Archivo de la categoría: crear una correduria de seguros

Subida de prima en lugar de preaviso

mejores segurosUn seguro de responsabilidad civil se calcula, fundamentalmente, en función de la facturación de la empresa. Supuesto de Hecho El 1 de agosto de 2007 se produce un accidente de tráfico causado por un vehículo aparentemente sin asegurar. En este cálculo también se tiene en cuenta factores como la edad del conductor o el estado civil, ya que está comprobado estadísticamente que los conductores jóvenes asumen más riesgos. Este hecho no lo recoge el invar. Se trata de una de las consecuencias de la interdependencia o reciprocidad de las obligaciones sinalagmáticas que presupone una situación de incumplimiento por una de las partes. La ley contempla dos situaciones diferentes, según se trate de la prima única o la primera prima periódica, o se trate de una de las primas periódicas posteriores a la primera: Prima única o primera prima periódica Será exigible una vez firmado el contrato de seguro. Lo reclamé a mi mediador en varias ocasiones y ni caso, pues bien, me han pasado este mes un importe descomunal que no se ha notificado previamente, ¿Qué se puede hacer en este caso? La Ley nos obliga a notificar 2 meses antes la baja, pero ¿Existe un apartado que diga que ellos también están obligados a notificar el importe que van a pasarte? Pues bien, como hemos repetido en numerosas ocasiones y como bien recoge este usuario en su pregunta, como clientes la Ley nos obliga a notificar con dos meses de antelación la cancelación del contrato de nuestro seguro. En la anualidad comprendida Así, los usuarios se encuentran con que tienen que pagar más por conservar su producto asegurador.

Así, considerando que la mayor parte de las pólizas de seguros tienen una duración anual, en principio se podría entender que al finalizar el contrato de seguro, transcurrido el año pactado, las entidades aseguradoras, dada la libertad de mercado, pueden fijar el precio que estimen pertinente para ofrecer sus servicios aseguradores en el nuevo año. Sin embargo considerando el carácter reglado del sector de seguros en nuestro país, cuando las sociedades aseguradoras aumentan el precio del seguro en la renovación anual de las pólizas deben tener mucho cuidado en respetar las exigencias legales existentes en este respecto. Cada día son más frecuentes las reclamaciones de los asegurados por el aumento de su prima anual, en especial cuando este aumento no se debe a que haya existido una mayor siniestralidad del asegurado en cuestión. En la anualidad comprendida Argumentaba su pretensión refiriendo que aunque el accidente hubiera ocurrido con anterioridad al pago de la primera prima, Seguros  debía soportar el pago de la cantidad reclamada porque no acreditó comunicación alguna remitida al tomador, antes del accidente, resolviendo el contrato.

La demandada contestó oponiéndose, alegando que nunca llegó a cobrar la primera prima por falta de fondos en la cuenta indicada, lo que comunicó al Fichero informativo de vehículos asegurados (FIVA) dando de baja la póliza, el 4 de junio de 2007, y por tanto con anterioridad a la fecha del siniestro, con efectos retroactivos a la comunicación de inicio de vigencia. También se tiene en cuenta si va a haber más de un conductor y el uso habitual que se haga del vehículo. La zona de circulación Las aseguradoras aplican tarifas diferentes según la zona geográfica por la cual vaya a circular el vehículo a asegurar. Sobre este punto hay que hacer las siguientes puntualizaciones: En relación al pago de la primera prima, si no es abonada, la compañía puede optar a resolver el contrato o reclamar el importe de la anualidad, tal y como hemos visto anteriormente. El tomador está obligado a pagar la prima de forma periódica. En caso de siniestro, la compañía de seguros puede reclamar al asegurado el resto de las fracciones de la prima no pagadas.

Prima fraccionaria: se calcula para un período inferior al año. Y así además revisas las coberturas… Y es que no debemos olvidar lo aceptado de forma unánime por la jurisprudencia acerca de que en caso de fraccionamiento de prima, -mientras que se haya abonado la primera fracción- existirá cobertura, habida cuenta que la prima es única e indivisible. Un humano, lógicamente, mete una serie de parámetros en el ordenador y en función de su resultado la prima sube. Esos parámetros no son al azar. Casimiro no estaba ya asegurado por la Mutua, por extinción del contrato.” Distinción en las situaciones de impago de la primera prima y las sucesivas Es evidente que en el primer caso la Ley no admite periodos de suspensión de la vigencia, ya que no se ha producido nunca el pago de la prima, ni tan siquiera en la primera ocasión. Única Así pues, la suspensión de la cobertura citada no puede ser entendida de un modo general, sino, tal y como se dijera “inter partes”, con posibilidad de ser alegada y opuesta al asegurado, pero no frente al tercero perjudicado, al tratarse de una excepción del carácter personal, eficaz entre las partes suscritoras del vínculo contractual, pero inoponible en los supuestos de ejercicio de la acción directa contra las Compañías Aseguradoras, añadiendo que todo ello sin perjuicio del derecho de repetir, que en su caso existiera por la aseguradora contra el asegurado.

Sólo si transcurren seis meses siguientes al día del vencimiento de la prima impagada sin haber reclamado su abono el asegurador, la relación contractual queda extinguida “ipso iure” y de forma automática sin que tenga que ser resuelta por las partes contratantes. De haberse producido el siniestro después de transcurridos estos seis meses, no estará obligado el asegurador a indemnizar al asegurado el daño que se le ha producido (eficacia “inter partes”), ni responde, en el seguro de responsabilidad civil, frente al perjudicado que ejercite contra él la acción indemnizatoria directa prevista en el artículo 76 LCS. La prima de un seguro es la cantidad que debe pagar el tomador a la compañía aseguradora como contraprestación por los servicios prestados. La aseguradora no podrá aplicarte la subida, tendrá que respetarte la prima en curso hasta el vencimiento, y podrá negarse a prorrogar el compromiso que adquirió contigo para el siguiente periodo. Por tu parte, puedes cambiarte de compañía de seguros cuando quieras, porque la Ley fija un plazo de dos meses con antelación al vencimiento de tu póliza vigente para que, a iniciativa de cualquiera de las partes contratantes, te oponga a su renovación, por tanto en calidad de tomador de la póliza puedes anularla en el momento que quieras, aunque la aseguradora no estará obligada a devolverte la parte proporcional de prima no consumida que faltase hasta el día del vencimiento.

La prima de un seguro es el precio del seguro, es decir, lo que pagas por asegurarte de una serie de daños con una compañía aseguradora que te proporciona las coberturas contratadas. Sin embargo, un simple vistazo a un comparador de seguros nos demuestra que cada aseguradora establece un precio para sus productos distinto al de sus competidores aunque ofrezcan las mismas coberturas y presenten las mismas características. Hoy os explicamos cómo calculan las aseguradoras las primas de sus seguros y los factores que influyen en el precio: Prima pura La prima pura es un cálculo matemático mediante el cual la compañía determina el riesgo que tiene ofrecer ese seguro al potencial asegurado, basándose en datos estadísticos, financieros, etc. Si no puedes afrontarlo, trata de negociar con la compañía de seguros un aplazamiento de ese incremento de la prima, o incluso que no se te aplique ese encarecimiento, o busca una reducción de coberturas para abaratar la poliza.

Para el ejercicio de la facultad resolutoria, rige la doctrina general contenida en el artículo 1124 Código Civil y por tanto, no está sujeta a forma determinada, bastando que dicha voluntad llegue a ser conocida por la incumplidora. En tales supuestos de producirse un siniestro con anterioridad al pago de la prima, el asegurador queda liberado de indemnizar a su asegurado pero no respecto de terceros perjudicados frente a quienes responde vía del artículo 76 LCS en tanto no haya ejercitado la facultad resolutoria, sin sujeción a forma, provocando la extinción del contrato. En relación con el contrato de seguro obligatorio de responsabilidad civil en materia de circulación de vehículos de motor, su normativa reguladora por la especialidad de la materia, contiene para aquéllos mismos supuestos de impago de la primera o única prima por culpa del tomador y como particularidad, la exigencia que la facultad resolutoria a ejercitar por la aseguradora se ajuste a la forma escrita y se acredite su recepción por el tomador destinatario.

Esto es, aquél efecto suspensivo del contrato que se produce con el impago de la prima, no es oponible frente a tercero perjudicado que hace uso de la acción directa. Así, el artículo 15 LCS señala que: “Si por culpa del tomador la primera prima no ha sido pagada, o la prima única no lo ha sido a su vencimiento, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza. 783/2008, de 4 de septiembre y, 17 octubre de 2008–. En este último caso, Durán recuerda que “cuando el asegurado no es informado de esa subida de la prima puede reclamar a la compañía y ésta deberá mantener el precio anterior, sin aplicar la subida. Seguro de Vida, en un determinado año está “pactada” una subida por que el riesgo es mayor. Y es que no debemos olvidar lo aceptado de forma unánime por la jurisprudencia acerca de que en caso de fraccionamiento de prima, -mientras que se haya abonado la primera fracción- existirá cobertura, habida cuenta que la prima es única e indivisible. En el caso de que el cliente pretenda cancelar la póliza de manera inmediata (siempre y cuando no sea por una modificación en el precio del seguro), la aseguradora puede no devolver la parte de prima no consumida. El caso más habitual para que el seguro de autos se dé de baja antes de la fecha de vencimiento, es cuando se adquiere un nuevo coche y se produce un reemplazo.

Entendía que no procedía el reembolso de la indemnización conforme al artículo 15 LCS que no exige comunicación alguna de la resolución de la póliza al tomador del seguro. En este artículo se indica en qué casos puede hacerse y cómo, además de cuándo es posible reclamar si el consumidor lo estima necesario. Subida de las cuotas del seguro, ¿es legal? Para el hogar, para la prevención de accidentes, para asegurar algún bien material o para cuidar su salud. Pero en tanto no se produce la resolución, el contrato está en suspenso, pero vigente frente a terceros posibles perjudicados. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación. En caso de falta de pago de unas de las primas siguientes, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento.

Además, las coberturas pueden variar de unas compañías a compañías y los precios pueden oscilar bastante según la opción que elijas. ¿Prosperarían este tipo de reclamaciones? Se tiene que considerar que las exigencias legales respecto a la cuantía de la prima, inciden, ante todo, en el principio de la suficiencia de la prima; es decir, las primas deben ser suficientes para que la entidad aseguradora pueda cumplir con las obligaciones derivadas del contrato de seguro. Pura o de riesgo Asimismo se darán también unos consejillos para intentar rebajar el coste de la misma, o al menos para conseguir que ésta no se incremente más allá de lo razonable. Prima de Seguro PRIMA DE SEGURO DE UN VEHÍCULO En el caso de los vehículos, si la prima se ha incrementado con respecto al año pasado, ello en este caso obedece a que la siniestralidad en el mercado también ha aumentado y las compañías aseguradoras reparten a la tarifa base estos repuntes independientemente del historial de siniestros de un cliente en concreto. Con ello, ese impago de la prima, es decir, la inexistencia de ese cumplimiento de su obligación por el asegurado del pago determina que la cobertura no exista y que por consecuencia de ocurrir un siniestro sería el Consorcio de Compensación de seguros el que respondería.

Sin embargo, en la redacción del párrafo 2º se distinguen dos situaciones con sus, a su vez, diferentes consecuencias jurídicas, ya que para el caso de que las primas sucesivas a la primera pagada fuera impagada se fija la consecuencia de que la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Nótese que lo que el legislador ha hecho es anudar a este impago de la prima no la extinción del contrato de seguro y su correspondiente cobertura, sino sólo su suspensión por periodo de un mes o de los cinco siguientes. Las primas sucesivas deben pagarse a su vencimiento. Si el tomador no la hace efectiva, el asegurador tiene dos opciones: Resolver el contrato, es decir, actuar como si el contrato no hubiese existido. Exigir el pago de la prima en vía ejecutiva. Si ocurre el siniestro y la prima no ha sido pagada, el asegurador se libera de la obligación de indemnizar.

Prima periódica posterior a la primera En caso de impago, la cobertura del seguro queda suspendida un mes después del vencimiento (fecha en que debería pagarse); este período es conocido como “plazo de gracia”. No obstante, algunas personas no pueden afrontar el pago de una sola vez, por lo que optan por hacerlo a plazos. Lo reclamé a mi mediador en varias ocasiones y ni caso, pues bien, me han pasado este mes un importe descomunal que no se ha notificado previamente, ¿Qué se puede hacer en este caso? La Ley nos obliga a notificar 2 meses antes la baja, pero ¿Existe un apartado que diga que ellos también están obligados a notificar el importe que van a pasarte? Pues bien, como hemos repetido en numerosas ocasiones y como bien recoge este usuario en su pregunta, como clientes la Ley nos obliga a notificar con dos meses de antelación la cancelación del contrato de nuestro seguro.

Esa facultad resolutoria de la relación obligatoria, conforme tiene declarado la jurisprudencia, puede efectuarse extrajudicialmente sin sujeción a forma determinada, esto es, mediante una declaración no sujeta a forma, y dirigida por una de las partes contratantes a la otra, expresando su voluntad de dar por extinguida la relación obligatoria establecida entre ellas (SSTS 28 junio 2002, 23 enero y 15 noviembre 1999). Por ello, el 19 de febrero de 2010 el contrato de seguro quedó extinguido, y cuando más tarde falleció el La aseguradora no podrá aplicarte la subida, tendrá que respetarte la prima en curso hasta el vencimiento, y podrá negarse a prorrogar el compromiso que adquirió contigo para el siguiente periodo. Por tu parte, puedes cambiarte de compañía de seguros cuando quieras, porque la Ley fija un plazo de dos meses con antelación al vencimiento de tu póliza vigente para que, a iniciativa de cualquiera de las partes contratantes, te oponga a su renovación, por tanto en calidad de tomador de la póliza puedes anularla en el momento que quieras, aunque la aseguradora no estará obligada a devolverte la parte proporcional de prima no consumida que faltase hasta el día del vencimiento.

La prima de un seguro es el precio del seguro, es decir, lo que pagas por asegurarte de una serie de daños con una compañía aseguradora que te proporciona las coberturas contratadas. Sin embargo, un simple vistazo a un comparador de seguros nos demuestra que cada aseguradora establece un precio para sus productos distinto al de sus competidores aunque ofrezcan las mismas coberturas y presenten las mismas características. Hoy os explicamos cómo calculan las aseguradoras las primas de sus seguros y los factores que influyen en el precio: Prima pura La prima pura es un cálculo matemático mediante el cual la compañía determina el riesgo que tiene ofrecer ese seguro al potencial asegurado, basándose en datos estadísticos, financieros, etc. También aplicable a contratos que incluyen determinadas cláusulas, como los “bonus” por baja o nula siniestralidad o el “malus” por siniestralidad excesiva. En la periódica, el tomador y la compañía acuerdan el pago de la prima fraccionado en diferentes momentos durante la vigencia del seguro. Si la aseguradora no hace ni lo uno ni lo otro, a los seis meses el seguro queda resuelto ex lege.

Así, las entidades aseguradoras cuentan con expertos estadísticos y actuariales que utilizan técnicas basadas en materias como la estadística, la economía, la demografía, etc., para realizar previsiones sobre si con las primas que abonen los asegurados se obtiene las cantidades necesarias para que la entidad pueda constituir provisiones técnicas adecuadas que le permitan cubrir los siniestros. De esta forma, en cualquier caso la prima de la tarifa se debe ajustar a los principios de indivisibilidad, invariabilidad, suficiencia y equidad, lo que ya nos indica que las entidades aseguradoras, aunque gozan de libertad para establecer el precio que estimen por conveniente, esta debe ser suficiente y no pueden fijarlo de una forma indiscriminada y sin fundamento. Además, es criterio adoptado por el Servicio General de Seguros y Fondos de Pensiones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones sobre la base del artículo 22 de la Ley del Contrato de Seguro, que el aumento de la prima debe notificarse al asegurado con una antelación mínima de dos meses a la renovación anual de la póliza, para que éste cuente con suficiente tiempo para decidir si desea prorrogar o no su contrato de seguro.

Por ello mismo, la STS de 25 de mayo de 2005 en este supuesto habla de “contrato en suspenso”, lo que lleva a concluir que existe. En la interpretación de aquél precepto debe concluirse que si el impago de la primera prima o de la única es por culpa del tomador, salvo pacto en contrario, la aseguradora queda liberada de su obligación de indemnizar a su asegurado y por consiguiente, no hay cobertura en caso de que el siniestro se produzca. Ahora bien, si ese impago no obedece a culpa del tomador, dada la facultad que se concede al asegurador, se genera un efecto suspensivo pero no extintivo, efecto suspensivo que perdura en tanto en cuanto la aseguradora no ejercita la facultad de resolución por lo que hasta dicho momento el contrato subsiste. Si se elige un pago de la prima semestral, serán del 2%, si es trimestral, del 2,5%, del 3% si es bimestral y hasta del 3,5% si es mensual. Por otro lado, si se opta por fraccionar la prima pero no se quiere dividir el recargo al Consorcio, éste se cobra en el primer recibo de la prima, que será superior al resto. Compara tu seguro antes de contratarlo Es importante que antes de contratar un seguro compares las distintas opciones de pago que ofrecen las aseguradoras.

Se “hace necesario distinguir los efectos que el impago de la primera prima alcanzan a acarrear en el ámbito interno de la relación contractual y respecto de terceros”. Pasividad en el cobro a la que el citado artículo 15 anuda la extinción del contrato (“si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima, se entenderá que el contrato queda extinguido”). En este caso, no obstante, sube el riesgo del seguro puesto que cabe pensar que el asegurado insatisfecho y obligado a quedarse hará todo lo posible para dar partes y sacar el máximo partido del seguro, señalan. Veamos las más usuales: Prima única y prima periódica: Prima única es aquélla mediante cuyo pago, el tomador se libera totalmente de la obligación de satisfacer nuevas cantidades, por este concepto, durante toda la duración del seguro.

Según la duración Anuales, vigencia de un año desde la firma del contrato. Plurianuales, la duración del contrato de seguro se extiende a varios años desde la firma de la póliza. Fraccionaria, la vigencia del contrato es inferior al año, puede ser mensual, trimestral o semestral. Subida de la prima de póliza sin comunicación alguna SUBIDA DE LA PRIMA DE LA POLIZA SIN COMUNICACIÓN ALGUNA Suele suceder que las compañías de seguros no comunican al tomador de la póliza el importe de la prima de renovación con antelación suficiente para que el tomador se pueda informar de otras ofertas de seguro para que pueda decidir con libertad su mejor opción. En este sentido pueden plantearse dos posibilidades: Que el contrato prevea un mecanismo cierto y fiable de variación de la prima.

En este caso se entiende que el asegurador no tiene la obligación de preavisar ya que el tomador puede conocer con facilidad el precio de la renovación. Que el contrato de seguro no prevea la subida de la prima o que no permita al tomador conocerla por sí mismo. En este caso el cálculo de la renovación no se realiza mediante un cálculo simple y no resulta predecible para el tomador y, por lo tanto, se exige un preaviso para que el tomador pueda ejercer su derecho de no renovación de la póliza. El plazo necesario con el que las compañías de seguros deberían avisar de la subida de la prima sería el mismo plazo con el que los tomadores deberían avisar de la no renovación de la póliza, es decir, una antelación de dos meses de la finalización de la póliza. Así lo establecen numerosas sentencias y la Dirección General se Seguros y Fondos de Pensiones al establecer que si no se respeta el plazo de dos meses de la Ley 50/1980 de la Ley del Contrato del Seguro la subida de primas no podrá aplicarse sin el consentimiento del tomador y, por tanto, deberá respetar la prima del período anterior.

“Cuando las partes (cliente o aseguradora) quieren oponerse a la renovación del contrato, deberá notificarlo por escrito a la contraparte con una anticipación de 2 meses a la conclusión del contrato”, según la Ley Contrato de Seguro (artículo 22). Modelo de Carta para Oponerse a la Renovación de la Póliza. Este artículo redactado en 1980, lleva muchos años desfasado al exigir un periodo de preaviso muy amplio. En calidad de tomar de la póliza, podemos anular la póliza en cualquier momento, otra cosa bien distinta, es que la aseguradora nos devuelva la parte proporcional de la prima no consumida hasta el día del vencimiento. ¿Qué sucede cuando el asegurado deja de pagar las primas del seguro? El artículo 15 de la Ley del Contrato de Seguro (en adelante, LCS) regula las consecuencias que pueden derivarse del impago de la prima del seguro. El apartado primer trata del impago de la primera prima del seguro, el cual dispone que: “Si por culpa del tomador la primera prima no ha sido pagada, o la prima única no lo ha sido a su vencimiento, el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza.

Este sobrecoste no va a ser siempre el mismo y dependerá de la aseguradora con la que contrates el seguro. Obligación de pagar todas las cuotas del seguro La prima del seguro, salvo algunas excepciones, es una anualidad y pagarla en varias cuotas es una posibilidad de pago que pueden darte las aseguradoras. Se pacto cuando se firmó el seguro. Incluso no tiene porque recibir un aviso de esa subida. Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. Y entendía que, en el primer caso, salvo pacto en contrario, la aseguradora queda liberada de la obligación de indemnizar sin necesidad de instar la resolución del contrato En el segundo, es preciso acreditar la resolución del mismo mediante escrito dirigido al tomador por correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio, como dispone el artículo 20.2 del Reglamento sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (RD 7/2001, de 12 de enero), en relación con el artículo 76 LCS, lo que afirma la demandada no pudo acreditar.

Si no se tienen siniestros declarados en póliza y se es un buen cliente con buen resultado en global (diferencia positiva de primas cobradas con respecto a pagos realizados) las compañías de seguro te pueden mitigar el incremento sufrido, si bien con toda probabilidad serás tú quien se lo tenga que pedir…y seguramente en más de una ocasión. PRIMA DE SEGURO DE UNA VIVIENDA (PATRIMONIALES) Por lo que se refiere a los seguros patrimoniales, los incrementos de los recibos anualmente se corresponden al ajuste o invarización que se realiza en las pólizas por la revalorización de los capitales asegurados, los cuales aumentan año tras año, para así evitar que con el tiempo éstos queden infravalorados y se incurra en un infraseguro. Y, en concreto, el tan manido artículo 15 de la Ley del contrato de seguro -LCS- que ha sido objeto de análisis en este caso para llegar a conocer la trascendencia en la práctica de las consecuencias de ese impago de la prima, tanto en los supuestos de que se trate de una prima única, como si se trata de una prima sucesiva y el impago se refiera a la falta de pago de una de estas primas.

En ellas, la prima se establece por adelantado para el período de cobertura pactado en el seguro, con independencia de la posible participación del asegurado en los resultados desfavorables de cada ejercicio, como sucede en el caso de mutuas y cooperativas. Prima variable es la que corresponde a la cobertura de riesgos asegurados en entidades que adopten la forma jurídica de mutua o cooperativa a prima variable, y se materializa mediante el pago de derramas con posterioridad a los siniestros. Y entendía que, en el primer caso, salvo pacto en contrario, la aseguradora queda liberada de la obligación de indemnizar sin necesidad de instar la resolución del contrato En el segundo, es preciso acreditar la resolución del mismo mediante escrito dirigido al tomador por correo certificado con acuse de recibo o por cualquier otro medio, como dispone el artículo 20.2 del Reglamento sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (RD 7/2001, de 12 de enero), en relación con el artículo 76 LCS, lo que afirma la demandada no pudo acreditar. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro el asegurador quedará liberado de su obligación; mientras que si la falta de pago es una de las primas siguientes la propia ley, en el mismo artículo y párrafo segundo, establece la suspensión de la cobertura del asegurador un mes después del día de su vencimiento; si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido.

A continuación, la prima de seguros se pagará al vencimiento de la póliza, en caso de que no se pague, el asegurado contará con un mes de gracia para efectuar el pago de la prima. Es decir, la prima que, como mínimo, siempre te va a cobrar, factures lo que factures. El problema es que en tiempos de estrecheces como los actuales, cualquier encarecimiento es mal recibido… Las subidas de las pólizas, aunque sean muy pequeñas, pueden generar problemas en los cada vez más ajustados presupuestos de las personas y de las familias. Por último y para terminar, en el caso de que el seguro que desees cancelar sea uno vinculado a la hipoteca, ya sea de Vida o de Hogar, no sólo tendrás que enviar la notificación de rescisión con 60 días de antelación a la fecha de fin del contrato, también necesitarás obtener el consentimiento del banco. Para ello, la aseguradora podrá acreditar documentalmente que el recibo fue presentado al cobro , su devolución por orden del cliente, requerimientos de pago recibidos por el tomador destinatario Así lo tiene manifestado el propio Tribunal Supremo que en Sentencia de 25 de mayo de 2005 en relación con el artículo 15.1 LCS señala que esta norma “… El asegurador está obligado a entregar al tomador del seguro la póliza o, al menos, el documento de cobertura provisional.

Si la modificación se produce para un nuevo período de cobertura, por la renovación del contrato, la Entidad Aseguradora deberá comunicarlo en el plazo de 2 meses. Cuando el tomador solamente está obligado al pago de una única prima a lo largo de toda la vigencia del contrato de seguro. Prima periódica. Transcurrido el plazo de los seis meses desde que se haya producido el impago sin que la aseguradora haya reclamado el abono de la prima se produce de forma automática la extinción del contrato, por lo que los efectos de la póliza no serán aplicables frente al asegurado ni frente al tercero perjudicado. Pero es que además de concretar el régimen aplicable a este supuesto de impago de primas sucesivas, establece que los efectos de la suspensión en los casos de que la prima estuviera fraccionada y se produjera el impago del primer fraccionamiento, se producen desde el primer impago sin que haya que esperar a que se produzca el de la última fracción.

Otra cuestión es si la subida de la prima está justificada o no para el uso que haces de ese seguro. Si ello no ocurre así, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Forma de pago La prima debe satisfacerse en dinero o en documento bancario equivalente: cheque, etc. En consecuencia, el Consorcio de Compensación de Seguros (en adelante CCS) ejercita acción de repetición contra Seguros  para obtener el reembolso de la indemnización. Es la modalidad menos frecuente. Prima periódica: prima que se paga a plazos regulares durante la duración del seguro como por ejemplo, de manera anual. Prima fraccionada: prima anual que se liquida a través de pagos periódicos más reducidos al anual. Esa facultad resolutoria de la relación obligatoria, conforme tiene declarado la jurisprudencia, puede efectuarse extrajudicialmente sin sujeción a forma determinada, esto es, mediante una declaración no sujeta a forma, y dirigida por una de las partes contratantes a la otra, expresando su voluntad de dar por extinguida la relación obligatoria establecida entre ellas (SSTS 28 junio 2002, 23 enero y 15 noviembre 1999).

En la prima única, tomador y compañía pactan que se paga la prima en un único plazo durante el período de vigencia del seguro. En el caso de que el incremento de la prima estuviera previsto y por lo tanto lo hubieras aceptado a la hora de firmar el contrato (por ejemplo subidas debido al IPC, a siniestros…) deberás avisarles de tu intención de no renovar la póliza 2 meses antes de que finalice el periodo asegurado. Si el incremento de la prima se debe a otros factores, la aseguradora está obligada a comunicarte el cambio y a concederte un plazo de 15 días desde que recibes las condiciones de renovación para que decidas si la quieres aprobar o no. Y, si en condiciones normales este hecho molesta, es más incómodo en plena recesión económica, cuando gran parte de los hogares españoles tratan de emprender estrategias de ahorro en todas sus acciones, sin excluir el mantenimiento de sus seguros.

La subida es legal cuando la variación del precio esté contemplada en la póliza firmada por ambas partes Las subidas de las pólizas, aunque sean leves, pueden generar problemas en la economía doméstica de los usuarios, sobre todo entre los sectores más afectados por la crisis y por las medidas adoptadas para intentar paliarla (desempleados, funcionarios, trabajadores con menor poder adquisitivo, etc.). Así, por ejemplo, la AP León, Sección 1ª, en Sentencia de 19 de abril de 2013 (EDJ 2013/93564) recuerda que cuando el demandante actúa como perjudicado teniendo la condición de tercero es inmune a los efectos previstos por el artículo 15 de LCS, ya que en el caso de impago de las primas siguientes el contrato pasado el primer mes queda en suspenso hasta transcurridos cinco meses más en que el contrato se extingue por mandato de la ley si el asegurador no reclama el pago.

La ley contempla dos situaciones diferentes, según se trate de la prima única o la primera prima periódica, o se trate de una de las primas periódicas posteriores a la primera: Prima única o primera prima periódica Será exigible una vez firmado el contrato de seguro. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación den indemnizar. Si el impago se produce en una de las primas siguientes, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes (el denominado mes de gracia) después del día de su vencimiento. Por ello, al realizar el contrato, tienes la obligación de realizar todos los pagos pactados con la compañía. Si se acude más de lo habitual al médico o si el tomador se ha realizado intervenciones quirúrgicas en poco espacio de tiempo, la prima será considerablemente más elevada. El asegurador en tales casos, en el plazo máximo de diez días desde el diligenciamiento, podrá rechazar la solicitud “mediante escrito dirigido al tomador por cualquier medio que asegure la constancia de su recepción” especificando las causas.

Es decir, se toma como referencia para calcular lo que sucederá el siguiente año. Una vez analizados estos datos, si el índice de siniestralidad ha mostrado una tendencia descendente, hay probabilidades de que las primas del seguro bajen de precio y viceversa. En este caso, se puede repartir el pago entre las mensualidades que haya elegido el tomador del seguro, pero tendrá determinados intereses a favor del Consorcio. Para el ejercicio de la facultad resolutoria, rige la doctrina general contenida en el artículo 1124 Código Civil y por tanto, no está sujeta a forma determinada, bastando que dicha voluntad llegue a ser conocida por la incumplidora. En tales supuestos de producirse un siniestro con anterioridad al pago de la prima, el asegurador queda liberado de indemnizar a su asegurado pero no respecto de terceros perjudicados frente a quienes responde vía del artículo 76 LCS en tanto no haya ejercitado la facultad resolutoria, sin sujeción a forma, provocando la extinción del contrato.

En relación con el contrato de seguro obligatorio de responsabilidad civil en materia de circulación de vehículos de motor, su normativa reguladora por la especialidad de la materia, contiene para aquéllos mismos supuestos de impago de la primera o única prima por culpa del tomador y como particularidad, la exigencia que la facultad resolutoria a ejercitar por la aseguradora se ajuste a la forma escrita y se acredite su recepción por el tomador destinatario. Sentencia TS pleno 10 septiembre 2015 Y ello es importante al objeto de concretar en qué situación queda el asegurado que incumple su parte principal del contrato, cual es la de pagar la prima en las condiciones pactadas en la póliza, además de otras complementarias o sucesivas que surgen tras la firma del contrato de seguro.

No podemos negar, y de ahí la prolija jurisprudencia y doctrina jurisprudencial al respecto, que la redacción de este artículo 15 LCS es compleja y que permite diferentes posiciones sobre la situación en la que queda el asegurado que incumple el pago ante la cobertura de la póliza de seguro, o su inexistencia. Pues bien, veamos la redacción que recoge el texto de la Ley para de ahí ir valorando el alcance y consecuencias de la norma. En una situación normal, el asegurado apenas presta atención a este incremento de la prima de sus seguros, sobre todo si es discreto. Las primas pueden se crecientes o decrecientes según las circunstancias de cada caso. Ello, como hemos dicho, salvo que el siniestro se produzca más allá del periodo de suspensión. Un seguro de responsabilidad civil se calcula, fundamentalmente, en función de la facturación de la empresa.

Siendo así que si se considera extinguido el contrato, es obvio que resulta inviable pretender el pago de primas correspondientes a periodos posteriores a esa extinción. C) La aseguradora responde frente a terceros de los daños y lesiones causados por su asegurado dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la póliza aunque en las relaciones inter partes asegurador-asegurado son distintas En ese periodo de suspensión de la vigencia de la póliza lo que está claro es que este efecto jurídico lo es solamente entre las partes del contrato, pero “de puertas hacia fuera” la vigencia existe en cuanto a la necesidad de admitir jurídicamente la responsabilidad de la aseguradora frente a los perjudicados por la actuación irresponsable en la conducción del asegurado. Las gamas son casi infinitas, con una amplia variedad de productos aseguradores para todos los perfiles de clientes, y para cada circunstancia. Todas estas pólizas se suscriben por una cuota pactada con la propia aseguradora, pero es habitual que, después de los años, esta tarifa sufra un aumento sin previa consulta. Pero si el pago se retrasa hasta el transcurso de seis meses desde el vencimiento de la prima sin que la aseguradora reclame el pago el contrato se extingue.

Así, pueden establecerse períodos de pago semestrales, trimestrales o mensuales. Por ello en tal caso, se debe comentar personalmente con la aseguradora. Y ello porque probar la culpa más allá que la propia dejación en el pago podría convertirse en una prueba diabólica difícil de conseguir, por lo que probado el impago si el asegurado no acredita algunas vías por las que ha intentado pagar y no lo ha hecho la aseguradora no puede ser compelida a probar lo que no puede hacer. Por ejemplo, en esta trascendental cuestión de la prueba de la culpa, la AP Burgos, Sección 3ª, en Sentencia de 17 de abril de 2013 (EDJ 2013/77736) señala que la jurisprudencia ha interpretado el artículo 15.2 en términos muy favorables para el asegurado, sobre todo en los casos de prima domiciliada. Si, en nuestro ejemplo, la aseguradora ha estimado una prima mínima de 1.000 €, significa que si finalmente la empresa factura 50.000 €, al realizar los cálculos debería haber pagado: 50.000 € x 1% = 500 € pero como la prima mínima es de 1.000 €, ésta última es la que deberá abonar siempre como mínimo. ¿Y si la empresa estimó 300.000 € de facturación y al final ha facturado 200.000 €?

Al principio del año habrá abonado: 300.000 € x 1% = 3.000 € y, sin embargo, debería haber abonado solo 200.000 € x 1 % = 2.000 € por lo que sería justo y lógico pensar que la compañía va a devolver los 1.000 euros de diferencia. Supone que una de las partes contratantes ha cumplido con la obligación que le incumbía quien podrá resolver la relación obligatoria, con su consiguiente extinción, basada en aquél incumplimiento de la contraparte, de la obligación que le incumbía. En algunos casos, cuando un asegurado informa de que quiere darse de baja, aunque no respete el plazo de los dos meses, la acción puede servir para que la aseguradora le contraoferte y le baje el precio de su seguro, para evitar que se vaya. En el caso de primas elevadas (2000 euros o más), sí que las aseguradoras pueden plantearse alguna acción legal para intentar que el asegurado se quede.

En cualquier caso, el asegurador, cuando el contrato esté en suspenso, sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso.” Vemos que los efectos liberatorios de la compañía son distintos para con aquél asegurado que no ha pagado nunca y aquél que sí lo ha hecho, pero por las circunstancias que fueran deja de pagar una de las sucesivas. En el caso de que el cliente pretenda cancelar la póliza de manera inmediata (siempre y cuando no sea por una modificación en el precio del seguro), la aseguradora puede no devolver la parte de prima no consumida. El caso más habitual para que el seguro de autos se dé de baja antes de la fecha de vencimiento, es cuando se adquiere un nuevo coche y se produce un reemplazo.

Porque en caso negativo sólo quedan tres opciones: reclamar a la compañía de seguros; reducir coberturas para conseguir un seguro más barato; o cambiarte de entidad en busca de la mejor relación calidad/precio. este riesgo ya no estaba cubierto por haberse extinguido el seguro de vida. ¿Qué plazo tiene la aseguradora para reclamar la prima del seguro? El pasado día 9 de diciembre de 2015 el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia estableciendo el plazo de prescripción aplicable para la reclamación de las primas sucesivas impagadas en los seguros.

Y es que, en mi opinión, la doctrina fijada no deja claro si esa obligación de pago de la aseguradora -en caso de falta de resolución fehaciente- se extiende tanto frente al tercero perjudicado como para el asegurado, lo que supondría que la póliza quedaría en vigor y la aseguradora estaría facultada para reclamar la prima a su asegurado, o bien, si la obligación de responder resulta únicamente frente al perjudicado, lo que entendemos que supondría a su vez el derecho del asegurador a repetir frente a su asegurado al igual que se prevé para en la sentencia de 30 de junio de 2015 para el supuesto del artículo 15.2 LCS. Es tajante la Ley con el impago de la primera prima o prima única, ya que se reconoce que el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza, para, a continuación, añadir que salvo que las partes hayan pactado lo contrario en el contrato de seguro, -lo que es extraño ya que la póliza está prerredactada por la aseguradora- si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación salvo los supuestos que más tarde comentamos.

Si lo hacen, pueden aprovechar y contratar otra póliza más barata gracias a nuestro comparador de seguros de coche. Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación” El apartado 2 trata sobre el caso del impago de una prima del seguro sucesiva –en casos de primas fraccionadas–, el cual dispone que “la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Conclusiones Con carácter general, en el ámbito del contrato de seguro, con arreglo al artículo 15.1 LCS el impago de la primera prima o de la única prima por culpa del tomador atribuye al aseguradora la facultad de optar entre la resolución o la exigencia de la prima. En este caso, que se puede producir durante el periodo de validez de la póliza, si el cliente no acepta el incremento, la compañía de seguros no podrá proceder a la subida.

La prima es parte del contrato y, como tal, no puede modificarse sin advertirlo con dos meses antes del vencimiento anual del contrato. En este, la subida debe ser aceptada y formalizada por escrito por el cliente (artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguro). Por otra parte, cuando el incremento de la prima se produzca para la renovación (nuevo periodo de cobertura), la entidad aseguradora deberá comunicar al cliente dicha alza con dos meses de antelación al vencimiento del contrato (plazo previsto en el artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro para la prórroga del contrato). En esta situación, el asegurado puede no aceptar la subida de la prima, pero la compañía podrá negarse a una prórroga del contrato para el siguiente periodo de cobertura. Sirva como ejemplo que un televisor cualquiera al salir nuevo en el mercado su precio es mucho mayor que si al cabo de unos años comprásemos ese mismo modelo de televisor nuevamente.

Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro el asegurador quedará liberado de su obligación; mientras que si la falta de pago es una de las primas siguientes la propia ley, en el mismo artículo y párrafo segundo, establece la suspensión de la cobertura del asegurador un mes después del día de su vencimiento; si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. Para estos últimos casos, debe recordarse la doctrina pacífica que establece que los actos de comunicación, entre los que se encuentras las notificaciones, son recepticios por lo que para que desplieguen sus efectos, deben llegar a conocimiento del destinatario. Si la empresa es de nueva constitución, no se puede aportar la facturación del año anterior como base para el cálculo, por lo que se pide una estimación de la facturación prevista para el primer año de funcionamiento.

La facturación que se aporta se multiplica por una tasa (%) que propone la compañía, y da como resultado la prima a pagar. Si ve que esa subida es “justa”, si está contento con la respuesta que su seguro de ha dado; adelante. En el caso de que no acepte dicha subida, la aseguradora o mediador no podrá proceder al incremento de la prima. Las gamas son casi infinitas, con una amplia variedad de productos aseguradores para todos los perfiles de clientes, y para cada circunstancia. Todas estas pólizas se suscriben por una cuota pactada con la propia aseguradora, pero es habitual que, después de los años, esta tarifa sufra un aumento sin previa consulta. La cantidad resultante se haya a través del denominado cálculo actuarial que tiene en consideración las variables antes citadas, dando mayor o menor importancia a unas u otras según el tipo de seguro analizado.

Una vez calculada la prima pura, para determinar la prima comercial debemos conocer otros elementos que deberemos ir agregando a la prima pura: Recargo de seguridad. Recargo de gestión o gastos de administración. Recargo por beneficio o recargo comercial. Gastos de adquisición, comisiones de primas, gastos en marketing, etc. Gastos de redistribución de riesgos, coaseguro y reaseguro. Por último para conocer la prima final, que es la que realmente paga el tomador del seguro, hay que añadir los impuestos, gravámenes y accesorios. En los contratos de seguro en caso de impago de la prima, cabe destacar dos situaciones: Si es la primera prima, el impago de ésta libera de forma automática al asegurador del cumplimiento del contrato si se produjese un siniestro. Si es la segunda prima o sucesivas, la cobertura del riesgo queda suspendida una vez transcurrido un mes desde la fecha de vencimiento. Y, por tanto, tendrá que respetar la prima del periodo anterior hasta el vencimiento del siguiente periodo, generalmente un año.

Hay que destacar que la subida debe ajustarse a unos criterios de equidad y suficiencia, se debe sustentar en cálculos actuariales de costes y riesgos, que no pueden ser discrecionales. Cada día es más frecuente encontrar las quejas de muchos asegurados a quienes les han subido la prima anual de su seguro, sobre todo cuando la compañía detecta una mayor probabilidad de siniestralidad en el asegurado, ¿por qué otras razones puede darse este aumento de precio? ¿Cuándo una aseguradora supera las exigencias legales existentes en este respecto? Cuando se trata del precio de nuestra prima del seguro, cualquier aspecto que pueda llegar a aumentar los riesgos del propio asegurado, puede hacer que nuestro seguro cueste más. Según la cuantía de la prima Prima fija. Siempre, claro está, puede realizar la anulación de la póliza por el motivo que crea conveniente. En el peor de los casos.

El tomador rechazó la reclamación porque, a su entender, la prórroga automática de la póliza no fue tal ya que se modificó sustancialmente uno de los elementos del contrato, como es la prima, sin que el asegurado diera el visto bueno al respecto. La Justicia ha dado la razón al asegurado. En la resolución judicial, que correspondió al Juzgado de Primera Instancia se desestimó íntegramente la demanda, además de condenar a la compañía al pago de las costas del juicio, “porque hubo una subida de prima sin que la actora haya justificado la razón de la misma, ni que estuviera amparada por las condiciones generales de la póliza  conculcando lo dispuesto en el artículo 1256 del Código Civil”. Para el presidente el fallo de la justicia supone un paso adelante más en la defensa de los derechos de los automovilistas. Si no lo aprueba, la compañía tiene derecho a anular la póliza alcanzada la fecha de vencimiento. ¿Cómo anular el seguro del coche? Si el tomador quiere anular el seguro del coche a la fecha de vencimiento (por la razón que sea) deberá comunicárselo a la compañía con dos meses de antelación.

Salvo pacto en contrario, si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación. En caso de falta de pago de una de las primas siguientes, la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Este permiso te lo concederá si acreditas haber contratado previamente otro seguro que lo sustituya y que incluya al banco como beneficiario para no perder su garantía como entidad hipotecaria. Consecuencias No hacer nada y renovar el seguro sin comparar los precios tiene consecuencias para nuestro bolsillo. Sus consecuencias Se distinguen en el artículo 15 LCS dos tipos de primas de seguro y le anuda a ello consecuencias jurídicas distintas en atención a si el impago lo ha sido de la prima única o lo ha sido de las primas sucesivas. Si lo hacen, pueden aprovechar y contratar otra póliza más barata gracias a nuestro comparador de seguros de coche. Si se produce un siniestro durante este periodo de tiempo, la compañía, previo abono de la prima, deberá atender el siniestro. Por eso, y dada su importancia, debemos tener siempre presente verificar que se ha realizado correctamente el abono de la prima, y en caso de siniestro, con pérdida total, o venta del vehículo, verificar la situación que queda la póliza.

La prima de seguros es el precio del seguro, es decir, el precio que el asegurado paga por la cobertura que recibe del riesgo asegurado a su compañía de seguros. dejó de pagar el primer recibo que le había cargado en la cuenta bancaria en que se había domiciliado su pago. Ocho meses después, en diciembre de 2005, empleados estaban realizando trabajos de excavación en la localidad de Los Realejos, y causaron daños a las instalaciones de Telefónica de España,U. Telefónica dirigió una demanda para reclamarles el importe de los daños ocasionados. Esta misma solución ha sido la adoptada, de forma errónea, según mi entender, por la Sentencia de 10 de septiembre de 2015, de la Sala 1ª del Tribunal Supremo, ponente Excmo. Si no lo aprueba, la compañía tiene derecho a anular la póliza alcanzada la fecha de vencimiento. ¿Cómo anular el seguro del coche? Si el tomador quiere anular el seguro del coche a la fecha de vencimiento (por la razón que sea) deberá comunicárselo a la compañía con dos meses de antelación.

En cualquier caso, el asegurador, cuando el contrato esté en suspenso, sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso” El impago de una de las primas siguientes, lógicamente, presupone que el contrato, que ya había comenzado a desplegar todos sus efectos con anterioridad, se ha prorrogado automáticamente y ninguna de las partes lo ha denunciado en los términos del artículo 22 LCS. En estos casos, desde el impago de la prima sucesiva, durante el primer mes el contrato continúa vigente y con ello la cobertura del seguro, por lo que si sucede un siniestro en este periodo de tiempo, la compañía está obligada a indemnizar al asegurado en los términos convenidos en el contrato y responde frente al tercero que ejercite la acción directa del artículo 76 LCS. A partir del mes siguiente al impago de la prima, y durante los cinco siguientes, mientras el tomador siga sin pagar la prima y el asegurador no haya resuelto el contrato, la cobertura del seguro queda suspendida.

Los entes públicos aún no han contestado a dicha comunicación. Uno de los aspectos que más favorece a las compañías de seguros es el hecho de que cuando se contrata una póliza de un año y se decide vender el vehículo a mitad de ejercicio o darlo de baja al tenedor del seguro no se le devuelve el importe resultante del prorrateo de los meses que faltan para que expire su póliza. La entidad aseguradora puede resolver el contrato o bien exigir el pago de la misma, manteniéndolo entre tanto en suspenso pero hasta que la resolución del contrato no se produzca, este subsiste y por tanto la aseguradora sin perjuicio de su facultad de repetición frente al asegurado, viene obligada al pago de la indemnización. En consecuencia estimaba la demanda interpuesta por el Consorcio de Compensación de Seguros condenándole a abonar la indemnización previamente satisfecha por aquél a los terceros perjudicados.

Siempre, claro está, puede realizar la anulación de la póliza por el motivo que crea conveniente. En el peor de los casos. Y, en su consecuencia, se produce una resolución ex lege en el supuesto de inactividad por parte del asegurador A) Exigencia de prueba de la aseguradora de haber presentado al cobro el recibo del cargo de la prima sucesiva Por regla general nadie acude a una aseguradora a pagar un recibo de una póliza de seguro, sino que el sistema habitual es el de la domiciliación bancaria, aunque es cierto y verdad que todavía se dan los casos de asegurados que pagan en mano a sus agentes, pero las compañías son reacias cada vez más a admitir este sistema de pago y exigen el pago por entidad bancaria, porque así se evitan también que los agentes de seguro tengan que estar devolviendo a la aseguradora las primas cobradas por estos a los asegurados.

De acuerdo con aquéllas sentencias, considera el recurrente, que la compañía aseguradora no está obligada a dirigir ningún tipo de comunicación al tomador del seguro, operando la suspensión del contrato por la devolución del recibo bancario y el trascurso del plazo de un mes que se refiere el artículo 15.2 LCS Por tanto, afirma, basta con probar que la aseguradora presentó el recibo de la prima al banco domiciliatario y acreditar su devolución por falta de fondos por culpa del tomador, para que el asegurador quede liberado de su obligación conforme establece el artículo 15.1 LCS. El Abogado del Estado se opone invocando doctrina jurisprudencial conforme a la que el impago de la primera prima no es oponible frente a terceros que ejercitan la acción directa del artículo 76 LCS. Y aquí son de una gran ayuda los comparadores de seguros. De acuerdo con aquéllas sentencias, considera el recurrente, que la compañía aseguradora no está obligada a dirigir ningún tipo de comunicación al tomador del seguro, operando la suspensión del contrato por la devolución del recibo bancario y el trascurso del plazo de un mes que se refiere el artículo 15.2 LCS Por tanto, afirma, basta con probar que la aseguradora presentó el recibo de la prima al banco domiciliatario y acreditar su devolución por falta de fondos por culpa del tomador, para que el asegurador quede liberado de su obligación conforme establece el artículo 15.1 LCS.

El Abogado del Estado se opone invocando doctrina jurisprudencial conforme a la que el impago de la primera prima no es oponible frente a terceros que ejercitan la acción directa del artículo 76 LCS. En este cálculo también se tiene en cuenta factores como la edad del conductor o el estado civil, ya que está comprobado estadísticamente que los conductores jóvenes asumen más riesgos. Además en las cartas de aviso de renovación de los seguros, que suelen llegar “al borde de que caduque el seguro en vigor”, no se especifica qué cantidad se pagó por la prima el ejercicio anterior. En caso de no cumplir con este procedimiento la compañía podría reclamar el pago de la prima e incluso hacerlo por vía judicial”.