Archivo de la categoría: seguros andalucia

El seguro de financiacion

seguro motoPrecisamente, un reclamo de los principales empresas que se dedican a esta actividad es captarte como cliente con un primer crédito “sin intereses ni comisiones”, para que los pruebes, y una vez les devuelvas el dinero original al cabo de pocas semanas, “tenerte ya fichado” y “fidelizado” para en una siguiente vez, y otra y otra, y así mes tras mes, ya sea en forma de renovación (algunos prestamistas no suelen admitir más de una renovación, previo cobro de una comisión por renovación y otros dejan pasar al menos un día entre préstamo y nuevo préstamo), aunque nada impide que días o semanas más tarde de devolver el préstamo, te endeudes otra vez. Si de 100 le dejan de pagar 20 (un 20%) podrá soportar mas fácilmente su repercusión financiera, en tanto, si de 10 le dejan de pagar 2 (un 20%), posiblemente este perdiendo todo su margen de beneficio y computando pérdidas. Por ello la mayor producción y apertura a los mercados es un factor de dispersión de riesgo importantísimo que, si esta acompañado de un seguro de crédito, se hará de forma más rápida, ágil y segura. Cobertura más eficiente de gastos fijos.

Este incremento de la negociación inherente a la confianza que ofrece un seguro de crédito, tiene otras ventajas para el comerciante. Esto no significa que haya que sobreestimar la intervención del seguro de crédito en el sistema económico ni de verlo como una panacea. Nuestro endeudamiento nos permitirá por un lado tener un mayor número de entidades donde poder conseguir la financiación y también poder plantearnos mayor número de posibilidades dentro de las condiciones del préstamo (préstamos a interés fijo o variable, acortar plazo, períodos de carencia, etc) Así pues, el banco nos verá con menos riesgo si compramos una casa que no nos ponga en un aprieto a la hora de pagar, por lo que a menos riesgo, nos exigirá menos interés – ¿podremos asumir la cuota de la hipoteca? Los préstamos hipotecarios tienen una duración media de 20 años, así que no podemos hacer nuestros cálculos partiendo de una situación puntual como la actual, con tipos de interés cerca del mínimo histórico.

En algunos casos, podría ser posible aplazar también el pago de los intereses, con lo que no pagaríamos nada de cuota. Por último, y quizás más determinante a corto plazo para la banca, será la optimización de los costes de la adaptación al nuevo sistema, reduciendo el impacto negativo que este cambio pudiera suponer en las entidades. El seguro de Crédito es el instrumento diseñado para cubrir posibles impagos que puedan sufrir empresarios y autónomos. Para que un asegurado pueda cobrar la indemnización por parte de su seguro de Crédito el deudor deberá ser declarado insolvente. El impago es uno de los mayores riesgos a los que se expone una empresa. Se podrían consolidar todas estas cantidades en un préstamo de 4.000€ (interés del 8%). Realmente el propósito es reducir las cuotas mensuales, ya que o los tipos de interés bajan en el nuevo préstamo, o el período de amortización se alarga. Asesoramiento financiero Las empresas de asesoramiento financiero te ayudan a eliminar tus deudas, pero no las consolidan.

Recuerda que negarte en según qué casos no es ser egoísta, sino responsable Debes estudiar tu situación económica actual y tus perspectivas de futuro. En consecuencia el seguro de crédito ha de ser contemplado no sólo como un seguro convencional que se limita a indemnizar los daños, sino como un instrumento de Credit Management para la prevención y gestión de los riesgos de crédito comercial. El seguro de crédito globales una modalidad de seguros perfectamente regulada por una Ley que regula el Contrato de Seguro, que esla Ley50/1980 de 8 de octubre, que define esta modalidad de seguro como aquella por la que “el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos porla Leyy el contrato, a indemnizar al asegurado las pérdidas finales que experimente a consecuencia de la insolvencia definitiva de sus deudores”.

Si consideras que puedes tener problemas por tu situación laboral, tus ingresos o por previsibles gastos futuros, no sería una buena idea avalar una vivienda Si has decidido avalar una vivienda: Antes de firmar, debes negociar con el banco unas buenas condiciones. Es cierto que tu entidad puede ofrecerte condiciones especiales por la fidelidad (como por ejemplo la bonificación del interés), sin embargo, solo comparando tendrás la total seguridad de firmar la opción que más se ajuste a tu perfil financiero. Su historial puede ser muy significativo. En el caso de que no podamos hacer frente a nuestras obligaciones o la obra o producto final entregado presenten deficiencias, la compañía aseguradora indemnizará a nuestro cliente. La crisis y las dificultades de acceso al crédito bancario hacen que muchos consumidores se decanten por las financieras de los concesionarios.

En algunos casos, podría ser posible aplazar también el pago de los intereses, con lo que no pagaríamos nada de cuota. En estos casos, la entidad aseguradora pagará a la entidad de crédito la cantidad pendiente de amortizar y el exceso, al resto de personas designadas como beneficiarias en la póliza. En consecuencia, este seguro protege a la entidad de crédito ante el posible impago del prestatario debido a su muerte o incapacidad. En el mercado asegurador también se comercializan seguros cuyo objetivo es permitir cumplir las obligaciones del deudor con respecto al préstamo hipotecario, con carácter temporal. Por ello y para evitar el típico estrés de estos casos, mostramos algunos interesantes consejos sobre la mejor manera de financiar un vehículo: Fijación de un presupuesto límite. Esa extensión a todos los ámbitos de la vida de los mismos se debe, principalmente, a la apremiante necesidad que subvienen, erigiéndose en uno de los principales favorecedores (junto a otras actividades como la bancaria) de la implantación, normalización y desarrollo de la actividad económica y comercial en una nación. Es evidente que ese pacto ayudó a normalizar y fomentar el transporte de mercaderías. Otro ejemplo revelador nos lo ofrece el comercio marítimo de las ciudades italianas del medioevo.

Cuando una fábrica no tiene líquido, si no hay confianza, no puede comprar materias primas ni producir hasta tener dinero de caja o, en el caso de un distribuidor, no compra ni comercia, hasta no tener fondos para obtener la mercadería, ya que no les otorgan crédito sus proveedores aplazando las deudas. Todo ello hace que se pierda dinamismo y celeridad en el flujo económico. Noobstante existen una serie de leyendas negras sobre este mercado asegurador; a continuación vamos a desmitificar las cuatro falsedades más frecuentes que se oyen en la calle. “que el seguro de crédito es muy burocrático”: en la actualidad gracias a las nuevas tecnologías telemáticas esto es una falacia ya que la mayoría de las comunicaciones se realizan por internet y en tiempo real, eliminando el típico papeleo de antaño. “Que el seguro de crédito no protege de los morosos ya que sólo cubre a los buenos clientes”: evidentemente nadie en su sano juicio cubre los riesgos de morosos recalcitrantes e insolventes; gracias al filtro del seguro de crédito la empresa proveedora mantendrá siempre una cartera de clientes sana.

Las doce soluciones más comunes para deshacerte de todas tus deudas son: Planes de gestión de deudas Negociaciones de deudas Consolidación de deudas Préstamos de consolidación de deudas Asesoramiento financiero Refinanciación Jubilación Unión de créditos Préstamos de equidad de la vivienda Seguros Tarjetas de crédito Bancarrota Plan de gestión de deudas La manera ideal de empezar a solucionar tus deudas es mediante un plan de pagos que puedes hacer tú mismo. El planear un presupuesto y evitar cualquier gasto innecesario son dos aspectos muy importantes en un plan de gestión de deudas. El seguro de crédito global Una característica importante del segurode crédito globalo también denominado clásico es que el asegurado debe cubrir la totalidad de sus riesgos comerciales, y por lo tanto no puede asegurar solamente los clientes de alto riesgo. A veces cuando las presiones financieras son enormes y no puedes llegar al final, tienes que declararte en bancarrota. La bancarrota es un alivio temporal pero crea un impacto negativo en tu informe financiero que afectará a futuras solicitudes de préstamos, etc.

Hay básicamente tres tipos de seguros asociados a un préstamo hipotecario. Si de 100 le dejan de pagar 20 (un 20%) podrá soportar mas fácilmente su repercusión financiera, en tanto, si de 10 le dejan de pagar 2 (un 20%), posiblemente este perdiendo todo su margen de beneficio y computando pérdidas. Por ello la mayor producción y apertura a los mercados es un factor de dispersión de riesgo importantísimo que, si esta acompañado de un seguro de crédito, se hará de forma más rápida, ágil y segura. Cobertura más eficiente de gastos fijos. Este incremento de la negociación inherente a la confianza que ofrece un seguro de crédito, tiene otras ventajas para el comerciante. Eso sí, conviene asegurarse de que la póliza contratada no libera a la compañía aseguradora de la obligación de pago por la falta de abono de la prima. Documento de solidarización de la deuda Puede ocurrir que, aún sabiendo el riesgo de impago que entraña una operación, el vendedor siga interesado en ella. En este caso, en apenas cinco meses ya estaremos ganando dinero. No correr riesgos innecesarios , si no se está seguro de la solvencia del cliente, pedirle garantías o avales.

AUMENTAR LA JURIDICIDAD DE LA OPERACIÓN. En el caso de los de tipo variable, un interés competitivo estaría por debajo del euríbor + 1,5 % y a tipo fijo, por debajo del 3 % TIN. Sin embargo, los morosos no son un mal necesario, sino un problema empresarial que se puede, si no eliminar totalmente, si minimizar gracias a una buena gestión de riesgos de crédito. Para ello es necesario seguir una serie de pasos: EVITAR LAS PRISAS, primero comprobar la solvencia. Se puede pagar la indemnización sólo después que un árbitro o un juez hubiera arreglado el contencioso comercial.

El concepto de insolvencia definitiva del deudor (tanto de hecho como de derecho) queda regulado porla propia Leydel Seguro. La Ley establece que se reputará existente la insolvencia definitiva del deudor cuando: 1– El deudor haya sido declarado legalmente en quiebra mediante una resolución judicial firme – Cuando haya sido aprobado judicialmente un convenio judicial que implique reducción o quita de los importes de los créditos – Cuando exista una demanda judicial y se haya despachado mandamiento de ejecución o de apremio contra el deudor sin que del embargo resulten bienes libres bastantes para el pago 4–Cuando el asegurador y el asegurado acuerden que el crédito resulta incobrable También la Ley establece que transcurrido un determinado plazo de tiempo –que suele ser de seis meses– desde que el asegurado notifica al asegurador la existencia de un impagado, el asegurador abonará al asegurado el 50% de la cobertura pactada con carácter provisional y a cuenta de la ulterior liquidación definitiva. Normalmente, las entidades online son más dadas a conceder financiación sin comisiones.

Recogiendo lo más importante, el seguro de crédito ofrece tres grandes bloques de servicios de gestión del riesgo de clientes: la prevención de la morosidad la indemnización en caso de incobrables el recobro extrajudicial y judicial de las facturas impagadas Dicho de otra manera, al asegurar sus ventas a crédito, la empresa proveedora adquiere automáticamente un departamento de riesgos externo, que estudia, analiza y clasifica a cada uno de sus nuevos clientes (y clientes actuales). Lo mejor: una significativa rebaja que nos dará aire en el mes a mes. Ésta se posiciona como un apoyo financiero para garantizar la liquidez del asegurado. Recobro Mediante el servicio de gestión de recuperaciones el asegurador pone en marcha una serie de medidas orientadas al cobro de créditos impagados. Tipo de interés nominal, comisión de apertura, por amortización anticipada, de cancelación total o Tasa Anual Equivalente (TAE) han de ser analizadas pormenorizadamente, También debemos fijarnos si la entidad en cuestión nos obliga a suscribir algún tipo de seguro. Otros gastos.

Sin embargo, hay formas para evitarlo en el caso de tener problemas para pagar la hipoteca. hipoteca-quehacer Respecto a las ejecuciones hipotecarias, el INE, que solo refleja los datos desde 2014, mostró la mayor caída de su serie histórica con una caída del 31,2% en primer trimestre del 2016. Por otro lado la asunción de la mayoría de los costes procesales del mismo por parte de la Compañía de seguros, es otras de las ventajas aportadas por la póliza de crédito. La red de Abogados y procuradores de las Aseguradoras esta compuesta, por la continua afluencia de casos que tienen del mismo género, por personas altamente especializadas27 en estos recobros y en procedimientos concursales. Todos los pagos que realice la aseguradora deberán serle reembolsados por el tomador del seguro. la estructura comercial y en el sistema de comisionamiento de los propios comerciales, así como en la figura del propietario de la empresa cliente y en las garantías que deberíamos pedir si hay dudas con el deudor COMISIONES POR VENTAS COBRADAS, NO FACTURADAS. Implicar al departamento comercial en la lucha contra los morosos.

En ocasiones, las marcas automovilísticas implementan promociones (regalan la primera cuota, reducen su cuantía durante cierto período de tiempo etc). Fondo Social de Viviendas. La empresa vendedora, por tanto, le pedirá al cliente que aporte un aval bancario en el que se especifique claramente la responsabilidad solidaria de la entidad, el importe cubierto (que ha de ser suficiente para cubrir el posible impago) y la duración de la cobertura. Por otro lado la asunción de la mayoría de los costes procesales del mismo por parte de la Compañía de seguros, es otras de las ventajas aportadas por la póliza de crédito. La red de Abogados y procuradores de las Aseguradoras esta compuesta, por la continua afluencia de casos que tienen del mismo género, por personas altamente especializadas27 en estos recobros y en procedimientos concursales. De hecho, ni siquiera ahora están legalmente obligadas a alargar la vida de una hipoteca, sólo a estudiar el caso y mostrarse más permisivas.

Se podría haber pensado en un provisionamiento individual de cada burrero para cubrir los posibles riesgos de la pérdida de su burro. Esto es, si cada transportista hubiera guardado una cantidad equivalente al valor de otro burro no hubieran necesitado hacer tal pacto mutual, pero eso les hubiera supuesto inmovilizar un capital que hubiera ralentizado, o incluso, imposibilitado su actividad. A este respecto, el seguro de crédito aporta grandes beneficios, ya que protege ante impagos y morosidad, pero sin el <> de la inversión que producen las provisiones contables16. Ya sabemos que los capitales son más rentables en el ámbito empresarial que en el privado por tanto, al inmovilizar esos capitales en los balances, provisionando cada crédito, la compañía tiene menos competitividad y puede estar perdiendo oportunidades comerciales al carecer de medios de pago.

Además los nuevos seguros de crédito, mediante el aplazamiento y fraccionamiento de las primas, minoran y atenúan todavía más el impacto financiero que supone la cobertura de las operaciones para los asegurados. Dispersión de su riesgo comercial. Hemos de tener en cuenta también la dispersión del riesgo comercial inherente a la mayor venta, resultado del seguro18. En el caso de que un comerciante venda 100 en lugar de 10, no será tan dependiente a la ganancia de cada uno de esos 10. Esto es, una vez se ha suministrado el producto hasta colmar la demanda de todos los consumidores nacionales, las empresas hallan un techo en la comercialización de sus productos y, por consiguiente, en su producción. La externalización y la salida a los mercados internacionales permite a las empresas nacionales seguir produciendo para el exterior aún cuando la demanda interna ya esta satisfecha, lo cual lleva a una mayor producción (PIB) y crecimiento económico nacionales.

A causa de esto el Estado en años pasados y en el presente ha tratado de desempeñar un destacado papel en el fomento del créditoa la exportación, y la internacionalización de lasempresas españolas, que pasa por un asesoramiento a las mismas(ICEX). La aceptación de estos seguros suele conllevar rebajas en el diferencial del tipo de interés. Ya hemos visto en otros artículos que podemos utilizar un seguro de crédito o solicitar informes comerciales que pueden arrojar algo de luz sobre la solvencia del cliente. A parte de estos mecanismos, también podemos acudir a los avales bancarios, es decir, la garantía adicional de una entidad de crédito de que los pagos llegarán a buen fin.

Si el aval bancario es factible, siempre hay que procurar que en el documento que acoja dicho aval se especifique claramente que la entidad de crédito es responsable solidario del pago en caso de que el cliente no cumpla con sus obligaciones dinerarias. Lo ideal es disponer de un modelo de aval que recoja todos nuestros intereses y que no incluya cláusulas que nos puedan ser desfavorables, aunque si no disponemos de uno, la entidad de crédito dispondrá de este tipo de contratos, que habrá que examinar cuaidadosamente para que no haya ningún resquicio por el que peudan escaparte.

Los vendedores también deben ser co-responsables de la gestión del riesgo de clientes, los objetivos de venta debe ser por operaciones cobradas y las comisiones sólo deben abonarse definitivamente si la venta realizada se ha cobrado íntegramente. NO FIARSE DE LAS APARIENCIAS. Por muy buena imagen que tenga un posible comprador, investigar que hay detrás de la fachada de este futuro cliente, a veces con un poco de investigación se descubre la cara oculta de las empresas. Es habitual que muchos avalistas desconozcan hasta dónde llega su compromiso cuando acceden a avalar a alguien y cuál es su papel en caso de que el titular del préstamo deje de pagarlo. Cuál es el papel del avalista El papel de avalista es fácil de explicar: ante un impago, la entidad financiera requerirá en primer lugar su abono al titular del préstamo mediante el envío de una carta.

En los casos que el cliente se pueda adherir a los umbrales fijados en el Código de Buenas Prácticas, recientemente modificado por la Ley 25/2015, de 28 de julio, la operación podrá ser plenamente viable. Dicho de otra forma, la entidad tendrá que poner en contexto los incentivos de cada prestatario para el cumplimiento de sus obligaciones a la hora de determinar si los cambios de valor de la garantía colateral suponen un incremento significativo del riesgo de crédito. En este sentido, paraliza las demandas interpuestas por falta de pago y la ejecución de los bienes que se estén tramitando. Por ejemplo, si estamos pagando una hipoteca de 150.000 euros a 30 años a euríbor + 2,5% y conseguimos que otro banco nos ofrezca euríbor + 1%, pasaremos de pagar 605 euros al mes a sólo 493 euros. Adicionalmente, quienes la soliciten puede reducir su deuda hasta un 50% y conseguir un aplazamiento en el pago de hasta cinco años. Sin embargo, es extremadamente difícil lograr los últimos puntos. Los informes comerciales son la forma más económica, fiable y accesible de evaluar el riesgo de un cliente potencial.

Dejar claras las CONDICIONES DE PAGO en el momento de formalizar la operación comercial. Esta iniciativa se organizó después en forma del Banco Grameen, que le valió a Yunus el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y el Premio Nobel de la Paz de 2006. Estos préstamos de dinero, al ser de menor cuantía y duración que los préstamos personales tradicionales, se conceden rápidamente al no requerir apenas trámites y la única garantía de pago es la personal del prestatario (el consumidor que pide el préstamo). Para pedir un crédito rápido en general hace falta tener cierta estabilidad, un expediente de pagos bueno y capacidad para devolverlos, sabiendo que el interés que se paga es realmente alto, aunque la cuantía en juego muy pequeña.

Consejos A la hora de elegir un crédito rápido te damos los siguientes consejos: Los créditos rápidos realmente son interesantes si no queda más remedio que solicitarlos porque se nos han cerrado las demás vías de financiación y tenemos que tapar un agujero temporal. Este es un procedimiento complicado pero puede sernos de gran ayuda. De esta forma, si la empresa no cumple su contrato y no realiza, por ejemplo, el asfaltado de una calle, la compañía aseguradora pagará a la administración pública (un ayuntamiento, por ejemplo) una compensación económica por este incumplimiento de contrato. Aval: Un aval es una garantía adicional por el cual una tercera persona (avalista) distinta del cliente (avalado) se compromete a responder por el cliente en caso de que éste incumpla su compromiso de pago futuro. Lo mejor: una significativa rebaja que nos dará aire en el mes a mes.

Esta tasa de publicidad obligatoria tiene en cuenta el coste en términos anuales tanto del nominal a desembolsar en forma de intereses por el préstamo como cualquier comisión de apertura o estudio del préstamo. Has de saber que las TAEs habituales de estos préstamos son elevadísimas por su duración muy inferior al año para el que está pensada la TAE…. Así, parece que la recuperación económica da un respiro a los afectados, continuando la tendencia a la baja iniciada el pasado año 2015. En principio es la más recomendable, pero la entidad no siempre estará dispuesta a hacer caso a nuestras peticiones, sobre todo si ya acumulamos deudas en nuestra contra. Esta función preventiva permite a las empresas aseguradas tomar decisiones con total tranquilidad, con el fin de consolidarse en los mercados actuales. El seguro de crédito también ofrece un servicio de prospección ya que facilita al asegurado plantearse la venta a nuevos clientes o penetrar en nuevos mercados asumiendo un riesgo mínimo.

Todos los pagos que realice la aseguradora deberán serle reembolsados por el tomador del seguro. la estructura comercial y en el sistema de comisionamiento de los propios comerciales, así como en la figura del propietario de la empresa cliente y en las garantías que deberíamos pedir si hay dudas con el deudor COMISIONES POR VENTAS COBRADAS, NO FACTURADAS. Implicar al departamento comercial en la lucha contra los morosos. Si conseguimos una carencia pagaríamos únicamente los intereses de la hipoteca, sin amortizar parte del capital. Las empresas suelen pedir este documento cuando hay un riesgo de impago alto, pero aún así, es un contrato importante y que no “pueden rechazar”.

Factoring: Es un servicio que ofrecen las entidades de factoring (normalmente todos los bancos y cajas tienen una) por el cual la empresa cede toda su cartera de clientes (es decir, todos sus créditos comerciales) a esta entidad de factoring, y será la propia entidad de factoring quien se encargue de cobrar todas las facturas y cobros futuros pendientes. Por otro lado, es muy desaconsejable contratar un préstamo hipotecario sin ahorros. Claro que siempre debe haber un motivo para la esperanza. Una ventaja del factoring es que además se pueden descontar las facturas (todas o una parte), con lo que podemos obtener una financiación muy interesante. Estas son algunas de las soluciones más utilizadas para prevenir los impagos, o mejor dicho, para que en caso de impago el impacto en nuestra liquidez y en nuestra superviviencia sea el menor posible. No nos culpabilicemos, cualquiera puede tener dificultades para pagar la hipoteca.

El asegurador puede excluir del contrato de seguro aquellos compradores que sean insolventes o que no sean buenos pagadores. El seguro de crédito es por lo tanto una modalidad aseguratoria que tiene como objeto indemnizar al asegurado las pérdidas derivadas de la falta de pago definitiva de sus clientes. La media del Euribor de los últimos 17 años es del 3,87%, si añadimos un margen del 1-1,5% nuestro tipo medio estará sobre el 5% También tenemos que valorar nuestra estabilidad familiar, posibilidad real de incrementar ingresos (de manera sostenible), qué incrementos de gastos podemos tener (hijos, mantenimiento familiares…) y qué haríamos si surge algún imprevisto que implique un desembolso (enfermedades, cambio de coche…)

En este sentido, convencer al banco de que podremos pagar la hipoteca en una situación más adversa a la actual y que nuestros ingresos son estables también nos servirá para arañar algunas décimas al diferencial – ¿cuál será mi renta disponible? Tenemos que valorar nuestros ingresos disponibles: se calcula restando a los ingresos netos mensuales de la unidad familiar la cuota del préstamo hipotecario y las de otros préstamos; esta diferencia es el dinero de dispondremos para poder vivir todos los meses y hacer frente a todos nuestros gastos corrientes (luz, gas, teléfono, comidas, ropa, colegios, etc.)

Por lo tanto, si no tenemos ningún crédito pendiente debemos destacarlo en el banco y hacerlo valer para conseguir una mejor hipoteca – ¿préstamo hipotecario a tipo fijo, variable o mixto? Para poder elegir entre un préstamo a tipo fijo o a tipo variable debemos tener en cuenta dos aspectos: uno, nuestra capacidad de asumir la subidas de tipo que sufrirá el préstamo a lo largo de su vida (15-25 años); y dos, una cuota fija nos elimina incertidumbres (es decir, subidas inesperadas de cuotas), lo que suele ser recomendable para aquellas personas cuyos ingresos no sean muy altos. Parafraseando la IFRS 9, “el análisis del riesgo crediticio es un análisis multifactor y holístico; si un factor específico es relevante o no, y su peso comparado con otros factores, dependerá del tipo de producto, características de los instrumentos financieros y del prestatario, así como de la región geográfica”.

Pensado para la reestructuración viable de las deudas con garantía hipotecaria sobre la vivienda habitual en aquellas entidades financieras que se hayan suscrito al mismo, y está dirigido a los deudores que hayan hipotecado su vivienda habitual y estén en el umbral de exclusión, que se define en el artículo 3 de este Real Decreto-ley. (por ejemplo, para un préstamo de 100 euros a 30 días, los intereses de Vivus serían de 24 euros, lo que equivale a una TAE del 1270%, o según el ejemplo de Cashper, la TAE de un préstamo de 200€ a 30 días con un cargo de 65€ de intereses (la cantidad total a devolver será de 265€) ascenderá al 2.969%), pero realmente no son comparables con las de los préstamos bancarios tradicionales con una duración superior al año, que suelen estar entre el 5 y el 15% de TAE. Es decir, que no se puede concluir que un préstamo con una TAE del 1200% es mucho más caro que uno con una TAE del 11%. Asimismo de forma permanente el asegurador actualiza su estudio de cada comprador de la empresa asegurada y determina en base a su experiencia acumulada e informaciones frescas, el límite de riesgo adecuado a cada cliente final. Conseguir que el cliente firme pagarés, letras o cheques para tener un crédito documentado como mayor protección.

OTORGAR A CADA CLIENTE UN LÍMITE DE RIESGO. Sirve para pagar únicamente la parte de intereses de la cuota, sin amortizar nada de capital. Lo recomendable es analizar uno y otro sistema, para decantarse por el que nos resulte más rentable. Tipos de interés. Es decir, si al vencimiento de un crédito comercial un cliente no nos paga, la entidad aseguradora nos pagará una indemnización. Sin embargo, algunas compañías abonan la totalidad de la indemnización 5 o 6 meses después de la declaración de amenaza de siniestro. Los deberes del asegurado son: Mostrar cuando sea requerido por el asegurador los registros de contabilidad y los documentos relativos a los créditos asegurados.

Prestar la colaboración necesaria al asegurador en los procedimientos judiciales interpuestos para la reclamación de la deuda Ceder al asegurador a solicitud del mismo el crédito que tenga contra el deudor insolvente una vez haya recibido la indemnización de la pérdida. Los principios básicos de un contrato de seguro de crédito son: Se aseguran todas las operaciones comerciales que pueda hacer el asegurado El asegurador clasifica el riesgo y notifica al asegurado las operaciones garantizadas, que clientes quedan cubiertos por el seguro de crédito y hasta que importe. El asegurador no cubre el 100% de las pérdidas ya que se presume una coparticipación por parte del asegurado que debe velar por el buen fin de las operaciones, por lo que se comparte el riesgo de insolvencia en una proporción equilibrada. La primera es el factoring con recurso, modalidad en la que la entidad de factoring no asume el riesgo de impago, es decir, si hay un moroso, la empresa no cobra. Aunque está principalmente pensada para empresas, las personas físicas también pueden acogerse a ella. De forma indirecta el seguro de crédito facilita la financiación, ya que las entidades bancarias pueden unirse al asegurado (tomador de la póliza) como beneficiarios de la póliza en caso de impago.

Por este motivo, suele cubrir un porcentaje de las insolvencias que suele estar entre el 70 y el 90% de los créditos incobrables y que queda acordado contractualmente en la póliza. Se aseguran todas las operaciones comerciales a crédito que pueda hacer el asegurado. Por este motivo, es importante actuar con prudencia. Por este motivo es necesario encontrar una solución realista que el moroso pueda cumplir y llevarla a la práctica, aunque esto signifique hacer ciertas concesiones al deudor y transigir en algunos aspectos. Si finalmente no se consigue cobrar una deuda, es conveniente incluir al moroso en los REGISTROS DE IMPAGADOS (ASNEF, RAI, etc.).

De esta forma, si la empresa no cumple su contrato y no realiza, por ejemplo, el asfaltado de una calle, la compañía aseguradora pagará a la administración pública (un ayuntamiento, por ejemplo) una compensación económica por este incumplimiento de contrato. Aval: Un aval es una garantía adicional por el cual una tercera persona (avalista) distinta del cliente (avalado) se compromete a responder por el cliente en caso de que éste incumpla su compromiso de pago futuro. Es una imprudencia temeraria pedir una hipoteca sin saber qué la dación en pago es la excepción, no la regla, o qué los avalistas responden con todo su patrimonio aunque no lo hipotequen. Por ejemplo, si estamos pagando una hipoteca de 150.000 euros a 30 años a euríbor + 2,5% y conseguimos que otro banco nos ofrezca euríbor + 1%, pasaremos de pagar 605 euros al mes a sólo 493 euros.

Firmar un interés competitivo Tanto en las hipotecas como en los préstamos en general, el interés es uno de los apartados que más influye en la cuota mensual y en el coste total de la financiación. de la Ley del Contrato de Seguro13). Esto no obsta a que muchas aseguradoras de crédito invoquen la normativa sectorial en su articulado e incluyan en sus pólizas cláusulas tomadas de la propia ley. Por otro lado, perteneciendo a la clase de seguros de daños, de lo que trata es de, en caso de pérdidas por la insolvencia de un deudor, pagar una indemnización al asegurado al objeto de que quede éste indemne, esto es, evitar su daño económico. Debido a esta función indemnizatoria se pacta una cifra de indemnización que ronda el 80% de las cantidades no pagadas que constan en facturas. No necesitará lo mismo una pyme que una gran empresa. De esta manera, en caso de producirse la pérdida, el impacto en la cuenta de resultados de ese ejercicio debería ser mínimo.

Esta iniciativa se organizó después en forma del Banco Grameen, que le valió a Yunus el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y el Premio Nobel de la Paz de 2006. Estos préstamos de dinero, al ser de menor cuantía y duración que los préstamos personales tradicionales, se conceden rápidamente al no requerir apenas trámites y la única garantía de pago es la personal del prestatario (el consumidor que pide el préstamo). Para pedir un crédito rápido en general hace falta tener cierta estabilidad, un expediente de pagos bueno y capacidad para devolverlos, sabiendo que el interés que se paga es realmente alto, aunque la cuantía en juego muy pequeña. Consejos A la hora de elegir un crédito rápido te damos los siguientes consejos: Los créditos rápidos realmente son interesantes si no queda más remedio que solicitarlos porque se nos han cerrado las demás vías de financiación y tenemos que tapar un agujero temporal. Por último, hemos de indagar en torno a la posibilidad de acogernos a alguna de las ayudas de las administraciones públicas, como el Plan PIVE o el PIMA Aire.

Elegir el sistema de financiación de nuestro vehículo es siempre una cuestión engorrosa y en la que conviene tener presentes bastantes variables. Es aconsejable, por tanto, a la firma del contrato del préstamo, establecer la obligatoriedad de que la entidad informe al avalista en caso de impago del titular. Una vez recibida la notificación judicial, el avalista deberá hacer frente a las deudas contraídas por el titular del préstamo y a las penalizaciones por demora que se aplican a las mensualidades no pagadas y que dependen de cada entidad. En principio, puede parecer poco, pero hay que tener en cuenta que es un 2% sobre las ventas, no sobre el beneficio. Por ley, y así figura en el contrato de un préstamo, el banco o caja está obligado a respetar los plazos para ejecutar el aval, que suelen ser de 3 meses. Si transcurrido ese periodo, el deudor sigue sin abonar lo que el banco le reclama, éste acudirá al avalista. Sin embargo, con los consejos señalados la labor puede ser más llevadera y la decisión que adoptemos mucho más acertada.

Mediante esta fórmula se busca el compromiso de los administradores de la sociedad, que quedan obligados a responder de forma solidaria con sus propios bienes frente al vendedor-acreedor con la suma total de la deuda. En el documento no debe hacerse constar ninguna limitación en cuanto al importe o al tiempo y se debe especificar que la solidarización de la deuda se realiza con renuncia a los beneficios de exclusión, división y orden. Factoring En este caso es el deudor quien contrata estos servicios que, como explican desde Hispajuris, consisten en analizar el grado de solvencia de los compradores, su clasificación conforme a la misma y la asignación de una línea de riesgo a cada uno de ellos. El problema de los préstamos fijos es que el plazo suele ser como máximo de 15-20 años, y que además no suelen tener condiciones muy competitivas.

La forma más sencilla, más rápida y más barata es acudir a un especialista como Axesor, que recabará por ti toda la información relativa de ese cliente y te proporcionará un completo y exhaustivo informe comercial. La segunda opción (complementaria, no excluyente) es contratar un seguro de crédito, una fórmula de cobertura que permitirá que tu empresa esté tranquila ante posibles impagos de tus clientes. El seguro de crédito es una modalidad de seguro (que se puede contratar a través de entidades aseguradoras o financieras) que nos proporciona cobertura ante la posibilidad de que un cliente no nos pague. El contrato de este tipo de seguros de crédito incluye una indemnización en caso de impagos y otra serie de servicios adicionales como la gestión de cobros y pagos, la calificación crediticia de nuestros clientes, la recuperación extrajudicial y judicial de impagados, etc. El seguro de crédito está regulado por la Ley 50/1980, de 8 de octubre, del Contrato de Seguros (LCS), que en su Si firmas algún seguro para rebajar el interés de tu préstamo, asegúrate de que no sea un seguro PUF (Prima Única Financiada).

Por ejemplo, si la cobertura el del 70%, la aseguradora pagará el 70% de esos gastos, y el resto lo pagaremos nosotros. También en este caso la compañía aseguradora puede desestimar a algún cliente por considerarlo de elevado riesgo. Está claro y es evidente que en los tiempos en los que nos encontramos es muy difícil evitar que antes o después nos encontremos con morosos. Con esta opción podríamos agrupar todas las deudas (préstamos personales, hipoteca…) en una misma cuota. En los últimos años el mercado del eguro de crédito se ha convertido en España en un mercado abierto y global, muy competitivo y que ofrece un amplio abanico de posibilidades a las empresas, por lo que es conveniente antes de hacer la contratación de las coberturas, estudiar y comparar cuidadosamente las distintas ofertas que hay en el mercado. Las aseguradoras de crédito son uno de los principales soportes que, gestionando el crédito comercial, permiten acolchar los violentos giros de confianza propios de todo sistema financiero, atenuando sus extremados efectos y permitiendo un crecimiento más estable y regular de la realidad económica.

La presión sobre el departamento comercial para aumentar rápidamente las ventas suele provocar morosidad ya que los comerciales venden a clientes poco recomendables con tal de llegar a los objetivos. EVITAR FALLOS EN EL MOMENTO DE LA VENTA. Cuando en el mercado hay poca demanda de un producto y es muy difícil lograr liquidez con su venta, entonces la empresa esta expuesta a un malbaratamiento de patrimonio, quiebra, créditos a alto interés… No podemos obviar que hay que atender los compromisos ya adquiridos (vencimientos, salarios,…).

Si tomamos como referencia un tipo de interés del 3,5% (Euribor+1,5%) y un plazo de 25 años podemos conseguir como máximo un préstamo hipotecario de 160.000€ (visita nuestro simulador para ver tu caso concreto) Por lo tanto, si pedimos menos dinero de esa cantidad, podremos aspirar a una hipoteca mejor que si vamos ajustados – ¿cuánto necesitamos de financiación? No es lo mismo que necesitemos el 50% del precio de compra que el 100% + gastos. Normalmente, las aseguradoras suelen pagar el resto de la indemnización pasados 12 meses desde el primer adelanto, aunque no se haya certificado el siniestro. La empresa que contrata el seguro de crédito también tiene una serie de obligaciones marcadas por la propia LCS: Si la aseguradora así lo requiere, la empresa deberá mostrarle los libros y cualesquiera otros documentos que posea relativos al crédito o créditos asegurados.

Prestar la colaboración necesaria en los procedimientos judiciales encaminados a obtener la solución de la deuda, cuya dirección será asumida por la aseguradora. Ceder a la aseguradora, cuando ésta lo solicite, el crédito que tenga contra el deudor una vez satisfecha la indemnización. Las principales ventajas del seguro de crédito son: Cobro de una indemnización en caso de impago cuando se certifique la pérdida (con el cobro del 50% a los seis meses). Control y gestión del riesgo de impagos de nuestros clientes, que realizará por nosotros la entidad aseguradora, que incluye la calificación de nuestros clientes y la reclamación de los impagados, tanto extrajudicial como judicialmente. Mejora nuestra imagen frente a las entidades de crédito, lo cual puede ayudar para conseguir mejor financiación. El juzgado resolverá el mismo y el procedimiento continuará o no. No obstante, explica la abogada, en la práctica los procedimientos continúan tras la resolución de la oposición pues los motivos principalmente se centran en el error en la cuantía determinada o en la existencia de cláusulas abusivas.

Sin seguros PUF Aunque el interés es un aspecto fundamental, no es el único apartado que ayuda a determinar el coste total del crédito. Prueba de ello es que el 30% de las pymes españolas tienen contratado un seguro de crédito frente, al 20% a escala mundial”, aseguran en Crédito y Caución. La característica básica de este seguro es que cubre la venta de unos bienes o servicios realizados por una empresa determinada a sus clientes. Este método tiene un coste (alrededor del 1% de la hipoteca pendiente, es decir, unos 1.000 euros de cada 100.000 pendientes), pero en ocasiones merece la pena. Si no podemos hacer frente a la cuota resultante, mejor no seguir adelante. La comisión de apertura se cobra una sola vez al firmar el préstamo y suele estar entre el 0,5% y el 1% La comisión de cancelación de reembolso total o parcial nos la aplicarán cada vez que hagamos una amortización anticipada y suele estar entre el 0% y el 0,5 Debemos negociar con el banco todo lo que podamos las comisiones, ya que nos ahorrarán dinero ahora y en el futuro – ¿qué seguros puedo negociar? En la mayoría de las ocasiones los bancos nos ofrecerán seguros vinculados como parte de la oferta vinculante del préstamo hipotecario.

La economía estaba parada pues existían muchas tierras sin cultivar y sin producir. La protección legal al cliente hipotecado a mejorado durante la crisis, si bien son muchos los expertos que siguen exigiendo una normativa que equilibre la desproporción existente entre el banco prestamista y la familia prestataria. Por último, y quizás más determinante a corto plazo para la banca, será la optimización de los costes de la adaptación al nuevo sistema, reduciendo el impacto negativo que este cambio pudiera suponer en las entidades. El seguro de Crédito es el instrumento diseñado para cubrir posibles impagos que puedan sufrir empresarios y autónomos. Para que un asegurado pueda cobrar la indemnización por parte de su seguro de Crédito el deudor deberá ser declarado insolvente.

El impago es uno de los mayores riesgos a los que se expone una empresa. Conclusiones. “Labuena fe el alma de los contratos” Ciertamente del seguro de crédito se deriva un beneficio recíproco en donde ambas partes interesadas han de complementarse y apoyarse mutua y recíprocamente, para que la relación alcance el fin y teleología buscada. Empero, al igual que un conductor una vez contratado su seguro de coches, no va conduciendo temerariamente confiado en la cobertura del seguro, de igual manera, el Asegurado no comercia por grandes cantidades con clientes nuevos, sin ningún tipo de consideración ni miramiento ulterior u ocultando circunstancias que agravan el riesgo de las operaciones a su Aseguradora. La Aseguradora igualmente ha de estar ahí, cuando el asegurado necesita de su apoyo y no, por diferentes pretextos, faltar a sus obligaciones para con él. Es importante plantearse hasta qué punto es necesario tu papel para que el comprador adquiera una vivienda. Gracias a esta gestión diaria, para la que es fundamental el auxilio del mediador especializado, el proveedor tiene una cartera de clientes saneada.

ENCONTRAR BUENOS CLIENTES El seguro de crédito también ofrece un excelente servicio de prospección comercial, ya que facilita al asegurado plantearse la venta a nuevos clientes o penetrar en nuevos mercados asumiendo un riesgo mínimo. Por el seguro de crédito se asegura que, en caso de insolvencia definitiva de la empresa deudora, la otra empresa tenga garantizados el pago de los créditos a su favor. Seguro de caución: el asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro de sus obligaciones, a indemnizar al asegurado los daños patrimoniales sufridos dentro de los límites previstos. Cuando no tenemos un familiar que nos ayude, no tenemos la posibilidad de un anticipo de la nómina, el banco no nos presta el dinero, etc. Como la empresa ya conoce tu “solvencia”, si eres buen pagador, te recibirá con los brazos abiertos de nuevo, un mes más.

Por ejemplo, te dará un primer préstamo de entre 50 euros a 15 días, debiendo devolver 15 euros (TAE 59.000%) o 100 euros, mientras que Vivus te da un primer préstamo gratis, sin coste ni comisión. Compara las ofertas de las distintas empresas en el mercado fijándote no sólo en su coste y comisiones (coste de procesamiento y gestión del préstamo) expresado en forma de TAE sino en el coste diario para el mismo importe y duración del préstamo mediante los simuladores con que cuentan las distintas webs a nuestro servicio. Necesitas comprender de forma clara el coste total de la refinanciación, ya que si no pagas pierdes tu propiedad. Jubilación Si tienes un plan de jubilación a cuenta de tu empresa, es posible que puedas conseguir un préstamo de la empresa del dinero de tu jubilación. Este tipo de préstamo es mejor opción que sacar dinero de la jubilación, ya que te ahorra pagar impuestos adicionales y penalizaciones de hasta el 10%.

Si bien hay una normativa que obliga a las entidades a conceder préstamos de forma responsable, el castigo al incumplimiento es bastante liviano a través de sanciones administrativas, pero su actuación no tiene impacto en la validez y eficacia del contrato celebrado con el consumidor: si le han concedido un préstamo que no podía ya pagar en el momento de la concesión, el contrato no deviene ineficaz y el acreedor no pierde ningún derecho. abogado especialista en regulación financiera y experto independiente, considera que la primera medida para prevenir el impago pasa por analizar que la cuota de amortización mensual no sea tan ajustada que, ante el aumento de la misma o la reducción sustancial de los ingresos periódicos, ponga al deudor en una situación de tensión financiera. Obviamente, este adelanto es a cuenta de la indemnización final.

Si finalmente se certifica el impago, la cuantía de la indemnización será la pactada en el contrato, descontados los gastos de gestión de recobro, los gastos procesales y cualquier otro gastos que se hubiera incluido en el contrato, si bien, dicho porcentaje ni podrá comprender los beneficios del asegurado, ni ser inferior al 50% de la pérdida final. Si el abogado puede formular oposición, con posterioridad y estando el procedimiento en suspenso, se citará a las partes para una vista. Valela pena señalar que las compañías de seguros de crédito siempre dejan al asegurado la posibilidad de recuperar el impago por sus propios medios entro de un plazo razonable, incluso concediendo prórrogas al deudor, con el fin de no deteriorar innecesariamente las relaciones comerciales con un cliente que sufre un bache de tesorería transitorio.

La mayoría de las compañías de negociación de deudas son claras en cuanto a la cantidad que te van a cobrar, pero asegúrate de que no haya gastos ocultos en el proceso de negociación. Consolidación de deudas La consolidación de deudas es un proceso muy beneficioso para solucionar deudas numerosas. De ahí la importancia de los seguros de Crédito, tanto para aquellas que operan en el mercado nacional como para las que lo hacen en el internacional e independiente del tamaño de éstas. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la brutal subida del Euribor desde principios de año están colocando a muchas familias al borde de la quiebra. La incertidumbre económica y financiera mundial campa a sus anchas, y se ensaña aún más en España, tal y como apuntan los principales organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial.

Por tanto, ante está profunda crisis todos tenemos miedo a la hora de vender a crédito, ya que realmente no tenemos una garantía de que vayamos a cobrar. La causa es el creciente clima de desconfianza en torno al nivel de solvencia de las empresas y de las propias aseguradoras. Entre los beneficiados de este plan se encuentran las dos aseguradoras de mayor tamaño del sector: CESCE (de titularidad pública) y Crédito y Caución, que cuenta entre sus accionistas al propio Consorcio de Compensación de Seguros con el 10% del capital. Los problemas de las aseguradoras se han trasladado durante los últimos meses a las empresas. Hay que reaccionar: solucionar el problema o minimizar las pérdidas. Esto es así para estimular su interés en controlar activamente el riesgo de impago de sus clientes y no incurrir en prácticas comerciales viciadas o caer en un cierto laxismo en lo referente a la gestión de créditos.

Es habitual que muchos avalistas desconozcan hasta dónde llega su compromiso cuando acceden a avalar a alguien y cuál es su papel en caso de que el titular del préstamo deje de pagarlo. Cuál es el papel del avalista El papel de avalista es fácil de explicar: ante un impago, la entidad financiera requerirá en primer lugar su abono al titular del préstamo mediante el envío de una carta. Para este cálculo hay que tomar un Euríbor, sumarle el diferencial y calcular la cuota resultante, con herramientas como el simulador del Banco de España. Normalmente, las entidades online son más dadas a conceder financiación sin comisiones. Marco legal del seguro de crédito. La legislación en materia de seguro es de carácter tuitivo, esto es, se promulga en favor del Asegurado para protegerle como parte más débil en la contratación, de ahí su carácter imperativo, resultando nulo cualquier pacto en contrario.

No obstante, el seguro de crédito es un seguro de daños que ha sido calificado por la ley como seguro de “Grandes Riesgos” Si es un aval subsidiario quiere decir que ante el impago, primero hay que reclamar al cliente, y en caso de que todos nuestros esfuerzos sean infructuosos, entonces podremos reclamar al avalista. En ocasiones, nuestro banco reacciona rebajando el interés. Llevarnos la hipoteca a otro banco. Por ejemplo, puedes tener un préstamo con un balance de 2.500€ (tipo de interés del 15%), un balance en la tarjeta de crédito de 1.000€ (tipo de interés del 12%) y un balance en una tarjeta de compras de un comercio de 500€ (interés del 10%).

No debemos aceptar de buena gana la oferta de nuestro banco de toda la vida, sin comparar con otras opciones, debemos siempre negociar lo que nos ofrecen y leer detenidamente hasta comprender lo que vamos a firmar Así que, si no tenemos los conocimientos para tomar la decisión adecuada, o no disponemos de tiempo para realizar este trabajo de campo, utilizar los servicios de Asesores especializados Suele ser una buena opción, pero siempre asegurándote de que tú decidirás cuándo y con quién firmar la hipoteca, y no pagar los servicios de asesoramiento hasta que firmes el préstamo (y ya puestos, comparando los costes de los diferentes asesores, si lo miras con varios a la vez) A lo largo del último año, las entidades financieras han reactivado la desengrasada máquina de la concesión de créditos. Por tanto, si tenemos una póliza de seguro de crédito y un cliente no nos paga, la entidad aseguradora estará obligada a pagarnos la indemnización que hayamos pactado en la póliza.

El siguiente texto tiene como fuente la Caja Laboral: Antes de dar crédito a un posible cliente, o incluso a un cliente habitual, es conveniente asegurarse de la solvencia del mismo. No obstante, las entidades bancarias disponen de un abanico más amplio de posibilidades de financiación. Si decidimos poner en venta la vivienda, hay que tener en cuenta que el banco será un aliado en la venta y puede asesorarnos, ya que ellos también estarían interesados en recuperar su valor en el mercado. Es decir, si nuestro cliente no nos paga, el avalista tendrá que hacerlo en su lugar. Nuestra experiencia, dado el importante impacto tanto en consumo de recursos propios como ahora en provisiones, es que la realización de estos ejercicios, más allá de un mero cálculo estadístico estandarizado, requiere de un particular estudio previo de cada cartera y una adecuada planificación de las acciones de valoración. En los próximos años, las entidades, sus consejos y los organismos de supervisión tienen importantes retos.

“La capacidad de oposición a la propia ejecución hipotecaria es muy limitada, estando los motivos de oposición a la misma tasados en el artículo 695.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil”, afirma. Esto se traduce en menores tasas de interés por el descuento comercial y un incremento de los niveles de riesgo concedidos a la empresa por sus bancos. Otra ventaja complementaria del seguro de crédito es que al intervenir un tercero independiente se puede implementar una normativa más estricta en la concesión de créditos, imponiendo una mayor disciplina a la fuerza de ventas puesto que los comerciales, sin la presencia del asegurador, suelen ser más reticentes a la hora de acatar las decisiones internas del departamento de créditos en el otorgamiento de líneas de crédito y límites de riesgo. La empresa proveedora debe haber actuado de forma irreprochable y poder demostrarlo en cualquier momento: cumplir con todos los requisitos de cantidad, calidad, plazo de entrega, precio, facturación, etc.
seguros de vida y salud