la cantidad de la prima depende del tipo de riesgo asegurado y es fijada de antemano por la compañía de seguros. Total o final Fotografía de Portada. Las entidades aseguradoras no gozan de una libertad absoluta a la hora de fijar las primas que los asegurados deben abonar por sus seguros. De la misma manera, las situaciones que hagan que el riesgo sea menor, facilitará la rebaja de la prima. Los expertos de las compañías aseguradoras, que valoran cuestiones económicas y demográficas, realizan diversas previsiones sobre las primas que abonan los asegurados y establecen las distintas cantidades que son necesarias para que las compañías puedan hacer frente a los posibles siniestros. Existen algunos supuestos que disparan las alertas en las aseguradoras y que pueden llevar al aumenta de las primas de sus contratos: En el caso de los seguros de coche las características de seguridad del vehículo y la edad del conductor, son determinantes para fijar la prima. Haciendo de esa forma la finalización de la relación entre asegurado y aseguradora. Un dato importante.

Supone que una de las partes contratantes ha cumplido con la obligación que le incumbía quien podrá resolver la relación obligatoria, con su consiguiente extinción, basada en aquél incumplimiento de la contraparte, de la obligación que le incumbía. Y en cuánto a la Compañía y al aumento de la prima es importante que tengamos claro lo siguiente: La Dirección General de Seguros diferencia entre dos supuestos: cuando la modificación de la prima está prevista en el contrato y cuándo no está prevista en el contrato. Cuando la modificación de la prima está prevista en el contrato: en este supuesto, no se requiere una nueva aceptación del tomador ya que prestó su consentimiento al suscribir el seguro inicialmente. Cuando la modificación de la prima no está prevista en el contrato: en este caso, el aumento de la misma debe ser aceptada por el tomador del seguro, y ello, en aplicación del artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguros. Si la aseguradora pretende el aumento de la prima para el nuevo periodo de cobertura, deberá comunicar al tomador del seguro el incremento con dos meses de antelación al vencimiento del contrato.
consorcio de seguros