Archivo de la categoría: corredores de seguro

El seguro, la tarifa y la poliza

comparador de seguros de cochePorque en caso negativo sólo quedan tres opciones: reclamar a la compañía de seguros; reducir coberturas para conseguir un seguro más barato; o cambiarte de entidad en busca de la mejor relación calidad/precio. En este último caso, Durán recuerda que “cuando el asegurado no es informado de esa subida de la prima puede reclamar a la compañía y ésta deberá mantener el precio anterior, sin aplicar la subida. Todo tiene una subida “legal” por la cual no tienen porque avisarte. Otro tema es cuando no se trata de esa subida “lógica” del IPC, sino que su incremento de debe a una subida general del seguro en cuestión o en tu póliza en concreto. ¿Qué puedo hacer? ¿Tengo que pagarla? No tiene porqué pagarla. (en adelante Seguros ) como acreditó con un justificante bancario conforme al cual no existía saldo en la fecha en que se adeudó el recibo para el cobro de la primera prima. La póliza del referido contrato entró en vigor el 27 de abril de 2007 y tenía una duración anual.

Y de la misma manera que con los coches, a medida que llega su vencimiento es conveniente ponerse en contacto con la misma para tratar estos temas, a ser posible disponiendo de alguna oferta de otra compañía de la competencia que, a igualdad de coberturas, rebaje el precio que se tiene en la actualidad, lo que sin duda conllevará que la actual compañía de seguros ajuste el precio del seguro y de esta manera consigamos ahorrarnos unos buenos euros, o en caso de que finalmente no sea así, al menos ya dispongamos de otra oferta para proceder al cambio de compañía.

Partiendo del hecho de que el importe de la prima del seguro es punto esencial del contrato que tenemos con nuestra compañía aseguradora, cualquier modificación de la prima supone una variación contractual del contrato entre las partes -aseguradora y asegurado- y no puede dejarse la variación de las clausulas pactadas a la voluntad de uno de los contratantes sin el consentimiento de la otra parte, según nuestro Código Civil. Si tu aseguradora quiere aumentar el precio de la prima, necesariamente tendrá que tener tu expreso consentimiento previo y para ello debe cumplir una serie de formalidades que vienen dadas por la propia Dirección General de Seguros, en especial cuando se trate de aumentos de la prima de seguro en el sentido de que si la modificación de la prima estuviese prevista en el contrato, no se requeriría la aceptación del asegurado porque ya que dio su consentimiento inicialmente al aceptar y firmar la póliza del seguro; pero si no se hubiese previsto en el contrato inicial, entonces sí que debe de ser aceptada por el asegurado. Si la compañía aseguradora pretende aumentar la prima de tu seguro de coche o seguro de moto cuando te toque renovar tu póliza, deberá comunicártelo con un mínimo de dos meses de antelación al vencimiento, y entonces podrás aceptar u oponerte.

Por ello en tal caso, se debe comentar personalmente con la aseguradora. Como consecuencia del mismo, el Consorcio de Compensación de Seguros indemnizó a los perjudicados, ocupantes de otro vehículo, por los daños y perjuicios ocasionados, una indemnización por importe de 369.062,34 euros. El propietario del vehículo causante del siniestro había suscrito un contrato de seguro con la entidad  Compañía de Seguros y Reaseguros, Éstas intervenciones no tienen por qué ser de gravedad. Tu compañía te tiene que informar cuando se produzcan modificaciones en el precio o las coberturas del contrato, y podrás decidir si estás conforme con ellas o no, aunque queden menos de 2 meses para la renovación.

Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación” El apartado 2 trata sobre el caso del impago de una prima del seguro sucesiva –en casos de primas fraccionadas–, el cual dispone que “la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Cabe destacar que a los cinco meses de no haber pagado la prima de seguro, la cobertura quedará en suspensión y la compañía de seguros en caso de siniestro no indemnizará. Ver, leer y releer siempre muy bien el contrato del seguro. La subida es legal cuando la variación del importe esté debidamente contemplada, en la póliza firmada por ambas partes al inicio de su relación. Ejemplo. El artículo 22 de la ley indica textualmente que “las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de 2 meses de anticipación a la conclusión del periodo del seguro en curso”. recuerda que “La Ley establece que para darse de baja de un seguro, el cliente debe avisar a la compañía al menos dos meses antes del vencimiento de la póliza.

Y, en su consecuencia, se produce una resolución ex lege en el supuesto de inactividad por parte del asegurador Exigencia de prueba de la aseguradora de haber presentado al cobro el recibo del cargo de la prima sucesiva Por regla general nadie acude a una aseguradora a pagar un recibo de una póliza de seguro, sino que el sistema habitual es el de la domiciliación bancaria, aunque es cierto y verdad que todavía se dan los casos de asegurados que pagan en mano a sus agentes, pero las compañías son reacias cada vez más a admitir este sistema de pago y exigen el pago por entidad bancaria, porque así se evitan también que los agentes de seguro tengan que estar devolviendo a la aseguradora las primas cobradas por estos a los asegurados. Para el nacimiento de la facultad resolutoria de la aseguradora se exige, en cualquier caso que el impago sea por culpa del tomador, prueba que corresponderá a la aseguradora teniendo en consideración que en la apreciación de la situación de impago deberán valorarse las conductas de ambas partes a tenor del modo en que se hayan obligado.

En caso de que la relación quede circunscrita sólo y exclusivamente a la Compañía Aseguradora y al asegurado, el cual carecerá de la acción indemnizatoria frente a su asegurador (que, en principio, se le reconoce en los arts. Ahora bien, si se trata del ejercicio de la acción directa por el perjudicado, dicha circunstancia, es decir la suspensión del contrato, no le será oponible al perjudicado, dado que el contrato no se ha extinguido, queda únicamente en suspenso, tratándose de una excepción de carácter personal que no es oponible frente al perjudicado por disposición del artículo 76 LCS -Sentencias de AP Madrid, Sección 14ª, de 30 de junio de 2011 (EDJ 2011/185666) y de AP Barcelona, Sección 13ª, de 16 de junio de 2011 (EDJ 2011/183207), entre otras-. El tercero perjudicado es inmune a las relaciones existentes entre asegurador y asegurado pero siempre que el siniestro se produzca como mucho dentro de los seis meses siguientes el vencimiento de la póliza Debe recordarse que siempre y cuando los hechos del siniestro hayan ocurrido dentro de los plazos que marca el artículo 15 LCS el perjudicado no dejará de percibir su importe de la aseguradora aunque esta, a su vez, repita más tarde contra el asegurado si considera que ante el impago de la prima y transcurso de los plazos marcados resultó que la aseguradora se vio obligada a pagar a los perjudicados.

Si optas por este último camino, debes tener en cuenta que para no renovar un seguro debes comunicarlo a la compañía aseguradora dos meses antes del vencimiento de la póliza. Hay que leer con detenimiento el contrato del seguro para comprobar si la modificación del precio no estaba prevista en la póliza. Por ejemplo, en un seguro del hogar, la prima puede variar si se añaden elementos nuevos al inventario asegurado, o si se hacen reformas que incrementen el valor de la vivienda. Por último, está la prima fraccionaria, que se calcula en base a un período temporal de un año pero cuyo seguro tiene una vigencia menor. Es decir, que la aseguradora está asumiendo más riesgo del previsto al principio del año (momento en el que se hizo el cálculo), al haber facturado más y se debe pagar una prima adicional, proporcional al exceso de facturación que se ha tenido. Si al principio de la anualidad se hubiera sabido que la facturación iba a ser de 300.000 €, el cálculo de la prima sería: 300.000 € x 1 % = 3.000 € Sin embargo, sólo se pagó 1.000 €, porque la facturación aportada entonces fue de 100.000 €. Como nadie puede prever con exactitud lo que se va a facturar en el futuro, se toma como base la última facturación conocida, y al final de la anualidad del seguro se “regulariza” la prima con la facturación real que se ha tenido.

¿Y qué ocurre si se factura menos de lo previsto o que la anualidad anterior? ¿se devuelve prima? Un factor a tener en cuenta, y del que debemos hablar, es lo que una aseguradora llama “prima mínima”. La prima, en cada una de estas pólizas, era anual, sin perjuicio de que se hubiera pactado un fraccionamiento de pago por trimestres. Falta de pago de prima única y falta de pago de prima sucesiva. Sin embargo, la suspensión de la cobertura del seguro no opera frente al tercero que ejercite la acción directa del artículo 76 LCS, en la medida en que este mismo precepto prevé que La acción directa es inmune a las excepciones que puedan corresponder al asegurador contra el asegurado. Transcurridos los seis meses desde el impago de la prima, sin que el asegurador hubiera reclamado su pago, el contrato de seguro quedará extinguido de forma automática y por efecto de la propia disposición legal, sin que sea preciso instar la resolución por alguna de las partes. El siniestro ocurrido con posterioridad a la extinción del contrato no queda cubierto por el seguro, y por ello el asegurador no sólo no responderá de la indemnización frente al asegurado, sino que tampoco lo hará frente al tercero que pretenda ejercitar la acción directa.

A continuación, procedemos a destacar dos sentencias del Tribunal Supremo que han aplicado la doctrina anteriormente expuesta: Sentencia 357/2015 de 30 de junio de 2015 Supuesto de hecho La empresa concertó con la compañía Seguros de Empresas, un seguro de responsabilidad civil, el 14 de marzo de 2000. Única Siendo así que si se considera extinguido el contrato, es obvio que resulta inviable pretender el pago de primas correspondientes a periodos posteriores a esa extinción. C) La aseguradora responde frente a terceros de los daños y lesiones causados por su asegurado dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la póliza aunque en las relaciones inter partes asegurador-asegurado son distintas En ese periodo de suspensión de la vigencia de la póliza lo que está claro es que este efecto jurídico lo es solamente entre las partes del contrato, pero “de puertas hacia fuera” la vigencia existe en cuanto a la necesidad de admitir jurídicamente la responsabilidad de la aseguradora frente a los perjudicados por la actuación irresponsable en la conducción del asegurado.

En cualquier caso, el asegurador, cuando el contrato esté en suspenso, sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso” El impago de una de las primas siguientes, lógicamente, presupone que el contrato, que ya había comenzado a desplegar todos sus efectos con anterioridad, se ha prorrogado automáticamente y ninguna de las partes lo ha denunciado en los términos del artículo 22 LCS. En estos casos, desde el impago de la prima sucesiva, durante el primer mes el contrato continúa vigente y con ello la cobertura del seguro, por lo que si sucede un siniestro en este periodo de tiempo, la compañía está obligada a indemnizar al asegurado en los términos convenidos en el contrato y responde frente al tercero que ejercite la acción directa del artículo 76 LCS. A partir del mes siguiente al impago de la prima, y durante los cinco siguientes, mientras el tomador siga sin pagar la prima y el asegurador no haya resuelto el contrato, la cobertura del seguro queda suspendida.

Por ello, cualquier modificación de la prima supone una modificación contractual conforme al artículo 1.203.1 del Código Civil, en consecuencia, no cabe dejar al arbitrio de uno de los contratantes la variación de esta obligación pactada, prescindiendo del consentimiento de la otra parte. ¿Qué ocurre si la compañía aseguradora me comunica la subida faltando menos de dos meses para que finalice el contrato? Pues usted decide. Y, por tanto, tendrá que respetar la prima del periodo anterior hasta el vencimiento del siguiente periodo, generalmente un año. Hay que destacar que la subida debe ajustarse a unos criterios de equidad y suficiencia, se debe sustentar en cálculos actuariales de costes y riesgos, que no pueden ser discrecionales. Cada día es más frecuente encontrar las quejas de muchos asegurados a quienes les han subido la prima anual de su seguro, sobre todo cuando la compañía detecta una mayor probabilidad de siniestralidad en el asegurado, ¿por qué otras razones puede darse este aumento de precio? ¿Cuándo una aseguradora supera las exigencias legales existentes en este respecto? Cuando se trata del precio de nuestra prima del seguro, cualquier aspecto que pueda llegar a aumentar los riesgos del propio asegurado, puede hacer que nuestro seguro cueste más.

En ellos se atienden y resuelven todas las demandas susceptibles de quejas y reclamaciones por parte de los clientes, siempre que estén relacionadas con sus intereses y derechos legalmente reconocidos. Estas acciones deben ser atendidas y resueltas en el plazo de dos meses desde su presentación en los departamentos correspondientes de cada aseguradora. En los departamentos de atención al cliente se atienden y resuelven todas las demandas susceptibles de quejas y reclamaciones También se encuentra a disposición de los clientes, en las oficinas de las entidades, el reglamento para la Defensa del Cliente, por el que se regula el funcionamiento interno de las quejas y reclamaciones, la actividad y procedimientos del departamento de atención al cliente o del defensor del cliente, así como las relaciones entre ellos. Las aseguradoras no avisan a sus clientes con dos meses de antelación sobre cuál será la prima que deberán pagar para la renovación de su seguro de coche.

La Ley de Contrato de Seguro es demasiado abierta y existe una “falta de transparencia de las aseguradoras” a la hora de informar a sus asegurados en la renovación de las primas de sus seguros de auto. La mayoría de las compañías no avisan con los dos meses de antelación que sí les exige la Ley a estos últimos a la hora de cancelar su póliza. Asimismo, responderán al régimen de libertad de competencia en el mercado de seguros sin que, a estos efectos, tenga el carácter de práctica restrictiva de la competencia la utilización de tarifas de primas de riesgo basadas en estadísticas comunes” Las tarifas de primas no están sujetas a autorización administrativa, ni deben remitirse a la Dirección General de Seguros, sin perjuicio de que pueda reclamarlas a la Entidad Aseguradora. Sin embargo, la suspensión de la cobertura del seguro no opera frente al tercero que ejercite la acción directa del artículo 76 LCS, en la medida en que este mismo precepto prevé que La acción directa es inmune a las excepciones que puedan corresponder al asegurador contra el asegurado. Transcurridos los seis meses desde el impago de la prima, sin que el asegurador hubiera reclamado su pago, el contrato de seguro quedará extinguido de forma automática y por efecto de la propia disposición legal, sin que sea preciso instar la resolución por alguna de las partes.

El siniestro ocurrido con posterioridad a la extinción del contrato no queda cubierto por el seguro, y por ello el asegurador no sólo no responderá de la indemnización frente al asegurado, sino que tampoco lo hará frente al tercero que pretenda ejercitar la acción directa. A continuación, procedemos a destacar dos sentencias del Tribunal Supremo que han aplicado la doctrina anteriormente expuesta: Sentencia 357/2015 de 30 de junio de 2015 Supuesto de hecho La empresa concertó con la compañía Seguros de Empresas, un seguro de responsabilidad civil, el 14 de marzo de 2000. Entre las preguntas que más nos hacéis a través del consultorio nos encontramos con ésta ¿Están obligadas las Aseguradoras a notificar un aumento en la prima del seguro?. Un ejemplo básico sería el IPC anual. Este hecho no lo recoge el invar. Sentencia de Apelación Interpreta el artículo 15 LCS y concluyó que a pesar de estar acreditado el impago de la primera prima por falta de fondos, por tanto por culpa del tomador, no se había acreditado la comunicación fehaciente de la resolución del contrato a la aseguradora, por lo que ésta no quedaba liberada del cumplimiento de sus obligaciones.

Señalaba que el párrafo 1º del artículo 15 LCS viene a establecer el derecho del asegurador a optar entre resolver el contrato o exigir el pago de la prima. La cuota o prima del seguro debe ser proporcional al tiempo de duración del seguro, a la probabilidad de que ocurra el siniestro y a la cantidad asegurada. Al igual que muchas tiendas permiten a sus clientes pagar a plazos productos como electrodomésticos, móviles u ordenadores, algunas aseguradoras también posibilitan la opción de fraccionar el pago del seguro. En concreto, les reclamaba la suma de 188.453,08 euros. Fundamentos de Derecho En este supuesto, el Tribunal Supremo en aplicación de la doctrina expuesta, el Tribunal Supremo confirma la sentencia de la Audiencia Provincial que estimo la demanda presentada por Telefonica contra. El número 6 de dicho precepto establece que en todo lo no previsto expresamente en dicha ley y en sus normas reglamentarias de desarrollo, el contrato de seguro de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor se regirá por la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro.

Por su parte el Reglamento del Seguro Obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, aprobado por RDL 1507/2008, de 12 de septiembre, que desarrolla la anterior, regula los efectos de dicha solicitud y de la proposición del seguro obligatorio en su artículo 12. Y aquí son de una gran ayuda los comparadores de seguros. En caso de siniestro, la compañía de seguros hará frente a la indemnización sin reclamar al asegurado el pago del resto de la prima. ¿Cuándo debo pagar la prima de seguros? La primera prima de seguros debe pagarse en el momento en el cual se firme la póliza de seguros con el fin de estar cubierto del riesgo asegurado. No sólo no se devuelve sino que el dinero quedaría en “depósito” en dicha compañía aseguradora que se lo restaría al contratar una póliza para un nuevo vehículo. Este condicionante impide una normal competencia entre las aseguradoras que añadida al retardo en las condiciones de la renovación de las pólizas hacen que un 42% lleve más de cinco años con la misma compañía de seguros. En España hay más de 20,5 millones de pólizas de automóviles según datos de Icea (Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras) y cada asegurado paga una media de 409,3 euros al año por su seguro. La principal razón para cambiar de aseguradora sería el precio (59%), seguido de las coberturas (19%) y del servicio (9%).

Si transcurrido dicho plazo no hubiera rechazado la contratación, se entenderá que ha sido admitida. El segundo párrafo, prevé el supuesto de que la iniciativa en la contratación para de la propia aseguradora, y contiene una referencia al impago de la primera priva. De inventario Estaría en su absoluto derecho en virtud de lo especificado en el artículo 22 de la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro. En primer lugar, se analiza el número y el coste de los accidentes que han tenido lugar en los últimos años para, a partir de estas cifras, observar la tendencia.

Y también las primas correspondientes al año siguiente. Después de sucesivas comunicaciones por correo electrónico, la aseguradora remitió un burofax en el que le reclamaba las primas del año 2009 y del 2010, que sumaban un total de 772.782,63 euros. El 29 de mayo de 2012, interpuso una demanda para la reclamación judicial de las primas pendientes de cobro del año 2009 y del 2010, que sumaban un total de 772.782,63 euros. Fundamentos de Derecho El Tribunal Supremo dice que el artículo 15.2 LCS regula los efectos del impago de la prima del seguro sucesiva, no el plazo para su reclamación., la siguiente doctrina: “Para que la compañía aseguradora quede liberada de la obligación de indemnizar al perjudicado en el contrato de seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor por impago de la primera prima o prima única por culpa del tomador, es necesario que acredite haber dirigido al tomador del seguro un correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio admitido en derecho que permita tener constancia de su recepción, por el que se notifique la resolución del contrato”. En efecto, la propuesta y su aceptación pueden existir independientemente del pago de la prima, aunque éste sea un elemento demostrativo de su existencia.

Sin embargo, en el caso examinado no debe entenderse aplicable esta prescripción legal, en virtud de los siguientes argumentos: a) la falta de pago de la prima con anterioridad al siniestro a que se refiere el artículo 15 LCS sólo puede producir el efecto de liberar de su obligación al asegurador en el caso de que la falta de pago sea imputable al tomador, pues así se infiere, en una interpretación sistemática, de la relación de este precepto con el inciso que lo precede, que alude a la culpa del tomador en el impago de la prima; y en una interpretación lógica, de la finalidad que con él se persigue de eximir al asegurador del cumplimiento del contrato por razón del incumplimiento de la obligación principal del otro contratante.

Para resolver la póliza del seguro obligatorio, frente a terceros, es necesario además, conforme al artículo 20.2 RD 7/2001, acreditar, la comunicación recepticia dirigida al tomador del seguro declarando resuelto y sin efecto alguno el contrato y verificadas ambas circunstancias, la aseguradora quedará liberada de su obligación de indemnizar. La prima corresponde a la compañía de seguros por entero durante todo el tiempo convenido como duración del contrato, aunque el pago se realice de forma fraccionada por acuerdo entre las partes (ya sea trimestral, semestral, etc.). El contrato se fue prorrogando anualmente. Y el cliente se encuentra con que tiene que pagar más por su seguro. Conforme al primer apartado, cuando es el tomador quien solicita la contratación del seguro obligatorio, a partir del momento en que la solicitud esté diligenciada por la entidad aseguradora o su agente, mediante la entrega al solicitante de copia sellada, producirá los efectos de la cobertura del riesgo durante un plazo de quince días. No lo exige la Ley ni ninguna disposición reglamentaria , y no lo exige la jurisprudencia…”. Este tipo de prima la aplican las mutualidades de seguro, en las que las devoluciones de excedentes a los socios mutualistas provocan cambios de un año a otro.

Así, las entidades aseguradoras cuentan con expertos estadísticos y actuariales que utilizan técnicas basadas en materias como la estadística, la economía, la demografía, etc., para realizar previsiones sobre si con las primas que abonen los asegurados se obtiene las cantidades necesarias para que la entidad pueda constituir provisiones técnicas adecuadas que le permitan cubrir los siniestros. De esta forma, en cualquier caso la prima de la tarifa se debe ajustar a los principios de indivisibilidad, invariabilidad, suficiencia y equidad, lo que ya nos indica que las entidades aseguradoras, aunque gozan de libertad para establecer el precio que estimen por conveniente, esta debe ser suficiente y no pueden fijarlo de una forma indiscriminada y sin fundamento.

Además, es criterio adoptado por el Servicio General de Seguros y Fondos de Pensiones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones sobre la base del artículo 22 de la Ley del Contrato de Seguro, que el aumento de la prima debe notificarse al asegurado con una antelación mínima de dos meses a la renovación anual de la póliza, para que éste cuente con suficiente tiempo para decidir si desea prorrogar o no su contrato de seguro. Aunque esta definición no se corresponde con la realidad del mercado, ya que, existen otros tipos de contratos de seguros que versan sobre la vida o el seguro de lucro cesante. “aquel por el que el Asegurador se obliga, mediante el cobreo de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los limites pactados, el daño producido al Asegurado mediante un capital, una renta o la prestación de un servicio” En resumen: el Asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima, a indemnizar el daño producido. La prima o precio del seguro: El tomador del seguro debe pagar la prima establecida más los impuestos, tasas y demás recargos que establecen o autorizan las reglamentaciones de la actividad aseguradora.

Pago de comisiones a la red, marketing,… Recargo a favor del Consorcio de Compensación de Seguros. Impuesto sobre Primas de Seguro. Para el caso de vehículos:El precio final = prima neta + impuestos + recargos La prima es la prestación dineraria o precio que el tomador del seguro debe pagar como contraprestación de la asunción del riesgo por parte del asegurador. El contrato de seguro puede celebrarse a prima: Única: se fija unitariamente su importe para toda la duración del seguro y se satisface de una sola vez. Periódica: se fija su importe con arreglo a períodos regulares de tiempo y el pago se efectúa de modo sucesivo y periódico por fracciones de tiempo (mensual, trimestral, semestral, etc.).

El tomador está obligado al pago de la prima en las condiciones estipuladas en la póliza. Pero en tanto no se produce la resolución, el contrato está en suspenso, pero vigente frente a terceros posibles perjudicados. Seguro que en más de una ocasión, cuando has recibido en la cuenta bancaria el cargo correspondiente a la renovación de la póliza del seguro de tu vehículo o vivienda, te has encontrado que el pago realizado era superior a lo que en un principio esperabas, por un lado porque tú no habías dado ningún parte de siniestro en el último año y por otro porque el aumento sufrido va mucho más allá del incremento del IPC. Entendía que no procedía el reembolso de la indemnización conforme al artículo 15 LCS que no exige comunicación alguna de la resolución de la póliza al tomador del seguro. Sentencia de Apelación Interpreta el artículo 15 LCS y concluyó que a pesar de estar acreditado el impago de la primera prima por falta de fondos, por tanto por culpa del tomador, no se había acreditado la comunicación fehaciente de la resolución del contrato a la aseguradora, por lo que ésta no quedaba liberada del cumplimiento de sus obligaciones.

Señalaba que el párrafo 1º del artículo 15 LCS viene a establecer el derecho del asegurador a optar entre resolver el contrato o exigir el pago de la prima. Si la empresa es de nueva constitución, no se puede aportar la facturación del año anterior como base para el cálculo, por lo que se pide una estimación de la facturación prevista para el primer año de funcionamiento. La facturación que se aporta se multiplica por una tasa (%) que propone la compañía, y da como resultado la prima a pagar. Entre ellos está el que te hayan subido la prima del seguro por algún hecho que te expliquen. Esta información suele producirse, por ejemplo, cuando has superado el “tope” de siniestralidad por ejemplo en auto y ven que tu caso concreto y personal merece una subida de prima. Otra forma de enterarte es cuando ya es demasiado tarde, relativamente tarde, cuando ver por sorpresa que el banco ha efectuado un pago del que tu no tenías conocimiento, al menos de su subida.

Esto es debido únicamente como hemos visto en el anuncio a las máquinas. Un humano, lógicamente, mete una serie de parámetros en el ordenador y en función de su resultado la prima sube. Esos parámetros no son al azar. También se tiene en cuenta si va a haber más de un conductor y el uso habitual que se haga del vehículo. La zona de circulación Las aseguradoras aplican tarifas diferentes según la zona geográfica por la cual vaya a circular el vehículo a asegurar. A pesar de que la prima puede fraccionarse, jurídicamente la misma es indivisible, lo que significa que el tomador del seguro está obligado al pago de la prima correspondiente a todo el período adoptado como unidad de tiempo. Lugar de pago La regla es que el pago debe hacerse en el domicilio del tomador, salvo pacto en contrario, que en todo caso habrá de hacerse constar en las condiciones particulares de la póliza. Es importante destacar las consecuencias que el impago de la prima por el tomador representa para los efectos del seguro. este riesgo ya no estaba cubierto por haberse extinguido el seguro de vida. ¿Qué plazo tiene la aseguradora para reclamar la prima del seguro? El pasado día 9 de diciembre de 2015 el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia estableciendo el plazo de prescripción aplicable para la reclamación de las primas sucesivas impagadas en los seguros.

Si se compara y se cambia de aseguradora, el precio de la nueva póliza se situaría en 227,04 euros, lo que arroja un ahorro de 120 euros. Hasta ahora si deseabas cambiar de compañía de seguros debías preavisar con un tiempo mínimo de 2 meses a la aseguradora para la cancelación o no renovación de tu póliza. Desde este año 2016 por modificación de la ley, se reduce el plazo de preaviso a la mitad para el beneficio de los clientes. Recordamos cómo debes hacer para cancelar tu seguro para evitar tener problemas y los nuevos plazos a aplicar. Reducido el plazo de preaviso para cambiar de seguro a partir de 2016 A partir de este año 2016, con previsar a tu compañía con 1 mes de antelación es suficiente, gracias a la modificación del artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro: Y de paso podemos revisar las coberturas de la póliza…

Siempre es recomendable comparar lo que estoy pagando por mi seguro con lo que pagan otros con las mismas o idénticas coberturas. y desestima la demanda contra, al considerar que habiéndose dejado de pagar el primer fraccionamiento de la prima resulta de aplicación el apartado 2 del artículo 15 de la LCS, y es en ese momento que empieza el plazo de gracia de un mes, y a partir de entonces se suspende la cobertura del seguro, hasta la extinción del contrato a los seis meses del impago. En este caso, el Tribunal Supremo entiende que el contrato de seguro quedó extinguido a los seis meses del impago del primer recibido girado por a la cuenta en que tenía domiciliado su pago y dado que el siniestro ocurrió con posterioridad a la extinción del contrato de seguro, Telefónica carecía de la acción directa frente a Sentencia 472/2015, de 10 de septiembre de 2015 Supuesto de hecho concertó una póliza de seguro de vida con Aseguradora Se pactó el fraccionamiento del pago de la prima por semestres.

Por ejemplo, si se aporta una facturación de 100.000 €, y la tasa que se aplica es el 1%, la prima neta (sin impuestos) a pagar es de: 100.000 € x 1% = 1.000 €. Ahora bien, puede ocurrir que a la empresa en cuestión le van muy bien las cosas y en vez de facturar 100.000 €, como el año anterior, facturen 300.000 €. Aceptada la proposición por el tomador, el asegurador deberá entregar la póliza del seguro en el plazo de diez días”. Establece que es precisamente este último precepto especial el que determina en el seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, la forma en que la resolución del contrato referida en el artículo 15.1 LCS debe entenderse debidamente efectuada para que proyecte los efectos liberatorios respecto de la compañía aseguradora.

Y ello porque probar la culpa más allá que la propia dejación en el pago podría convertirse en una prueba diabólica difícil de conseguir, por lo que probado el impago si el asegurado no acredita algunas vías por las que ha intentado pagar y no lo ha hecho la aseguradora no puede ser compelida a probar lo que no puede hacer. Por ejemplo, en esta trascendental cuestión de la prueba de la culpa, la AP Burgos, Sección 3ª, en Sentencia de 17 de abril de 2013 (EDJ 2013/77736) señala que la jurisprudencia ha interpretado el artículo 15.2 en términos muy favorables para el asegurado, sobre todo en los casos de prima domiciliada. Fausto para advertirle de la falta de pago de la prima. El 20 de enero de 2011, falleció ese opuso al pago del capital asegurado 115.000 euros, por entender que la póliza de seguro de vida había quedado resuelta previamente por falta de pago. La esposa del fallecido interpuso una demanda en la que ejercitaba una pretensión principal contra, para que se declarara la vigencia del reseñado contrato de seguro de vida de 19 de febrero de 2009, y se condenara a al pago de la suma asegurada, 115.000 euros, más los intereses del artículo 20 LCS.

Fundamentos de Derecho El Tribunal Supremo, desestima el recurso de casación interpuesto por la esposa del fallecido, dado que considera que se dejó de pagar el segundo fraccionamiento de la segunda anualidad, que vencía el 19 de agosto de 2009, y transcurridos los seis meses desde este impago de la segunda prima, sin que el asegurador hubiera reclamado su pago, el contrato de seguro quedó extinguido de forma automática y por efecto de la propia disposición legal, sin que fuera preciso instar la resolución por alguna de las partes. De entrada para una póliza media de 346,7 euros, el precio de renovación subiría a los 355,5 euros, con lo que se encarecería 8,8 euros. Esto significa que entre las partes no despliega efectos, en el sentido de que acaecido el siniestro en este tiempo, la aseguradora no lo cubre frente a su asegurada. Aceptada la proposición por el tomador, el asegurador deberá entregar la póliza del seguro en el plazo de diez días”.

Establece que es precisamente este último precepto especial el que determina en el seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, la forma en que la resolución del contrato referida en el artículo 15.1 LCS debe entenderse debidamente efectuada para que proyecte los efectos liberatorios respecto de la compañía aseguradora. De esta forma, en vez de pagar de una sola vez la prima de su póliza, la cual puede llegar a ser de un importe elevado, los asegurados pueden abonarlo de forma mensual, trimestral o semestral.

Qué tener en cuenta para fraccionar el pago de la póliza El fraccionamiento de la prima es sólo una modalidad de pago, por lo que las aseguradoras no están obligadas a admitirlo en sus pólizas. Y si la aseguradora no cede, recuerda que para irte y anular la póliza debes notificarlo a la compañía de seguros dos meses antes de su vencimiento. Cuando el incremento de la prima se produzca para la renovación del seguro ya contratado, la entidad aseguradora deberá comunicar al cliente ese encarecimiento con dos meses de antelación al vencimiento de la póliza. La operación de una hernia y, tiempo después, la intervención para corregir una desviación en el tabique nasal, pueden dar razones suficientes a la compañía para considerar al paciente como “de riesgo”. En los seguros de vida, el aumento de probabilidad de fallecimiento también aumenta el incremento de la prima del seguro. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación den indemnizar. Si el impago se produce en una de las primas siguientes, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes (el denominado mes de gracia) después del día de su vencimiento. Si no lo hace, el encarecimiento del contrato será ilegal y, por tanto, la entidad tendrá que mantener la prima de la anualidad anterior.

El asegurado podrá, entonces, aceptar, o no, el nuevo precio del seguro del coche. Conclusiones Con carácter general, en el ámbito del contrato de seguro, con arreglo al artículo 15.1 LCS el impago de la primera prima o de la única prima por culpa del tomador atribuye al aseguradora la facultad de optar entre la resolución o la exigencia de la prima. Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. Aquí es donde entra en juego lo que en seguros se llama “regularización de la prima”. Conclusiones alcanzadas por AP Alicante en unificación de criterios sobre este punto Por ello, y ante los problemas existentes en la interpretación de esta temática, en la AP Alicante nos hemos planteado la necesidad de unificar el criterio ante esta controvertida cuestión, esbozando finalmente la respuesta unificadora que a continuación se transcribe ante la duda siguiente: ¿Cómo repercute la falta de pago de las primas sucesivas en el caso de un siniestro de la circulación? El artículo 15.2 LCS prevé que si el impago se produce durante el mes siguiente al día del vencimiento de la prima impagada, la relación contractual continúa vigente y desplegando toda su eficacia igual que si la prima se hubiera pagado.

Así la STS de 19 de mayo de 1990 recogía ya esta doctrina, señalando que cuando el impago se produce en aquéllas circunstancias, el contrato se encuentra en suspenso, sin virtualidad para exigir contraprestación por parte del asegurado, pero no rescindido ni extinguido por lo que, mientras la aseguradora no ejercita la faculta de resolver el contrato, este subsiste quedando obligada a indemnizar al tercero perjudicado. Recapitulando, en la aplicación del artículo 15.1 LCS se distingue entre los efectos que el impago de la primera prima o prima única tiene en el ámbito interno de la relación contractual, entre el asegurador y el tomador, y los efectos respecto de terceros. En el ámbito interno, el impago por culpa del tomador, provoca la suspensión de la vigencia del contrato, mientras que el asegurador no ejercite la facultad resolutoria pero si el siniestro se produce antes del pago, el asegurador salvo pacto en contrario queda liberado de su obligación de indemnizar al asegurado.

En el ámbito externo, también se produce aquél efecto suspensivo de la vigencia del contrato mientras el asegurador no ejercite la facultad resolutoria si bien, al no hallarse extinguido, si el siniestro se produce antes del pago y del ejercicio por la aseguradora de la facultad resolutoria, el asegurador viene obligado a indemnizar al tercero perjudicado. Por otro lado, el citado artículo 15.1 LCS, nada exige en cuanto a la forma en que la aseguradora debe ejercitar la facultad resolutoria para conseguir los efectos liberatorios de su obligación principal. Pues bien, en mi opinión, esta sentencia viene a contradecir lo anterior al estimar que no es preciso esperar a que se produzca el impago de todos los fraccionamientos (aunque se hubiera abonado el primero), para que comience el plazo de gracia de 1 mes y la consiguiente suspensión. Por último, y respecto al primer supuesto, fija la Sentencia de la Sala 1ª del Tribunal Supremo.

La suspensión de la cobertura significa que, si ocurre el siniestro, el asegurador no está obligado a indemnizar. La primera prima es exigible una vez firmado el contrato de seguro. Así, ser fiel a la compañía de seguros nos hace perder dinero. Y así, la AP Madrid, Sección 12ª, en Sentencia de 9 de mayo de 2013 (EDJ 2013/106028) señala que: “…no habiendo la Mutua reclamado el pago de la anualidad vencida correspondiente al periodo de 7 de febrero de 2.008 a 7 de febrero de 2.009, dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima, que el contrato quedaba extinguido, como así ha sido el caso. Y en este caso en concreto el siniestro se produjo transcurrido más de un mes desde el día de vencimiento para el pago de la prima y en período de suspensión de la cobertura pactada, con lo que el asegurado estaba sin cobertura ante la aseguradora aunque si lo es ante terceros y se produce este antes del transcurso de seis meses desde el vencimiento de la póliza la tendrá en relación al perjudicado por el siniestro.

Por otro lado, aunque se señale que incumbe a la entidad aseguradora la carga de acreditar la referida culpa del tomador en el impago, conforme a la doctrina del TS -Sentencias de 17 de octubre de 2008 (EDJ 2008/190067) y de 25 mayo de 2005 (EDJ 2005/83543), entre otras-, lo cierto y verdad es que la acreditación del impago es causa suficiente y le corresponde al asegurado acreditar circunstancias impeditivas para el pago, o que éste se ha efectuado debidamente. Véase también la Sentencia de AP Cádiz, Sección 2ª, de 23 de abril de 2013 (EDJ 2013/116861). Y aunque la suspensión de la cobertura se produce transcurrido el mes, esa excepción opera únicamente en la relación asegurador-asegurado, no con respecto al tercero perjudicado. Aunque en el FIVA conste la cobertura lo importante es que pueda acreditarse que el contrato está extinguido por transcurso de los seis meses desde el vencimiento para suprimir la cobertura si se produce el siniestro una vez transcurrido este plazo.

Lo importante para determinar si la póliza estaba en vigor, no solo para privar del derecho al asegurado para que la compañía le cubra su siniestro, sino que incluso para que los terceros perjudicados por el siniestro también puedan hacerlo, es que hayan transcurrido esos seis meses desde el vencimiento, ya frente a la presunción del FIVA de que existe cobertura está la probanza de que la prima sucesiva no se ha pagado. Continúa señalando que el efecto suspensivo no es oponible al tercero perjudicado que ejercita la acción directa del artículo 76 LCS.  Ni tan siquiera es preciso que este reciba un aviso previo por parte de su compañía de seguros. Por tanto, esto va a suponer que la compañía aseguradora no pueda oponer la falta de pago de prima frente al tercero perjudicado, salvo que antes de la ocurrencia del siniestro aquella haya comunicado a su asegurado de forma fehaciente la resolución del mismo. Ahora bien, consideramos necesario que la Sala 1ª se pronunciara también respecto de dos cuestiones que se plantean con dicha sentencia.

Así, si en una determinada región hay 1000 viviendas y cada año se registran 100 siniestros por un importe de 1000 euros cada uno, la prima que se debería cobrar a cada asegurado sería de 100 euros, resultado de dividir el producto 100 siniestros x 1000 euros entre 1000 viviendas. Resolución del recurso: desestimación del motivo Comienza señalando la especialidad del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor frente a otro tipo de seguros por sus connotaciones propias de carácter socio económicas que lo convierten en un seguro muy sensible socialmente dada la importancia de la circulación de vehículos a motor, así como las responsabilidades derivadas de los accidentes ocasionados con su utilización. Singularidad y especialidad que el propio Texto Refundido aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, destaca en su artículo 2.6 cuando señala que “en todo lo no previsto expresamente en esta ley y en sus normas reglamentarias de desarrollo, el contrato de seguro de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor se regirá por la Ley 5/1980, de 8 de octubre, de contrato de seguro” En el presente supuesto concreta que, por la fecha del siniestro, resulta de aplicación el Reglamento aprobado por Real Decreto 7/2001, de 12 de enero del que destaca el artículo 20.2, conforme al cual “la proposición del seguro de suscripción obligatoria hecha por la entidad aseguradora o su agente vinculará a la aseguradora por el plazo de quince días.

En consecuencia, el Consorcio de Compensación de Seguros (en adelante CCS) ejercita acción de repetición contra Seguros  para obtener el reembolso de la indemnización. En el caso de tratar con un agente exclusivo de la compañía, la cantidad que el tomador le pague a éste por el seguro se considera como pago de la prima. Nunca nos cansaremos de escribir que las comparaciones nunca son odiosas. ¿La subida está contemplada en el contrato? La primera reacción que debes tener cuando recibas la notificación de la compañía de seguros sobre la prima que vas a pagar por la póliza en 2014 es analizar si la variación del precio está contemplada en la póliza. Podemos distinguir las primas según diversas clasificaciones, en función de si se pagan de una sola vez o de forma periódica, y si son o no constantes a lo largo de la vida del contrato.

Una vez aceptada la proposición por el tomador, se entenderá perfeccionado el contrato, quedando siempre a salvo, en caso de impago de la primera prima por culpa del tomador, el derecho del asegurador a resolver el contrato mediante escrito dirigido al tomador por correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio admitido en derecho, o exigir el pago de la prima en los términos del artículo 15 de la Ley de Contrato de Seguro. Esta componente inicial es la resultante de calcular la probabilidad teórica promedio de que ocurra un siniestro y estimar el impacto del valor económico, lo que permite conocer la cuantía media a pagar por cada siniestro. A la “prima pura” las compañías le suman otras cantidades adicionales por varios conceptos y así se alcanza la prima definitiva, que es la cantidad total que paga el cliente por el coste del seguro.

De producirse el siniestro en este mes el asegurador está obligado a indemnizar al asegurado el daño que se le ha producido (es la llamada eficacia “inter partes”) y ha de responder, en el seguro de responsabilidad civil, frente al perjudicado que ejercite contra él la acción indemnizatoria directa prevista en el artículo 76 de la citada Ley de Contrato de Seguro, y sin que en esta última hipótesis (la denominada eficacia frente a tercero) tenga acción de repetición contra su asegurado. Transcurrido el mes siguiente al día del vencimiento de la prima impagada, durante los cinco meses, si el tomador continúa sin pagar la prima y la relación contractual no ha sido resuelta por el asegurador valiéndose el artículo 1124 CC, queda suspendida la cobertura del asegurador. En la periódica, el tomador y la compañía acuerdan el pago de la prima fraccionado en diferentes momentos durante la vigencia del seguro.

Por ejemplo, si se aporta una facturación de 100.000 €, y la tasa que se aplica es el 1%, la prima neta (sin impuestos) a pagar es de: 100.000 € x 1% = 1.000 €. Ahora bien, puede ocurrir que a la empresa en cuestión le van muy bien las cosas y en vez de facturar 100.000 €, como el año anterior, facturen 300.000 €. Señala que el impago de la primera prima, genera un efecto suspensivo, pero no extintivo, pues la aseguradora puede optar entre resolver el contrato o exigir el abono de la prima, pero mientras no ejercita la facultad de resolución, el contrato subsiste. No sólo no se devuelve sino que el dinero quedaría en “depósito” en dicha compañía aseguradora que se lo restaría al contratar una póliza para un nuevo vehículo. Este condicionante impide una normal competencia entre las aseguradoras que añadida al retardo en las condiciones de la renovación de las pólizas hacen que un 42% lleve más de cinco años con la misma compañía de seguros.

En España hay más de 20,5 millones de pólizas de automóviles según datos de Icea (Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras) y cada asegurado paga una media de 409,3 euros al año por su seguro. La principal razón para cambiar de aseguradora sería el precio (59%), seguido de las coberturas (19%) y del servicio (9%). Por ejemplo, es el caso del seguro de accidentes que mucha gente contrata cuando va a esquiar. Así, los usuarios se encuentran con que tienen que pagar más por conservar su producto asegurador. Antes de daros la respuesta queremos exponemos una pregunta que nos acaban de hacer en relación a esta duda, seguro que más de uno os daréis por aludidos: PREGUNTA FRECUENTE: En mi caso la Compañía Aseguradora jamás remite carta de renovación por lo que además de no saber exactamente cuando me van a pasar el recibo, tampoco sé a cuanto importe me voy a enfrentar ese año. A partir de esta circunstancia siempre es posible ajustarla por parte de las aseguradoras, bien por ajuste de los capitales asegurados si hay margen de maniobra o bien ajustando garantías y coberturas si se considera oportuno.

Entre las preguntas que más nos hacéis a través del consultorio nos encontramos con ésta ¿Están obligadas las Aseguradoras a notificar un aumento en la prima del seguro?. Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. El contrato de seguro sobre la vida, tiene ciertas peculiaridades a tener en cuenta. Mientras el contrato esté en suspenso, el asegurador sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso y, si el tomador paga, antes de la resolución o extinción del contrato, la cobertura vuelve a tener efecto a las veinticuatro horas del día en que el tomador pagó su prima. el Título Preliminar del Código Civil determina cómo deben de contarse los plazos señalados por meses o por años: de fecha a fecha, sin descontar días inhábiles. Así cuanto menor es el peso y mayor la potencia del coche más cara será la cobertura de responsabilidad civil, mientras que el valor del vehículo determina el precio de la cobertura de daños propios. Como hemos visto, el precio de la prima depende de varias variables muy diferentes, no obstante, cada aseguradora decide por su cuenta qué importancia darle a cada uno de estos factores por lo que el precio final variará según la compañía.

Además, a este primer “cálculo” hay que sumarle los gastos de gestión y el beneficio, unos costes que cada aseguradora aplica según su propia política. En el caso de impago durante seis meses supondría la extinción del contrato de seguro. Esto significa que entre las partes no despliega efectos, en el sentido de que acaecido el siniestro en este tiempo, la aseguradora no lo cubre frente a su asegurada. Ante ello, en esta sentencia se añade que “la única persona negligente en el caso es la tomadora del seguro, que mantuvo durante un tiempo sin fondos la cuenta en donde tenía domiciliado el seguro, incurriendo incluso en la imprevisión de no convenir con el Banco o con la aseguradora un aviso para el caso de producirse la situación de hallarse la cuenta en descubierto”. Lo que se quiere significar en este caso es que siendo el asegurado el obligado al pago de la prima a él incumbe poner los medios a su alcance para liberarse del cumplimiento de tal obligación. 1, 19 y 73 LCS), ya que la obligación indemnizatoria de éste estaba en suspenso cuando se produjo el siniestro a causa del impago de la prima por el tomador del seguro.

Son varios los factores que hacen que unas zonas haya más accidentes que en otras, como por ejemplo: trazado de las carreteras, climatología o densidad de la circulación. Sólo aparece el precio de la prima del ejercicio por el que se pasará el recibo; y en caso de subida, no aparecen desglosados los motivos por los que se ha elevado el precio de la prima del seguro. Estos datos se desprenden de una encuesta realizada el comparador de seguros que se ha puesto en contacto con Unespa, la patronal de las aseguradoras, la Dirección General de Seguros y el Ministerio de Economía con motivo de una recogida de 5.000 firmas “que esperamos tener en menos de tres meses” para que promover un “cambio en la Ley”. Así pues, la suspensión de la cobertura citada no puede ser entendida de un modo general, sino, tal y como se dijera “inter partes”, con posibilidad de ser alegada y opuesta al asegurado, pero no frente al tercero perjudicado, al tratarse de una excepción del carácter personal, eficaz entre las partes suscritoras del vínculo contractual, pero inoponible en los supuestos de ejercicio de la acción directa contra las Compañías Aseguradoras, añadiendo que todo ello sin perjuicio del derecho de repetir, que en su caso existiera por la aseguradora contra el asegurado.

Sólo si transcurren seis meses siguientes al día del vencimiento de la prima impagada sin haber reclamado su abono el asegurador, la relación contractual queda extinguida “ipso iure” y de forma automática sin que tenga que ser resuelta por las partes contratantes. De haberse producido el siniestro después de transcurridos estos seis meses, no estará obligado el asegurador a indemnizar al asegurado el daño que se le ha producido (eficacia “inter partes”), ni responde, en el seguro de responsabilidad civil, frente al perjudicado que ejercite contra él la acción indemnizatoria directa prevista en el artículo 76 LCS. La prima de un seguro es la cantidad que debe pagar el tomador a la compañía aseguradora como contraprestación por los servicios prestados. En este caso, que se puede producir durante el periodo de validez de la póliza, si el cliente no acepta el incremento, la compañía de seguros no podrá proceder a la subida. El asegurador en tales casos, en el plazo máximo de diez días desde el diligenciamiento, podrá rechazar la solicitud “mediante escrito dirigido al tomador por cualquier medio que asegure la constancia de su recepción” especificando las causas.

En consecuencia estimaba la demanda interpuesta por el Consorcio de Compensación de Seguros condenándole a abonar la indemnización previamente satisfecha por aquél a los terceros perjudicados.  En caso contrario, deberá notificárselo al tomador dos meses antes del vencimiento. Aunque sufrieras un siniestro con el coche y éste quedase irreparable o lo vendieses a otra persona, tendrías que seguir pagando las cuotas que te quedasen pendientes. Fraccionamiento en el CCS Algunos seguros como los de Coche, Moto u Hogar destinan un porcentaje del total de la prima al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). No me han avisado y el recibo del seguro es más caro. Así la STS de 19 de mayo de 1990 recogía ya esta doctrina, señalando que cuando el impago se produce en aquéllas circunstancias, el contrato se encuentra en suspenso, sin virtualidad para exigir contraprestación por parte del asegurado, pero no rescindido ni extinguido por lo que, mientras la aseguradora no ejercita la faculta de resolver el contrato, este subsiste quedando obligada a indemnizar al tercero perjudicado.
corredurias