Archivo de la categoría: seguros online españa

Tarificacion o cotizacion

agencia libre de segurosSin embargo, también cree que “la Ley debería exigir que las cartas se enviaran siempre, aunque el precio del seguro descienda o se mantenga igual, ya que es una manera de recordar a los asegurados que su póliza está a punto de vencer y deben analizar qué desean hacer con su seguro”. En la actualidad existen cuatro razones por las que puedes dar de baja tu seguro sin esperar a que venza: Que la aseguradora modifique el precio o las coberturas de la póliza que tienes contratada Que reduzcas el riesgo Que te arrepientas de su contratación si ha sido online Que no hayan pasado más de 30 días desde su contratación si es un seguro de Vida Seguro cancelado por modificación del precio o las coberturas: Si la aseguradora modifica las condiciones de tu contrato y éstas no te convencen no es necesario avisar con 2 meses de antelación. Cinco meses después, es decir, transcurridos seis meses desde el vencimiento, si el asegurador no reclama el pago en ese período, el contrato queda extinguido. Este cómputo, por ser un plazo de prescripción, podía interrumpirse mediante una reclamación judicial o extrajudicial, como ocurrió en este caso con la reclamación formulada por la aseguradora demandante mediante burofax de 24 de diciembre de 2010.

De acuerdo con el criterio adoptado por el Tribunal Supremo, las compañías aseguradoras dispondrán de un plazo más largo para reclamar las primas sucesivas impagadas, el cual se podrá interrumpir mediante una reclamación extrajudicial, al tratarse de un plazo de prescripción. Cómo se calcula la prima del seguro? Según el Código Civil, en su artículo 1791, define el contrato de seguros como “aquel por el cual el asegurador responde del daño fortuito que sobrevenga en los bienes mueble o inmuebles asegurados sobre cierto precio, el cual puede ser fijado libremente por las partes”. Y corresponde al tomador acreditar el pago, o bien el hecho o circunstancias que constituyen causa o motivo idóneo para justificar su falta de culpa”. Por ello, este concepto de culpa es relativo, bien entendido quien es el que tiene la facilidad de probar cada uno sus respectivos extremos objeto de prueba.

Esta misma solución ha sido la adoptada, de forma errónea, según mi entender, por la Sentencia de 10 de septiembre de 2015, de la Sala 1ª del Tribunal Supremo, ponente Excmo. La primera prima es exigible una vez firmado el contrato de seguro. Si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima se entenderá que el contrato queda extinguido. El contrato de seguro sobre la vida, tiene ciertas peculiaridades a tener en cuenta. Mientras el contrato esté en suspenso, el asegurador sólo podrá exigir el pago de la prima del período en curso y, si el tomador paga, antes de la resolución o extinción del contrato, la cobertura vuelve a tener efecto a las veinticuatro horas del día en que el tomador pagó su prima. el Título Preliminar del Código Civil determina cómo deben de contarse los plazos señalados por meses o por años: de fecha a fecha, sin descontar días inhábiles. Por ejemplo, el pago mensual de un seguro de vida. A mayor riesgo, más caro nos saldrá el seguro. La prima se paga una única vez, en función del número de días que se contrate el seguro.

En el contrato de seguro, la obligación esencial respecto del tomador, viene constituida por el pago de la prima. Y en este caso en concreto el siniestro se produjo transcurrido más de un mes desde el día de vencimiento para el pago de la prima y en período de suspensión de la cobertura pactada, con lo que el asegurado estaba sin cobertura ante la aseguradora aunque si lo es ante terceros y se produce este antes del transcurso de seis meses desde el vencimiento de la póliza la tendrá en relación al perjudicado por el siniestro. Por otro lado, aunque se señale que incumbe a la entidad aseguradora la carga de acreditar la referida culpa del tomador en el impago, conforme a la doctrina del TS -Sentencias de 17 de octubre de 2008 (EDJ 2008/190067) y de 25 mayo de 2005 (EDJ 2005/83543), entre otras-, lo cierto y verdad es que la acreditación del impago es causa suficiente y le corresponde al asegurado acreditar circunstancias impeditivas para el pago, o que éste se ha efectuado debidamente. Véase también la Sentencia de AP Cádiz, Sección 2ª, de 23 de abril de 2013 (EDJ 2013/116861). El tomador rechazó la reclamación porque, a su entender, la prórroga automática de la póliza no fue tal ya que se modificó sustancialmente uno de los elementos del contrato, como es la prima, sin que el asegurado diera el visto bueno al respecto. La Justicia ha dado la razón al asegurado.

En la resolución judicial, que correspondió al Juzgado de Primera Instancia se desestimó íntegramente la demanda, además de condenar a la compañía al pago de las costas del juicio, “porque hubo una subida de prima sin que la actora haya justificado la razón de la misma, ni que estuviera amparada por las condiciones generales de la póliza  conculcando lo dispuesto en el artículo 1256 del Código Civil”. Para el presidente el fallo de la justicia supone un paso adelante más en la defensa de los derechos de los automovilistas. En estos casos se presume, salvo prueba en contrario cuya carga corresponde al notificado, que hay una falta de diligencia a él imputable. Ya hemos visto lo que es la definición de prima, también sus características… ahora es el turno de las clases de prima de seguro y su cálculo. Clases de Prima y su cálculo Atendiendo a los componentes de precio y forma de pago las primas las podemos clasificar en: Según el precio: Y en cuánto a la Compañía y al aumento de la prima es importante que tengamos claro lo siguiente: La Dirección General de Seguros diferencia entre dos supuestos: cuando la modificación de la prima está prevista en el contrato y cuándo no está prevista en el contrato.

Cuando la modificación de la prima está prevista en el contrato: en este supuesto, no se requiere una nueva aceptación del tomador ya que prestó su consentimiento al suscribir el seguro inicialmente. Cuando la modificación de la prima no está prevista en el contrato: en este caso, el aumento de la misma debe ser aceptada por el tomador del seguro, y ello, en aplicación del artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguros. Si la aseguradora pretende el aumento de la prima para el nuevo periodo de cobertura, deberá comunicar al tomador del seguro el incremento con dos meses de antelación al vencimiento del contrato. De esta forma, y según establece el artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguros, “Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de dos meses de anticipación a la conclusión del periodo del seguro en curso”. Si tal comunicación previa no se ha realizado, o no se ha hecho por un medio que deje constancia al Asegurado, permitirá al mismo reclamar a la entidad aseguradora, bien en el sentido de intentar que se restituya la prima a la que hubiera resultado procedente, o bien pretendiendo que se le permita cancelar el seguro.

Esta reclamación se puede realizar acudiendo ante el Departamento de Atención al Cliente de la Compañía, y posteriormente, en su caso, ante el citado órgano público Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Si te ha interesado este Post también te puede interesar dudas frecuentes sobre seguros, o cómo actuar en caso de discrepancia con la Compañía de seguros. Sobre este punto hay que hacer las siguientes puntualizaciones: En relación al pago de la primera prima, si no es abonada, la compañía puede optar a resolver el contrato o reclamar el importe de la anualidad, tal y como hemos visto anteriormente. En este artículo se explicará como calculan las compañías aseguradoras, o al menos como deberían calcular de acuerdo a su modelo de negocio, el coste de una prima de seguro para un periodo determinado, distinguiendo entre los seguros de vehículos y los patrimoniales (hogar, edificios, etc).

Regulación sobre el impago de la primera prima La obligación de suscribir y mantener en vigor, el seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor viene impuesta en el artículo 2 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Así, la AP Cuenca, Sección 1ª, Sentencia de 29 de enero de 2013 (EDJ 2013/20225) apunta que: “El artículo 15 de la Ley de Contrato de Seguro distingue claramente entre el impago de la primera de las primas del seguro concertado y el impago de la sucesivas; en el primer caso el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o exigir el pago de la prima en vía ejecutiva con base en la póliza. Los problemas suelen subsanarse hablando con la propia compañía. ¿Quién no se ha quedado atrapado alguna vez en una aseguradora en contra de su voluntad? Bien porque le hayan cambiado las condiciones o bien porque le hayan subido el precio de la prima y, además, no ha recibido la notificación por parte de la aseguradora a tiempo.

Si en la póliza no se determina ningún lugar para el pago de la prima (lo habitual es la domiciliación bancaria de los recibos), se entenderá que éste ha de hacerse en el domicilio del tomador del seguro. Para la fijación de su cuantía, señala la ley que: “Las tarifas de primas deberán ser suficientes, según hipótesis actuariales razonables, para permitir a la entidad aseguradora satisfacer el conjunto de las obligaciones derivadas de los contratos de seguro y, en particular, constituir las provisiones técnicas adecuadas. En el caso de impago durante seis meses supondría la extinción del contrato de seguro. Además, el precio de la prima deberá ser el suficiente para que la aseguradora pueda hacer frente a los siniestros asegurados. El artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguro ordena que la subida del coste de la póliza debe ser aceptada y formalizada por escrito por el cliente.

¿Me pueden subir el seguro sin informarme antes? Desgraciadamente, la respuesta es sí, siempre y cuando el encarecimiento de la póliza esté contemplado en el contrato del seguro. Señala que el impago de la primera prima, genera un efecto suspensivo, pero no extintivo, pues la aseguradora puede optar entre resolver el contrato o exigir el abono de la prima, pero mientras no ejercita la facultad de resolución, el contrato subsiste. 5 y 6 LCS) y conforme al artículo 1258 Código Civil, desde entonces obliga al cumplimiento de lo expresamente pactado y a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley. Sin embargo, en el caso examinado no debe entenderse aplicable esta prescripción legal, en virtud de los siguientes argumentos: a) la falta de pago de la prima con anterioridad al siniestro a que se refiere el artículo 15 LCS sólo puede producir el efecto de liberar de su obligación al asegurador en el caso de que la falta de pago sea imputable al tomador, pues así se infiere, en una interpretación sistemática, de la relación de este precepto con el inciso que lo precede, que alude a la culpa del tomador en el impago de la prima; y en una interpretación lógica, de la finalidad que con él se persigue de eximir al asegurador del cumplimiento del contrato por razón del incumplimiento de la obligación principal del otro contratante. Dispone que en tales casos, la proposición efectuada vinculará a la aseguradora por el plazo de quince días.

En contrapartida tampoco recoge el invar los incrementos puntas que ciertos productos pueden sufrir por su propio encarecimiento a raíz de su demanda. Este es el motivo por el que año tras año las pólizas de hogar han ido y van incrementando su prima. Porque todos los seguros se suscriben por una cuota pactada entre el cliente y la compañía aseguradora.Lo habitual es que la compañía aplique un aumento sin previa consulta al cliente, siempre que lo permita el contrato. Es natural que no pocos asegurados se planteen si estas subidas de las primas de sus pólizas son justas, y si tienen las compañías de seguros derecho a realizarlas. El asegurado se pregunta entonces ¿qué hago si me suben la prima del seguro? Una respuesta es evidente: el no aseguramiento nunca puede ser una opción. Interpretación del artículo 15.1 LCS El artículo 15.1 LCS plantea diversos problemas de interpretación entre ellos, el de si la aseguradora viene obligada o no a satisfacer la cantidad comprometida en aquellos supuestos en los que a la fecha del siniestro no se había abonado la primera y única priva del seguro por culpa del tomador, esto es, si las coberturas contractuales en tales supuestos quedan sin efecto, liberando a la aseguradora de su obligación de indemnizar el riesgo contratado.

Se afirma que si el precepto contempla que el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a reclamar el pago de la prima es porque la relación contractual quedó perfeccionada con la aceptación de la proposición del seguro o, con la emisión y firma de la póliza (arts. Esto se debe a que las aseguradoras consideran que los conductores están expuestos a un riesgo menor y, por tanto, ellas mismas pagarán menos dinero por el número de siniestros. El conductor Otro factor importante que las aseguradoras tienen en cuenta son las personas que van a conducir el vehículo. Por ello, las notificaciones realizadas por correo certificado con acuse de recibo producirán sus efectos como si el destinatario los hubiera recibido, aunque aquél los rehúse –acto de mala fe–, o cuando, hallándose ausente de su domicilio y a pesar de contar con el aviso de la recepción del correo, no acuda a las oficinas a recogerlo. De la misma manera, las situaciones que hagan que el riesgo sea menor, facilitará la rebaja de la prima. Los expertos de las compañías aseguradoras, que valoran cuestiones económicas y demográficas, realizan diversas previsiones sobre las primas que abonan los asegurados y establecen las distintas cantidades que son necesarias para que las compañías puedan hacer frente a los posibles siniestros.

Existen algunos supuestos que disparan las alertas en las aseguradoras y que pueden llevar al aumenta de las primas de sus contratos: En el caso de los seguros de coche las características de seguridad del vehículo y la edad del conductor, son determinantes para fijar la prima. Técnicamente, la prima pura es la cantidad que la aseguradora necesita recibir para poder soportar el riesgo asegurado. Por supuesto, cuantas más probabilidades haya de que se produzca un siniestro y cuanto más graves sean las consecuencias de este, mayor será el importe de la prima pura: calculo prima A esta cifra se le deben sumar los recargos siguientes: Prima de Inventario o Gestión Interna Se incluyen los gastos de Administración derivados de la gestión del seguro: personal, costes de tramitación, etc. Prima de Tarifa o Gestión Externa Se incluyen comisiones de mediadores, gastos comerciales, publicidad, etc. A esto hay que añadirle además el beneficio que la aseguradora quiera obtener a cambio de sus servicios.

Prima Total A la prima de Tarifa calculada anteriormente se le debe sumar, por último, una serie de impuestos y recargos que van a definir el precio final. Estos son: Recargo para el Consorcio de Compensación de Seguros Recargo para la Comisión Liquidadora de Entidades Aseguradoras Arbitrio de bomberos (en pólizas de incendio) Impuesto especial del 6% por exención de pago de IVA Información para comprender la “letra pequeña” de la póliza La cuota o prima del seguro es la cuota económica que tiene que pagar el asegurado a la empresa aseguradora para que ésta le conceda la cobertura de riesgo. La prima es uno de los principales elementos del contrato de seguro. Pasividad en el cobro a la que el citado artículo 15 anuda la extinción del contrato (“si el asegurador no reclama el pago dentro de los seis meses siguientes al vencimiento de la prima, se entenderá que el contrato queda extinguido”).

Por ello, las notificaciones realizadas por correo certificado con acuse de recibo producirán sus efectos como si el destinatario los hubiera recibido, aunque aquél los rehúse –acto de mala fe–, o cuando, hallándose ausente de su domicilio y a pesar de contar con el aviso de la recepción del correo, no acuda a las oficinas a recogerlo. En esos términos se pronuncia la sentencia de la citada AP Burgos de 17 de abril de 2013 (EDJ 2013/77736), que señala que: “Producido el hecho del impago de la prima, para determinar si hay culpa -si es imputable- del tomador del seguro hay que tener en cuenta en primer lugar lo pactado acerca de la forma y tiempo de pago, pues obviamente no cabe atribuir culpa al tomador cuando el recibo no se presenta en el lugar previsto (domicilio del tomador, entidad bancaria, o no está, en su caso, a disposición del pagador en la oficina aseguradora correspondiente) o existe un aplazamiento. Otra cuestión es si la subida de la prima está justificada o no para el uso que haces de ese seguro. A continuación, no es necesario que el asegurador haga ningún tipo de requerimiento o comunicación, fehaciente o no, al tomador, porque la ley no lo exige, salvo que haya alguna previsión contractual al respecto.

Todo tiene una subida “legal” por la cual no tienen porque avisarte. Otro tema es cuando no se trata de esa subida “lógica” del IPC, sino que su incremento de debe a una subida general del seguro en cuestión o en tu póliza en concreto. ¿Qué puedo hacer? ¿Tengo que pagarla? No tiene porqué pagarla. En caso de impago de la prima, al quinto mes el seguro quedará suspendido y al cumplirse el sexto, el contrato quedará rescindido, pudiendo la compañía iniciar acciones legales contra el tomador. ¿Qué tipos de prima de seguros existen? Existen diferentes tipos de primas de seguros, en función de lo pactado en la póliza entre el tomador y la compañía aseguradora.

Son varios los factores que hacen que unas zonas haya más accidentes que en otras, como por ejemplo: trazado de las carreteras, climatología o densidad de la circulación. Así, pueden establecerse períodos de pago semestrales, trimestrales o mensuales. A veces se asemeja al IPC y su evolución va estrechamente relacionada con éste aunque no coincida con él y generalmente sea incluso porcentualmente superior. A partir de ahí, es cierto que se puede dar la circunstancia que este ajuste o invarización continuada sobre una póliza a lo largo de los años infrinja sobre el seguro un aumento en los capitales asegurados, y consiguientemente la prima pagada sea superior al aumento real de mercado de los bienes asegurados. Ante ello, en esta sentencia se añade que “la única persona negligente en el caso es la tomadora del seguro, que mantuvo durante un tiempo sin fondos la cuenta en donde tenía domiciliado el seguro, incurriendo incluso en la imprevisión de no convenir con el Banco o con la aseguradora un aviso para el caso de producirse la situación de hallarse la cuenta en descubierto”.

Lo que se quiere significar en este caso es que siendo el asegurado el obligado al pago de la prima a él incumbe poner los medios a su alcance para liberarse del cumplimiento de tal obligación. A partir del sexto mes desde el vencimiento del seguro, quedará rescindido. Por otro lado, en cuanto se efectue el pago de la prima, la cobertura del seguro tendrá efecto en 24 horas. Cantidad que debe satisfacer el tomador del seguro a la aseguradora como contraprestación por la cobertura de riesgo que ésta le da. Para el cálculo de la prima pura o prima de riesgo se ha de conocer la probabilidad media teórica que se produzca un siniestro de un determinado tipo. Bueno, acabará retirando el recibo del banco, pero siempre lo suyo es hablar antes de hacer nada con la entidad aseguradora o mediadora de su seguro. El importe de la prima es un elemento esencial del contrato en cuanto constituye la principal de las obligaciones del asegurado establecida en el artículo 14 de la Ley de Contrato de Seguros.

En este caso, la póliza de un coche nuevo será más costosa que la de un coche más antiguo y, mientras más caro y potente sea el vehículo, más elevado será el precio del seguro. Si ve que esa subida es “justa”, si está contento con la respuesta que su seguro de ha dado; adelante. En el caso de que no acepte dicha subida, la aseguradora o mediador no podrá proceder al incremento de la prima. CLASIFICACIÓN Reclame Toda compañía aseguradora o mediador, así como otros estamentos dan la opción de realizar una reclamación formal. Este sobrecoste no va a ser siempre el mismo y dependerá de la aseguradora con la que contrates el seguro.

Obligación de pagar todas las cuotas del seguro La prima del seguro, salvo algunas excepciones, es una anualidad y pagarla en varias cuotas es una posibilidad de pago que pueden darte las aseguradoras. Con este sencillo ejemplo, se observa que la prima depende de la duración del seguro, de la probabilidad de que suceda el siniestro, de su coste y de la cantidad que se asegure. Es la modalidad menos frecuente. Prima periódica: prima que se paga a plazos regulares durante la duración del seguro como por ejemplo, de manera anual. Prima fraccionada: prima anual que se liquida a través de pagos periódicos más reducidos al anual. El coste de la misma depende de varios factores que es preciso analizar. La siniestralidad Las estadísticas son muy importantes a la hora de calcular el seguro de coche. La prima, en cada una de estas pólizas, era anual, sin perjuicio de que se hubiera pactado un fraccionamiento de pago por trimestres. Así hay aseguradoras que llegan, para un mismo coche, a cobrar casi el doble de prima en unas provincias en comparación con otras. El coche Como no podía ser de otra forma, la prima del seguro también está determinada por las características del automóvil.

Si no hay pacto, la entidad aseguradora debe acreditar que ha presentado el recibo al cobro, sin que se le haya efectuado su abono, si bien esta última consecuencia resulta que, habiéndose cumplido la presentación, se siga en la posesión o tenencia del recibo. Si se incurre en un infraseguro, en caso de siniestro es el asegurado el que deberá asumir el coste de los daños sufridos en la misma proporción por la cual ha incurrido en infraseguro. Este ajuste o invar aplicado por la revalorización de los capitales asegurados no corresponde al IPC, sino que es un índice que aplican las compañías aseguradoras teniendo en cuenta distintos parámetros para adecuar los seguros a la revalorización de dichos capitales. De esta forma, en vez de pagar de una sola vez la prima de su póliza, la cual puede llegar a ser de un importe elevado, los asegurados pueden abonarlo de forma mensual, trimestral o semestral. Qué tener en cuenta para fraccionar el pago de la póliza El fraccionamiento de la prima es sólo una modalidad de pago, por lo que las aseguradoras no están obligadas a admitirlo en sus pólizas.

Sentencia TS pleno 10 septiembre 2015 Si buscas fraccionar el pago de tu seguro es esencial que te cerciores de que la compañía acepta dividir la prima en varias cuotas, ya que no todas lo permiten y otras sólo lo posibilitan en ciertos productos, como los seguros de Coche y Hogar o bajo el cumplimiento de determinados requisitos. Total o final Fotografía de Portada. Si se acude más de lo habitual al médico o si el tomador se ha realizado intervenciones quirúrgicas en poco espacio de tiempo, la prima será considerablemente más elevada. Sólo podrás dar de baja el seguro sin preaviso en el caso de que el aumento no esté previsto en el contrato y que la aseguradora no te haya avisado de la modificación que iba a efectuar en la renovación, según fija el artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguro. Si se han pactado primas periódicas, la primera de ellas será exigible una vez firmado el contrato. Por el contrario, si se produce el pago durante ese período la cobertura volvería a tener efecto a las veinticuatro horas desde el pago de la prima. Antes de daros la respuesta queremos exponemos una pregunta que nos acaban de hacer en relación a esta duda, seguro que más de uno os daréis por aludidos: PREGUNTA FRECUENTE: En mi caso la Compañía Aseguradora jamás remite carta de renovación por lo que además de no saber exactamente cuando me van a pasar el recibo, tampoco sé a cuanto importe me voy a enfrentar ese año.

La aseguradora que pasó el recibo en el lugar, plazo y forma convenidos y el asegurado que pago o que, al menos, intentó pagar. La aseguradora puede reclamar la anualidad vencida y no pagada pero no la sucesiva si ante el impago no ha reclamado la deuda dentro de los seis meses siguientes a su vencimiento Así lo fija la AP Asturias, Sección 4ª, en Sentencia de 7 de junio de 2013 (EDJ 2013/113914), que apunta que se aplica en estos casos la excepción de caducidad por no haber reclamado la aseguradora el pago de la prima dentro de los seis meses siguientes a su vencimiento. Cuando el tomador solamente está obligado al pago de una única prima a lo largo de toda la vigencia del contrato de seguro. Prima periódica. Pero lo que no saben muchos asegurados es que la compañía tiene que avisar, también con dos meses de antelación, si va a encarecer el seguro. Estamos hablando de un derecho que habitualmente suele pasar desapercibido por puro desconocimiento.

Es decir, por ejemplo, en una póliza con pago trimestral, si se ha producido una perdida total en el primer trimestre, la aseguradora esta facultada legalmente para requerir el abono de las cuotas restantes hasta la finalización del año contratado. Con ello, ese impago de la prima, es decir, la inexistencia de ese cumplimiento de su obligación por el asegurado del pago determina que la cobertura no exista y que por consecuencia de ocurrir un siniestro sería el Consorcio de Compensación de seguros el que respondería. Sin embargo, en la redacción del párrafo 2º se distinguen dos situaciones con sus, a su vez, diferentes consecuencias jurídicas, ya que para el caso de que las primas sucesivas a la primera pagada fuera impagada se fija la consecuencia de que la cobertura del asegurador queda suspendida un mes después del día de su vencimiento. Nótese que lo que el legislador ha hecho es anudar a este impago de la prima no la extinción del contrato de seguro y su correspondiente cobertura, sino sólo su suspensión por periodo de un mes o de los cinco siguientes. Por ejemplo, el pago mensual de un seguro de vida.

CLASIFICACIÓN Además, el precio de la prima deberá ser el suficiente para que la aseguradora pueda hacer frente a los siniestros asegurados. Sin embargo, declara igualmente que la suspensión de los efectos de la póliza no operará durante ese plazo frente al tercero perjudicado que ejercite la acción directa en virtud de lo dispuesto en el artículo 76 de la LCS, -declarando expresamente la sentencia la posibilidad que tendría la aseguradora de repetir las cantidades abonadas durante esos 5 meses al tercero perjudicado, frente a su asegurado-. El resultado final es la cantidad que el cliente deberá pagar por su seguro de coche. Prima de Seguro: ¿Por qué sube por encima del IPC aunque no se den partes?. Si bien en épocas de bonanza apenas se presta atención a este mínimo incremento, en plena crisis no pocos asegurados se plantean si esta acción es legal y si tienen las compañías de seguros derecho a realizarla. Y el cliente se encuentra con que tiene que pagar más por su seguro. En el caso de tratar con un agente exclusivo de la compañía, la cantidad que el tomador le pague a éste por el seguro se considera como pago de la prima.

Si se produce un siniestro durante este periodo de tiempo, la compañía, previo abono de la prima, deberá atender el siniestro. Por eso, y dada su importancia, debemos tener siempre presente verificar que se ha realizado correctamente el abono de la prima, y en caso de siniestro, con pérdida total, o venta del vehículo, verificar la situación que queda la póliza. La prima de seguros es el precio del seguro, es decir, el precio que el asegurado paga por la cobertura que recibe del riesgo asegurado a su compañía de seguros.

Falta de pago de prima única y falta de pago de prima sucesiva. Así, por ejemplo, la AP León, Sección 1ª, en Sentencia de 19 de abril de 2013 (EDJ 2013/93564) recuerda que cuando el demandante actúa como perjudicado teniendo la condición de tercero es inmune a los efectos previstos por el artículo 15 de LCS, ya que en el caso de impago de las primas siguientes el contrato pasado el primer mes queda en suspenso hasta transcurridos cinco meses más en que el contrato se extingue por mandato de la ley si el asegurador no reclama el pago. Y si la aseguradora no cede, recuerda que para irte y anular la póliza debes notificarlo a la compañía de seguros dos meses antes de su vencimiento. Cuando el incremento de la prima se produzca para la renovación del seguro ya contratado, la entidad aseguradora deberá comunicar al cliente ese encarecimiento con dos meses de antelación al vencimiento de la póliza. En ese caso se hace la póliza del nuevo vehículo y, si la prima es inferior a la del anterior, la aseguradora puede devolver la parte correspondiente. Pero el hecho de hallarse suspendida la póliza no afecta a terceros.

No obstante las aseguradoras, siguiendo un criterio comercial, suelen ofrecer lo que se denomina suspensión de garantías durante un periodo determinado de tiempo por el tiempo abonado y no disfrutado del seguro. Otra cuestión debatida es sobre el denominado “mes de gracia”, pues hay una idea generalizada de que el seguro tiene 13 meses, con una interpretación de la ley claramente equivocada. Recurso de Casación Es el plazo previsto en el artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro para la prórroga del contrato. Para no renovar el seguro deberás comunicárselo a la compañía. En esta situación, el asegurado puede no aceptar la subida de la prima, pero la compañía podrá negarse a una prórroga del contrato para el siguiente periodo de cobertura. Y también es doctrina pacífica que el notificado debe prestar leal colaboración en la recepción, puesto que lo contrario implicaría dejar a su arbitrariedad el cumplimiento de las obligaciones.

¿Pueden subir la prima del seguro cada año sin mi consentimiento? Puede darse el supuesto de que la modificación de la prima esté prevista en el contrato del seguro que se suscribió inicialmente, por lo que no se requiera una nueva aceptación del tomador. Pero, en términos generales, el contrato que firmamos con la compañía de seguros se renueva de manera anual, de tal forma que, con cada renovación se pueden llegar a establecer nuevas condiciones, entre ellas las del costo de la prima. Esta importante sentencia adopta un criterio que se opone al criterio adoptado por la doctrina mayoritaria. Supuesto de hecho La entidad tenía concertadas tres pólizas de seguros para el aseguramiento de flotas de automóviles propiedad Estas pólizas se concertaron entre agosto de 2007 y abril de 2008. La cantidad a pagar permanece constante durante la vigencia de la póliza de seguro, es el tipo de prima más habitual, debiéndose satisfacer al principio del período de cobertura del riesgo. Prima variable. El caso es que suelen venir en el peor mes y cuando peor te viene! Todos nos hemos llevado la desagradable sorpresa de ver disponemos de menos dinero del previsto en el banco y cuando “investigamos” el porqué descubrimos que el seguro de auto, hogar, vida… es el causante de esa minoría no esperada de tu economía personal. Veamos este anuncio de Liberty Seguros en el que basan su comunicación en las personas.

En el caso de la prima fraccionaria, si el siniestro se produce, el asegurador deberá satisfacer la indemnización pactada sin poder reclamar el abono de las restantes fracciones de la prima que faltaran por vencer hasta el final de la anualidad en curso. Prima fija y Prima variable: Prima fija es la que corresponde a la cobertura de riesgos asegurados en entidades que adopten la forma jurídica de sociedad anónima, mutua o cooperativa a prima fija. Por lo tanto, el fraccionamiento de la prima del seguro permite no asumir el desembolso de una gran suma de dinero pero te encarece, en algunas ocasiones, el coste final, ya que la aseguradora puede imponer unos intereses. Por ejemplo, si la prima de la póliza ascendiese a 600 euros y se decidiese hacer tres pagos, con un interés del 10%, cada pago ascendería a 220 euros y el precio final sería de 660 euros. En ellas, la prima se establece por adelantado para el período de cobertura pactado en el seguro, con independencia de la posible participación del asegurado en los resultados desfavorables de cada ejercicio, como sucede en el caso de mutuas y cooperativas.

Prima variable es la que corresponde a la cobertura de riesgos asegurados en entidades que adopten la forma jurídica de mutua o cooperativa a prima variable, y se materializa mediante el pago de derramas con posterioridad a los siniestros. Aunque esta definición no se corresponde con la realidad del mercado, ya que, existen otros tipos de contratos de seguros que versan sobre la vida o el seguro de lucro cesante. “aquel por el que el Asegurador se obliga, mediante el cobreo de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los limites pactados, el daño producido al Asegurado mediante un capital, una renta o la prestación de un servicio” En resumen: el Asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima, a indemnizar el daño producido.

La prima o precio del seguro: El tomador del seguro debe pagar la prima establecida más los impuestos, tasas y demás recargos que establecen o autorizan las reglamentaciones de la actividad aseguradora. La prima corresponde a la compañía de seguros por entero durante todo el tiempo convenido como duración del contrato, aunque el pago se realice de forma fraccionada por acuerdo entre las partes (ya sea trimestral, semestral, etc.). Si, en nuestro ejemplo, la aseguradora ha estimado una prima mínima de 1.000 €, significa que si finalmente la empresa factura 50.000 €, al realizar los cálculos debería haber pagado: 50.000 € x 1% = 500 € pero como la prima mínima es de 1.000 €, ésta última es la que deberá abonar siempre como mínimo. ¿Y si la empresa estimó 300.000 € de facturación y al final ha facturado 200.000 €? Al principio del año habrá abonado: 300.000 € x 1% = 3.000 € y, sin embargo, debería haber abonado solo 200.000 € x 1 % = 2.000 € por lo que sería justo y lógico pensar que la compañía va a devolver los 1.000 euros de diferencia.

De esta manera, la compañía de seguros al cobrar la prima se ve obligado a cumplir con las coberturas estipuladas en la póliza del seguro. clases prima seguro cálculo Cabe destacar que la cantidad de la prima depende del tipo de riesgo asegurado y es fijada de antemano por la compañía de seguros. Prima periódica es la que satisface periódicamente dentro de los plazos previstos para la duración del seguro. Dispone que en tales casos, la proposición efectuada vinculará a la aseguradora por el plazo de quince días. Estas acciones deben ser atendidas y resueltas en el plazo de dos meses desde su presentación en los departamentos correspondientes de cada aseguradora. En los departamentos de atención al cliente se atienden y resuelven todas las demandas susceptibles de quejas y reclamaciones También se encuentra a disposición de los clientes, en las oficinas de las entidades, el reglamento para la Defensa del Cliente, por el que se regula el funcionamiento interno de las quejas y reclamaciones, la actividad y procedimientos del departamento de atención al cliente o del defensor del cliente, así como las relaciones entre ellos.

Las aseguradoras no avisan a sus clientes con dos meses de antelación sobre cuál será la prima que deberán pagar para la renovación de su seguro de coche. La Ley de Contrato de Seguro es demasiado abierta y existe una “falta de transparencia de las aseguradoras” a la hora de informar a sus asegurados en la renovación de las primas de sus seguros de auto. La mayoría de las compañías no avisan con los dos meses de antelación que sí les exige la Ley a estos últimos a la hora de cancelar su póliza. Es el plazo previsto en el artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro para la prórroga del contrato.

Para no renovar el seguro deberás comunicárselo a la compañía. En esta situación, el asegurado puede no aceptar la subida de la prima, pero la compañía podrá negarse a una prórroga del contrato para el siguiente periodo de cobertura. También es cierto sin embargo, que en el caso de un cliente sin siniestros este incremento será inferior que el que tendrá el que declara siniestros, cuyo incremento será superior o bien a su vencimiento la compañía aseguradora anulará el contrato que los vincula. Independientemente de lo expuesto, y siempre que se cumplan ciertos parámetros, las compañías suelen permitir algún descuento adicional (este descuento no tiene que ver con la bonificación de los primeros años de un conductor que hace que el seguro baje drásticamente, sino que ya nos estamos refiriendo al caso de un conductor que tenga la máxima bonificación posible y que por tanto por esa vía le resulte imposible minimizar su prima de seguro). De ahí que no pocos asegurados se planteen si estas subidas de las cuotas son legales y si tienen las compañías de seguros derecho a realizarla.

En qué situaciones puede darse la subida de un seguro El incremento en el precio de un seguro contratado puede deberse a varias razones diferentes, y darse en situaciones distintas: La subida es legal cuando la variación del importe esté debidamente contemplada, en cualquier circunstancia, en la póliza firmada por ambas partes al inicio de su relación. En este supuesto, los usuarios no tendrán ninguna defensa posible porque se está aplicando lo pactado y, por tanto, el alza de la cuota no requerirá la aceptación por parte del cliente. Si la modificación se produce para un nuevo período de cobertura, por la renovación del contrato, la Entidad Aseguradora deberá comunicarlo en el plazo de 2 meses. En caso de siniestro, la compañía de seguros hará frente a la indemnización sin reclamar al asegurado el pago del resto de la prima. ¿Cuándo debo pagar la prima de seguros? La primera prima de seguros debe pagarse en el momento en el cual se firme la póliza de seguros con el fin de estar cubierto del riesgo asegurado.

El accidente se produjo antes de que se hubiera satisfecho la primera prima. El plazo de seis meses previsto en el artículo 15.2 LCS para la reclamación de las primas adeudadas, lo es para evitar el efecto legal de la extinción del contrato de seguro. Este plazo no puede interpretarse, como hace un sector muy relevante de la doctrina, como un plazo de caducidad, cuyo transcurso impida la posterior reclamación de aquellas primas. Es el artículo 23 LCS el que regula los plazos de prescripción de las acciones que se derivan del contrato de seguro, entre ellas la reclamación de las primas adeudadas: dos años si se trata de un seguro de daños y cinco si el seguro es de personas. De tal forma que en nuestro caso, que se trata de un seguro de daños, el plazo para el ejercicio de las acciones de reclamación de las primas debe considerarse que era de dos años, y que nacía al tiempo del vencimiento del último fraccionamiento de cada uno de las tres primas, el 1 de octubre de 2009.

A partir de entonces debía computarse el plazo de dos años. Como consecuencia del mismo, el Consorcio de Compensación de Seguros indemnizó a los perjudicados, ocupantes de otro vehículo, por los daños y perjuicios ocasionados, una indemnización por importe de 369.062,34 euros. El propietario del vehículo causante del siniestro había suscrito un contrato de seguro con la entidad  Compañía de Seguros y Reaseguros, Así hay aseguradoras que llegan, para un mismo coche, a cobrar casi el doble de prima en unas provincias en comparación con otras. El coche Como no podía ser de otra forma, la prima del seguro también está determinada por las características del automóvil. Por su naturaleza y finalidad es primordial que esté presente en el contrato. Conclusiones alcanzadas por AP Alicante en unificación de criterios sobre este punto Por ello, y ante los problemas existentes en la interpretación de esta temática, en la AP Alicante nos hemos planteado la necesidad de unificar el criterio ante esta controvertida cuestión, esbozando finalmente la respuesta unificadora que a continuación se transcribe ante la duda siguiente: ¿Cómo repercute la falta de pago de las primas sucesivas en el caso de un siniestro de la circulación? El artículo 15.2 LCS prevé que si el impago se produce durante el mes siguiente al día del vencimiento de la prima impagada, la relación contractual continúa vigente y desplegando toda su eficacia igual que si la prima se hubiera pagado.

Esta disposición indica que “el contrato de seguro y sus modificaciones o adiciones deberán ser formalizadas por escrito. El número 6 de dicho precepto establece que en todo lo no previsto expresamente en dicha ley y en sus normas reglamentarias de desarrollo, el contrato de seguro de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos a motor se regirá por la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro. Por su parte el Reglamento del Seguro Obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, aprobado por RDL 1507/2008, de 12 de septiembre, que desarrolla la anterior, regula los efectos de dicha solicitud y de la proposición del seguro obligatorio en su artículo 12. Técnicamente, la prima pura es la cantidad que la aseguradora necesita recibir para poder soportar el riesgo asegurado. Por supuesto, cuantas más probabilidades haya de que se produzca un siniestro y cuanto más graves sean las consecuencias de este, mayor será el importe de la prima pura: calculo prima A esta cifra se le deben sumar los recargos siguientes: Prima de Inventario o Gestión Interna Se incluyen los gastos de Administración derivados de la gestión del seguro: personal, costes de tramitación, etc. Prima de Tarifa o Gestión Externa Se incluyen comisiones de mediadores, gastos comerciales, publicidad, etc. A esto hay que añadirle además el beneficio que la aseguradora quiera obtener a cambio de sus servicios.

Prima Total A la prima de Tarifa calculada anteriormente se le debe sumar, por último, una serie de impuestos y recargos que van a definir el precio final. Estos son: Recargo para el Consorcio de Compensación de Seguros Recargo para la Comisión Liquidadora de Entidades Aseguradoras Arbitrio de bomberos (en pólizas de incendio) Impuesto especial del 6% por exención de pago de IVA Información para comprender la “letra pequeña” de la póliza La cuota o prima del seguro es la cuota económica que tiene que pagar el asegurado a la empresa aseguradora para que ésta le conceda la cobertura de riesgo. La prima es uno de los principales elementos del contrato de seguro. Esta componente inicial es la resultante de calcular la probabilidad teórica promedio de que ocurra un siniestro y estimar el impacto del valor económico, lo que permite conocer la cuantía media a pagar por cada siniestro. A la “prima pura” las compañías le suman otras cantidades adicionales por varios conceptos y así se alcanza la prima definitiva, que es la cantidad total que paga el cliente por el coste del seguro.

Sirva como ejemplo que un televisor cualquiera al salir nuevo en el mercado su precio es mucho mayor que si al cabo de unos años comprásemos ese mismo modelo de televisor nuevamente. En este artículo se indica en qué casos puede hacerse y cómo, además de cuándo es posible reclamar si el consumidor lo estima necesario. Subida de las cuotas del seguro, ¿es legal? Para el hogar, para la prevención de accidentes, para asegurar algún bien material o para cuidar su salud. Es así, por lo que ante el impago de la prima se distribuye la carga de la prueba en la lógica exigencia de que el recibo estaba domiciliado, que se remitió al cobro y que este se devolvió por el banco por falta de fondos, o por decisión del propio asegurado en el plazo de quince días tras el cargo. Por tanto, esto va a suponer que la compañía aseguradora no pueda oponer la falta de pago de prima frente al tercero perjudicado, salvo que antes de la ocurrencia del siniestro aquella haya comunicado a su asegurado de forma fehaciente la resolución del mismo.

Ahora bien, consideramos necesario que la Sala 1ª se pronunciara también respecto de dos cuestiones que se plantean con dicha sentencia. El resultado final es la cantidad que el cliente deberá pagar por su seguro de coche. Prima de Seguro: ¿Por qué sube por encima del IPC aunque no se den partes?. Otra cosa será que entre aseguradora y asegurado se resuelva esta cuestión reclamando el pago aquélla al asegurado ante la obligación ex lege que ha tenido que cumplir cuando se había producido el impago de la prima, pero la vigencia de la póliza estaba en suspenso entre las partes pero en vigor ante terceros. En caso de impago la póliza sigue en vigor entre asegurador y asegurado un mes después del vencimiento, pero en suspenso una vez transcurrido ese mes En efecto, como señala la AP Asturias, Sección 5ª, en Sentencia de 24 de mayo de 2013 (EDJ 2013/109605), no se interrumpen de inmediato los efectos del contrato, sino que durante un mes seguirá la cobertura, transcurrido el cual, ésta queda suspendida, aunque no extinguido el contrato. Solo en tales supuestos, la aseguradora quedará liberada de la obligación de indemnizar a los terceros perjudicados en caso de siniestro acaecido con anterioridad al pago de la prima.

De entrada para una póliza media de 346,7 euros, el precio de renovación subiría a los 355,5 euros, con lo que se encarecería 8,8 euros. Por otro lado, el precio de la prima también dependerá de la duración del contrato y del límite que se haya puesto a la indemnización por el riesgo asegurado. ¿Cómo se calcula la prima de seguros? clases prima seguros Prima pura: se trata del valor actual del riesgo asegurado en función de las estadísticas realizadas y el tipo de interés técnico atribuido prima seguros calculo Prima de inventario: prima pura + gastos de administración Prima de tarifa: prima de inventario + gastos gestión externa Prima total: prima de tarifa + impuestos, Consorcio de Compensación de Seguros, Comisión Liquidadora de Entidades Aseguradoras… Clases de primas de seguros Prima única: prima a la que se hace frente mediante un único pago durante la duraciín del seguro.

La jurisprudencia considera que el efecto de suspensión del contrato de seguro por falta de abono de la primera prima o de la prima única está vinculado a una situación de ‘impago’ de la prima (SSTS 14 abril de 1993, 14 marzo 1994, 7 abril 1994, 25 mayo 2005). Esta interpretación es compatible con la doctrina jurisprudencial según la cual cuando la solicitud viene acompañada del pago de la prima debe entenderse que constituye una propuesta cuya aceptación produce la perfección del contrato de seguro (SSTS de 18 de julio de 1988, 28 febrero 1990,26 febrero 1997, 8 de octubre de 1999. Seguro que en más de una ocasión, cuando has recibido en la cuenta bancaria el cargo correspondiente a la renovación de la póliza del seguro de tu vehículo o vivienda, te has encontrado que el pago realizado era superior a lo que en un principio esperabas, por un lado porque tú no habías dado ningún parte de siniestro en el último año y por otro porque el aumento sufrido va mucho más allá del incremento del IPC. Es tajante la Ley con el impago de la primera prima o prima única, ya que se reconoce que el asegurador tiene derecho a resolver el contrato o a exigir el pago de la prima debida en vía ejecutiva con base en la póliza, para, a continuación, añadir que salvo que las partes hayan pactado lo contrario en el contrato de seguro, -lo que es extraño ya que la póliza está prerredactada por la aseguradora- si la prima no ha sido pagada antes de que se produzca el siniestro, el asegurador quedará liberado de su obligación salvo los supuestos que más tarde comentamos. Simplemente tiene que retirar el recibo del banco.

Si el tomador abona la prima debida dentro del plazo de los seis meses posteriores a su vencimiento, la cobertura del seguro entrará de nuevo a tomar efecto a las 24 horas del día en que se hizo efectivo el pago de la prima. Excepción Como excepción a esta regla general, y en determinadas modalidades de seguro de vida, transcurrido un cierto plazo desde la fecha de efecto del seguro, el impago de la prima produce la reducción del seguro contratado (el capital asegurado queda reducido a un determinado importe, quedando el tomador liberado del pago de sucesivas primas). Lo habitual es que en la renovación de un seguro se produzca una subida de la prima, aunque sea siquiera por la inflación, el Índice de Precios al Consumo (IPC). Y de la misma manera que con los coches, a medida que llega su vencimiento es conveniente ponerse en contacto con la misma para tratar estos temas, a ser posible disponiendo de alguna oferta de otra compañía de la competencia que, a igualdad de coberturas, rebaje el precio que se tiene en la actualidad, lo que sin duda conllevará que la actual compañía de seguros ajuste el precio del seguro y de esta manera consigamos ahorrarnos unos buenos euros, o en caso de que finalmente no sea así, al menos ya dispongamos de otra oferta para proceder al cambio de compañía.

Partiendo del hecho de que el importe de la prima del seguro es punto esencial del contrato que tenemos con nuestra compañía aseguradora, cualquier modificación de la prima supone una variación contractual del contrato entre las partes -aseguradora y asegurado- y no puede dejarse la variación de las clausulas pactadas a la voluntad de uno de los contratantes sin el consentimiento de la otra parte, según nuestro Código Civil. Si tu aseguradora quiere aumentar el precio de la prima, necesariamente tendrá que tener tu expreso consentimiento previo y para ello debe cumplir una serie de formalidades que vienen dadas por la propia Dirección General de Seguros, en especial cuando se trate de aumentos de la prima de seguro en el sentido de que si la modificación de la prima estuviese prevista en el contrato, no se requeriría la aceptación del asegurado porque ya que dio su consentimiento inicialmente al aceptar y firmar la póliza del seguro; pero si no se hubiese previsto en el contrato inicial, entonces sí que debe de ser aceptada por el asegurado. Si la compañía aseguradora pretende aumentar la prima de tu seguro de coche o seguro de moto cuando te toque renovar tu póliza, deberá comunicártelo con un mínimo de dos meses de antelación al vencimiento, y entonces podrás aceptar u oponerte.

Si la aseguradora no hace ni lo uno ni lo otro, a los seis meses el seguro queda resuelto ex lege. El plazo del período de pago puede ser mensual, trimestral, anual, etc. Ahora esta en trámite un Anteproyecto de Ley, que reduce dicho período a 1 mes de anticipación (artículo 23, párrafo 2). ¿Qué hacer si no he avisado con 2 meses de antelación? Nos ponemos en contacto con la compañía de seguros con la mayor antelación posible a la renovación del seguro, solicitando la no renovación del seguro. Desgraciadamente en esta época, como cada vez hay más gente que se queda sin trabajo y las compañías están sufriendo una fuerte caída de sus clientes, cada día son más las compañías que exigen el cumplimiento de los 2 meses de preaviso que exige la Ley, para retener a los clientes un año más. ¿Qué hacer si no quiero pagar “la renovación” con mi compañía? Lo más probable es que la compañía reclame a través de distintas cartas el pago de dicha prima, subiendo en cada una de ellas el tono de las amenazas para ir a juicio.

Si pasados varios meses sigues si pagar a la compañía, esta se planteará ir a juicio en el caso de que la prima sea tan elevada como para compensar las costas del juicio. ¿Cómo deberíamos actuar siempre? Todas las empresas españolas envían una Carta Preventiva de Anulación con más de 2 meses de antelación a la conclusión, con la finalidad de mejorar “la prima” o “las condiciones contractuales”, al poder cambiarse de compañía y recibir mejores precios de las distintas compañías. Es una práctica normal que las cuotas de los seguros contratados suban un poco en el momento de su renovación. Porque todos los seguros se suscriben por una cuota pactada entre el cliente y la compañía aseguradora.Lo habitual es que la compañía aplique un aumento sin previa consulta al cliente, siempre que lo permita el contrato. Si el es un agente no exclusivo, hasta que el tomador no tenga constancia del pago del agente a la compañía aseguradora, mediante recibo o justificante emitido por la ésta, la prima del seguro no se considera pagada y, por tanto, el seguro puede no tener efecto.

Lo más normal es que la prima se pague a través de una domiciliación bancaria, al ser el método de pago más práctico, aunque si no se indica nada en la póliza, el pago se entiende que se realizará en el domicilio del tomador. Sólo podrás dar de baja el seguro sin preaviso en el caso de que el aumento no esté previsto en el contrato y que la aseguradora no te haya avisado de la modificación que iba a efectuar en la renovación, según fija el artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguro. Otra cosa será que entre aseguradora y asegurado se resuelva esta cuestión reclamando el pago aquélla al asegurado ante la obligación ex lege que ha tenido que cumplir cuando se había producido el impago de la prima, pero la vigencia de la póliza estaba en suspenso entre las partes pero en vigor ante terceros.

En caso de impago la póliza sigue en vigor entre asegurador y asegurado un mes después del vencimiento, pero en suspenso una vez transcurrido ese mes En efecto, como señala la AP Asturias, Sección 5ª, en Sentencia de 24 de mayo de 2013 (EDJ 2013/109605), no se interrumpen de inmediato los efectos del contrato, sino que durante un mes seguirá la cobertura, transcurrido el cual, ésta queda suspendida, aunque no extinguido el contrato. Pero este precio a pagar, viene del estudio que realiza la aseguradora, que debe conocer y determinar estadísticamente la posibilidad de que suceda el siniestro así como su magnitud, y que en función de ello fijará el pago a realizar. Las leyes que actualmente regulan el seguro establecen que las tarifas deber responder al régimen de libertad de competencia y están fundadas en la equidad y las reglas de la técnica aseguradora. Las compañías deben tener presente con qué frecuencia pagan y lo que pagan por cada siniestro que tienen, gráficamente: Prima del Seguro Algunos de los factores que intervienen para el cálculo de la prima son: Número de siniestros Número de asegurados Coste total de los siniestros Frecuencia siniestral Experiencia como empresa aseguradora La prima del seguro está compuesta por: La prima pura o de riesgo: cantidad de dinero que el asegurador tiene percibir para atender el importe de la siniestralidad que, teórica y estadísticamente, se presume habrá durante un periodo de tiempo en los riesgos asegurados. Recargo de seguridad: cantidad para compensar posibles desviaciones negativas de la siniestralidad esperada.