¿Que cubre el seguro de una autocaravana?

Hay que leerse bien el contrato de seguro de una autocaravana.

Algunas autocaravanas son preciosas

Ya llega el invierno y empieza a sentirse el frío en la calle.

Atrás quedaron esos días de verano interminables en los que tanto me gusta disfrutar del aire libre y la playa.

Pero nada se puede hacer contra el paso del tiempo y de las estaciones.

Así que el domingo por la tarde me envolví en mi bata y mi manta, y me puse a ver películas.

Estuve viendo una en la que un químico chiflado se decidía a meterse en el mundo de la venta de estupefacientes, y como él de química sabía una barbaridad, pues en lugar de comprar el producto a terceros, prefirió fabricarlo él mismo.

El primer problema que se le presentó fue dónde montar el  laboratorio para fabricar drogas, claro.

Finalmente tomó la que yo creo que es una sabia decisión: se compró una autocaravana.

De esa forma, podía organizar dentro su laboratorio, y cuando quisiera, ponerse al volante, conducir hasta cualquier lugar inhóspito, aparcar y sentarse tranquilamente a fabricar el producto.

Tuvo algún que otro problemilla, eso sí, con unos camellos que acabaron dentro de la autocaravana y a los que tuvo que reducir con una reacción química que los dejó groguis. De hecho, uno de ellos incluso murió. Justo cuando todo eso sucedía, el químico chiflado oyó unas sirenas de la policía acercarse, así que trató de poner pies en polvorosa, huyendo a toda velocidad con la autocaravana, que terminó chocando y metiéndose en una zanja.

Me pregunto yo sin el químico habría caído en la cuenta de asegurar el vehículo…, porque después de todo, ese lugar era su laboratorio, su centro de trabajo, su industria, y ahora la tenía hecha una pena y en un estado inservible en su mayor parte.

A mí algún día me gustaría también comprarme una autocaravana.

Hombre, no para poner un laboratorio de fabricación de productos estupefacientes.

Que a mí esas cosas no me gustan.

Sin embargo, la idea de poder recorrer el mundo con tu casa a cuestas, me parece estupenda.

Tienes que ahorrarte un dineral en hoteles y comida, y además tienes un montón de independencia y autonomía para moverte e ir de acá para allá.

Lástima que no tenga dinero para hacerme con uno de esas autocaravanas.

Aunque nunca hay que perder la esperanza.

Ahora, que yo no me jugaría el tipo como el químico chiflado, y lo primero que haría sería buscar un seguro barato para autocaravana.

Porque el seguro es obligatorio, y como tengo un historial de siniestros más limpio que una patena, imagino que podría conseguir alguna oferta interesante.

Y por mucho seguro que tuviera, eso también hay que decirlo, yo lo que nunca iba a hacer es meter en mi caravana a un par de traficantes de drogas… Es que no se lo ocurre a nadie.

Esa gente sólo te puede traer problemas.

Si yo me viese en la necesidad de montar un negocio en mi autocaravana, me decantaría por algo más agradable, como la fabricación de magdalenas, tartas y pastelitos.

Me pregunto yo si la misma aseguradora de automóvil, me aseguraría también mi empresa de fabricación de dulces… ¿Podrían incluirlo en el mismo seguro? ¿O serían pólizas distintas? ¿Y si se me queman los bizcochos de soletilla? ¿Está cubierto?

Tengo un montón de dudas.

Los llamaré a ver qué me cuentan.